El 10 de febrero de 1928, a propuesta del directivo Remigio Sáez Soler, Luis Colina Álvarez se incorporó a la disciplina del Valencia FC como secretario técnico. Era la primera vez que se creaba un puesto similar en un club de fútbol valenciano. Don Luis, como le llamaban los amigos, era una figura señera del fútbol español, pues desempeñó, desde su juventud hasta su madurez, numerosas actividades relacionadas con el balompié. Había sido jugador de la Real Gimnnástica Española y del Stadim de Pardiñas, barrio madrileño donde nació, y posteriormente árbitro. Ejerció las funciones de presidente y secretario del Colegio Central de Árbitros, fue secretario de la Real Federación Española de Fútbol y miembro del equipo seleccionador de fútbol internacional, cargo que ocupó entre 1925 y 1926.

Nacido el 14 de marzo de 1888, Luis Colina profesaba un cariño muy especial a Valencia, ya que en el ejercicio de sus diferentes ocupaciones se había desplazado en numerosas ocasiones a nuestra ciudad. Nunca imaginaría que sentaría cátedra en Valencia y que fijaría en ella su domicilio definitivo en la calle Salvador Abril, en el barrio de Ruzafa. Luis Colina será recordado siempre como el baluarte de la consolidación del Valencia entre los grandes clubes españoles. Valenciano de adopción, falleció el 23 de julio de 1956, a los 68 años de edad, dejando un irreparable vacío entre toda la afición valencianista.

Luis Colina confía el equipo a James Herriot
La primera decisión de Luis Colina como secretario técnico fue fichar al entrenador inglés James Herriot, que llegó el día 16 de febrero de 1928, finalizado ya el Campeonato Regional. Sin nociones de castellano, Mr. Herriot tuvo serias dificultades para desempeñar su labor, y pese a que llegó a conducir al equipo hasta las semifinales de la Copa de España por primera vez en su historia, su paso pro el Valencia fue efímero.

Debuta la media gloriosa
Este año futbolístico estuvo marcado por las importantes bajas que sufrió el Valencia en su plantilla. Montes encadenaba lesión tras lesión, Cubells se encontraba a las puertas de dejar el fútbol en activo y disputó menos minutos de los habituales, mientras que el club decidió prescindir de los servicios de Garrobé ya comenzada la temporada. La nota positiva para el valencianismo fue que comenzó a despuntar la que ha sido una de las más famosas líneas medias del club. Formada por Salvador, Molina y Amorós, la denominada "media gloriosa" debutó un 25 de septiembre de 1927, en el partido del Campeonato Regional contra el Athletic Saguntino.

Semifinalistas de la Copa de España
Nada más comenzar la temporada empezó el Campeonato Regional. En esta ocasión el Valencia FC quedó clasificado en segunda posición, aunque con derecho a disputar la Copa de España, en la que, como ya hemos comentado, se llegó hasta semifinales, eliminando al Real Madrid en los cuartos de final. El equipo cayó derrotado en la última eliminatoria por la Real Sociedad, tras una magnífica trayectoria copera. En estas dos competiciones, la alineación más habitual del Valencia fue la siguiente: Pedret, Roca, Reyes, Rey (Molina), Salvador, Amorós, Rino (Pérez), Picolín, Ródenas (Montes), Arcadio (Cubells) y Sánchez (Cordellat). Como se puede observar, los primeros ídolos de la afición valencianista perdían peso específico en el equipo.

Veinticinco partidos amistosos
Para cubrir las fechas dejadas por el Campeonato Regional, el Valencia participó en 25 partidos amistosos, todos contra rivales nacionales y regionales, con un balance de 16 victorias, 6 empatas y 3 derrotas, con 67 goles a favor y 41 en contra. Pero los partidos amistosos empezaron a no ser suficientes para los equipos, ya que no tenían la carga emocional de los partidos oficiales, por lo que durante esta temporada comenzó a hablarse de la necesidad de disputar algo más importante que los Campeonatos Regionales y la Copa de España.

