14.08.2002: Valencia CF 5 - 2 Nacional de Montevideo
Trofeo Naranja   14.08.2002 - 21:00   Mestalla   Undiano Mallenco

 Valencia CF
5 - 2
Nacional de Montevideo
Goleadores
Vicente Rodríguez (3)
Fabio Aurelio (pen.) (51)
John Carew (59)
Carlos Marchena (62)
Juan Sánchez (79)
Webo (pen.) (73)
Webo (78)
Equipos titulares
Santi Cañizares
Mauricio Pellegrino
Roberto Ayala
Carlos Marchena
Gonzalo De los Santos
Pablo Aimar
Curro Torres
Amedeo Carboni
Miguel Ángel Angulo
Francisco Rufete
Vicente Rodríguez
Munua
Del Campo
Lembo
Scotti
Curbelo
Vanzini
Morales
Coelho
Varela
Oscar Morales
Lawliz
Sustituciones
Miroslav Djukic -> Roberto Ayala (45)
Fabio Aurelio -> Amedeo Carboni (45)
John Carew -> Francisco Rufete (45)
Juan Sánchez -> Pablo Aimar (45)
David Albelda -> Gonzalo De los Santos (58)
Andrés Palop -> Santi Cañizares (61)
Javier Garrido -> Curro Torres (68)
Machado -> Lawliz (46)
Leites -> Del Campo (46)
Webo -> Morales (66)
Pellejero -> Vanzini (69)
Rodríguez -> Coelho (85)
Amarillas
Ninguno Ninguno
Rojas
Ninguno Ninguno
Crónica del partido

El Valencia, liderado por Aimar, goleó al Nacional de Montevideo (5-2), con tantos de Vicente, Fabio Aurelio, Carew, Marchena y Sánchez, y conquistó el Naranja. Por otra parte, el seleccionador español, Iñaki Sáez, dio ayer su primera lista, en la que están los valencianistas Marchena y Vicente, destacando la ausencia de Cañizares. El Valencia se adjudicó el Trofeo Naranja y realizó un buen ensayo de cara al partido del domingo en Riazor donde en juego se encuentra la Supercopa, primer torneo oficial de la campaña.

El ensayo tuvo fases de gran vistosidad y, también, en Pablo Aimar se pudo encontrar al gran protagonista de la noche y éso que sólo jugó en los primeros 45 minutos, suficiente tiempo como para dejar, una vez más, constancia de su clase y gran visión del juego. Se trata de un hombre que posee criterio, al mismo tiempo que proporciona alegría al juego con sus movimientos y, encima, se encuentra atravesando una fase donde se muestra proclive a recuperar balones. Los 45 minutos que protagonizó hicieron las delicias del público que, al igual del equipo, disfrutó de su saber estar en el campo y de la facilidad que posee para mover el balón y encontrar espacios donde otros sólo observan metros cuadrados de césped. El buen momento por el que atraviesa puede ser rentabilizado por su equipo ante el Deportivo; al mismo tiempo que sirve para ir consolidando la figura de un jugador que lleva camino de convertirse en el líder indiscutible de su equipo.

Y mientras llega este momento, no hay duda de que la parada obligada en Riazor servirá para mostrar ante un competitivo rival las posibilidades reales que puede ofrecer el presente Valencia en la actual temporada a pesar de las bajas que arrastra. Si el primer tiempo fue un festival donde Aimar fue el protagonista, en el segundo la facilidad con la que llegaron los goles contribuyó a que el espectáculo fuese entretenido. El Nacional de Montevideo no hay duda de que contribuyó a ello por su generosidad a la hora de mover el balón, renunciar a cualquier tarea defensiva y por mostrarse, porque no decirlo, también escaso de ideas y posibilidades en los metros finales. En definitiva, fue un sparring adecuado para que los aficionados valencianistas disfrutasen con sus jugadores, aplaudiesen la mayoría de las acciones y pasaran una noche agradable de agosto.

En el segundo tiempo el Valencia recuperó la pareja de delanteros que sirvió hace dos años para conducir al equipo a la final de la Liga de Campeones en Milán, es decir, Sánchez y Carew, y muy pronto ambos jugadores se mostraron desequilibrantes y con ganas, no sólo de agradar al público, sino también, de mostrarse eficaces de cara a puerta. Y así fue como muy pronto Sánchez provocó el penalti que materializó Fabio Aurelio y, a renglón seguido, fue el noruego quien estableció en una buena jugada el tercer gol que ya significaba que el partido entraba en una fase de apoteosis y, al mismo tiempo, de múltiples cambios que es obvio decir que en ningún momento fueron notados por los valencianistas. El hecho de que Carew y Sánchez proyecten la imagen de que pueden ser útiles para el equipo hay que acogerla con una gran satisfacción por cuanto este Valencia y a pesar de la goleada de anoche, por ejemplo, sigue dando muestras de que precisa de hombres resolutivos en los metros finales.

Esta fase del partido también sirvió para que entrara en juego después de una prolongada ausencia David Albelda, un jugador que ofrece el perfil de la eficacia por su facilidad para el sacrificio y su capacidad para situarse en el centro del campo y trabajar por recuperar cuantos balones se acercan a su área de influencia. En cambio, uno de los hechos que sirvió en el pasado ejercicio para resaltar el juego del Valencia y que hacía mención a la facilidad con que los hombres de banda: Rufete Kily o Vicente desestabilizaban no se pudo comprobar este mismo comportamiento en el partido de anoche quizás en lo que hace referencia a Rufete por la falta de continuidad de este jugador y en cuanto a Vicente porque quizás no ha alcanzado aún el grado de frescura que se precisa. De todos modos, no conviene ni desarrollar en exceso el espíritu crítico ni el de la complacencia transformada en euforia por cuanto tan sólo estamos en pretemporada donde las virtudes se resaltan y los defectos se pretenden disimular.



Comentarios