La Liga Máxima: hacia un campeonato nacional organizado
En 1927, la Federación Nacional de Clubes de Fútbol nombró una ponencia para estudiar la implantación de un Campeonato Nacional de Liga, una creación puramente británica. Los ingleses, maestros del fútbol tanto en su práctica como en su estructuración, se acogieron a este sistema basado en la regularidad y en la totalización del esfuerzo de los clubes y de sus jugadores. El cruce ininterrumpido de todos contra todos, significaba aparcar la inspiración y la fortuna del juego en un momento dado, resumiendo el verdadero valor de los equipos durante toda una temporada.

En mayo de ese mismo año, se reunieron en Madrid los clubes que habían ganado en alguna ocasión el título de Copa: Athletic de Bilbao, Real Madrid, Real Sociedad, FC Barcelona, Real Unión de Irún y Arenas de Guetxo. La idea de estos equipos era organizar un campeonato exclusivo, en el que ellos fueran sus únicos contendientes. Pero clubes reconocidos y con solvencia económica, caso del Valencia FC, Athletic de Madrid, Celta de Vigo, Racing de Santander, Sevilla FC y RCD Español, mostraron su disconformidad.

En consecuencia, aquel año se disputaron dos competiciones. Una, que enfrentó a los campeones de Copa; la otra, denominada "Liga Máxima", reunió a Racing de Santander, Iberia de Zaragoza, Celta de Vigo, RCD Español, Sporting de Gijón, Sevilla FC, Real Murcia, Athletic de Madrid y Valencia FC. Durante este torneo, que quedó inconcluso, el Valencia dio la oportunidad de debutar a muchas caras nuevas procedentes del equipo amateur, como Garay, Juanele, Luis Marín, Martínez, Hernández, Monleón. Olaya, Peraferrer y Salcedo. El Racing encabezó la clasificación de esta competición inacabada con 13 puntos, seguido del Iberia con 12 y del Celta con 10. El Valencia, que únicamente disputó ocho partidos, cerró la clasificación con 5 puntos, después de cerrar su participación con una sola victoria, tres empates y cuatro derrotas.

Todos los encuentros jugados por el equipo valencianista durante este torneo son computados a efectos estadísticos como partidos amistosos, pues la Federación Española no homologó este primer intento fallido de organizar un campeonato de Liga de forma regular. En el torneo paralelo, el FC Barcelona se clasificó por delante de Athletic de Bilbao, Real Sociedad, Arenas de Guetxo, Real Madrid y Real Unión de Irún. Fue en 1928 cuando se aprobó una nueva reglamentación que posibilitó el inicio del Campeonato Nacional de Liga en 1928-1929, con dos categorías: Primera y Segunda División. Su éxito sería tan rotundo, que en la temporada 1929-1930 la competición se amplió con una Tercera División.


Campeonato Regional

El Campeonato Regional inauguró la temporada oficial. Castellón, Atlético Saguntino, Gimnástico, Sporting de Canet, Juvenal, Burjasot, Elche, Levante y Valencia FC fueron los equipos participantes en esta edición, que se disputó por primera vez bajo la regla del goal-average, una norma que otorgaba tres puntos al vencedor, dos al empate y uno al perdedor.

El Valencia comenzó la competición el 18 de septiembre de 1927, en Mestalla y contra el Castellón, presentando la siguiente formación: Pedret, Roca, Garrobé, Rey, Molina, Amorós, Rino, Cubells, Ródenas, Montes y Cordellat. El equipo valencianista se impuso por 6 goles a 4. A partir de ahí, el conjunto de Mestalla encadenó una racha de seis victorias consecutivas que se vio frenada con un empate (1-1) en casa frente al Levante, el 13 de noviembre, y una derrota (3-0) en Castellón que resultó decisiva para el desarrollo final de la competición.

Tras el tropiezo sufrido en el estadio de Sequiol, el Valencia volvió a encadenar una buena racha de seis victorias consecutivas ante el Atlético Saguntino, el Gimnástico, Sporting de Canet, Juvenal, Burjassot y Elche. Valencia y Levante llegaron igualados a la última jornada, que era decisiva para conocer al campeón regional. En ese partido, disputado el 22 de enero de 1928 en el campo del Camino Hondo, el Valencia presentó la siguiente alineación: Pedret, Roca, Rey, Molina, Garrobé, Salvador, Amorós, Rino, Cubells, Cordellat y Ródenas.

Tras un gran encuentro, el Levante ganó 2-1, remontando el gol inicial de Ródenas, y en consecuencia el título de campeón de Levante. El Valencia se clasificó para jugar la Copa de España como subcampeón de Levante. Los goleadores del Valencia en esta competición fueron: Montes (17 goles), Cubells (12 goles), Ródenas y Arcadio (8 goles), Molina (4 goles), Rino (2 goles), Picolín y Rey (1 gol).

Copa de España

En la Copa de España de esta campaña, el Valencia FC llegó donde nunca antes había llegado, a las semifinales, donde fue eliminado con rotundidad por la Real Sociedad. Pero antes de esto tuvo que empezar por la liguilla de la fase previa, en la que participaron 24 equipos, los campeones y subcampeones de los distintos campeonatos regionales, distribuidos en cuatro grupos de seis, de los que accedían a la siguiente ronda los dos primeros clasificados. El Valencia quedó encuadrado junto a Sevilla y Betis (de Andalucía), Murcia y Cartagena (de Murcia) y Levante (de Valencia).

Tras una liguilla previa más larga que en ediciones anteriores, ya que se disputaron diez partidos, el Real Murcia quedó clasificado en primera posición, y el Valencia FC quedó segundo. con cinco victorias, dos empates y tres derrotas, lo que dio el derecho a ambos equipos a pasar a la siguiente fase de la Copa.

En cuartos de final, el rival del Valencia fue el Real Madrid. Parecía que esa iba a ser la última ronda que jugara el Valencia en esta competición. El 15 de Abril de 1928, en Chamartín, El Valencia logró arrancar un trabajadísimo empate a dos, tras un sensacional partido de los valencianistas. Los goles los marcaron Pérez y Rey.

Y en el partido de vuelta, el 29 de Abril en Mestalla, el Valencia completó otro partido sensacional, el Valencia se adelantó en el marcador dos goles de Ródenas. En el segundo tiempo, marcó Uribe para los visitantes, pero la defensa local consiguió neutralizar las ofensivas madridistas y el Valencia accedió por primera vez en la historia a las semifinales de la Copa de España, y eliminando a todo un Real Madrid. James Herriot alineó en ambos partidos al mismo once: Pedret, Roca, Reyes, Rey, Salvador, Amorós, Pérez, Picolín, Ródenas, Arcadio y Sánchez.

En semifinales, el rival fue la potente y temible Real Sociedad, cuya alineación estaba plagada de jugadores internacionales, como Eizaguirre, Arrillaga, Zaldúa, Amadeo, Marculeta, Trino, Bienzobas, Mariscal, Cholín, Illundain y Kiriki. El primer partido en Atocha, celebrado el 6 de mayo de 1928, fue un autentico desastre para los valencianistas al perder por un abultado 7-0, a pesar de contar con la misma alineación que había apedado de la competición al Real Madrid.

En Mestalla, con todo decidido, se disputó el 13 de mayo el partido de vuelta, en el que el Valencia apeló a la casta y venció al conjunto donostiarra por 3-2, con goles de Picolín y Ródenas. El portero rival, Guillermo Eizaguirre, detuvo dos penaltis al Valencia. El Valencia se quedó a las puertas de la gran final, pero tanto el club como los aficionados quedaron satisfechos por la gran trayectoria copera realizada. El FC Barcelona acabó conquistando aquel campeonato, al derrotar a la Real Sociedad por 3-1 en el tercer partido de la final, después de que los dos primeros encuentros hubieran finalizado con empate a uno.

Plantilla de la temporada 1927-1928

Presidente Facundo Pascual Quilis
Entrenador James Herriot
Porteros Cano, Lluch, Pedret
Defensas Cruz, Garrobé, Reyes, Roca
Medios Amorós, Estevan, Llovet, Molina, Monleón, Montes II, Rey, Salvador
Delanteros Arcadio, Cordellat, Cubells, Hernández, Imossi, Llago IIMontes, PérezPicolínRicartRino, Ródenas, Sánchez, Tarín

0
0
0
s2sdefault