28.10.1978: Valencia CF 4 - 0 Sporting de Gijón
Primera División (Jornada 8)   28.10.1978   Mestalla   Burgos Núñez

 Valencia CF
4 - 0
Sporting de Gijón
Goleadores
Daniel Solsona (35)
Enrique Saura (53)
Manuel Botubot (60)
Daniel Solsona (88)
Ninguno
Equipos titulares
José Luis Manzanedo
Juan Daniel Cordero
Rainer Bonhof
Daniel Solsona
Eufemio Cabral
Mario Kempes
Pepe Carrete
Manuel Botubot
José Cerveró
Enrique Saura
Darío Felman
Castro
Ciriaco
Cundi
Maceda
Rezza
Uría
Morán
Joaquín
Quini
David
Ferrero
Sustituciones
Pedro Vilarrodá -> Darío Felman (70)
Ricardo Arias -> Enrique Saura (74)
Mesa -> Quini (65)
Abel -> Ferrero (65)
Amarillas
Ninguno Ninguno
Rojas
Ninguno Ninguno
Crónica del partido

Noche de buena temperatura, buena entrada en el campo, con unos 35.000 espectadores. No hubo tarjetas, desarrollándose el partido con normalidad.

Goles: 1-0, 34 minutos de juego, Saura pasa en corto sobre Solsona quien con mucha habilidad cuelta el balón por encima del portero marcando un gol espectacular, tanto que es largamente aplaudido. 2-0, 53 minutos, falta que saca Bonhof, la defensa gijonesa se muestra poco expeditiva, el balón lo toca Kempes y Saura consigue remacharlo a la red. 3-0, 60 minutos, estaba dominando el Gijón con cierta intensidad, si bien sus delanteros no conseguían culminar las jugadas. De pronto se hizo con el balón Botubot, casi en el área de penalty, arrancó hacia adelante y después de una carrera de casi 50 metros, driblando a los contrarios que le salieron al paso, burló al portero Castro y marcó un gol antológico. 4-0, 87 minutos. Bonhof bombea un balón sobre la portería de Castro, el portero y un defensa no se entienden, y Kempes se hace con la pelota suavemente y con serenidad la pasa por encima del portero en dirección a puerta, cuando el balón va a entrar llega Solsona que seguía la jugada y lo impulsa a las mallas.

El Valencia se ha destapado esta noche con la mayor goleada de la temporada ante un Gijón que se presumía adversario muy peligroso y que en la práctica no lo ha sido tanto, porque se da la circunstancia de que lo mejor en el cuadro asturiano fue la parte defensiva.

Esto podrá dar a entender lo que han sido los demás. En verdad ha decepcionado el cuadro asturiano cuyas figuras sobresalientes del ataque, Quini y Ferrero, han estado muy borrosas y apenas hicieron nada de particular, bastante menos, por supuesto, de lo que cabe esperar de dos jugadores de su calidad. Sin embargo, el Gijón ha luchado bastante en medio campo oponiendo resistencia y mostrándose como un equipo que parecía obsesionado sobre todo con contener a los delanteros contrarios. Eso ha dado lugar a una primera parte de dominio del Valencia, pero sin que consiguiera afirmarlo y por supuesto rubricarlo con goles, hasta que el magnífico tanto conseguido por Solsona, a los 34 minutos, abrió la llave del portal asturiano, dio más seguridad e ilusión a los jugadores blancos y acabó propiciando una victoria amplia y rotunda.

En la segunda parte en cambio la superioridad del Valencia fue total y absoluta, sobre todo precisamente cuando el Gijón reaccionando con tesón dominaba con ayor intensidad, pero su dominio territorial, sin consistencia, fue neutralizado por el segundo y tercer gol blanco, el segundo de un aprovechón como Saura y el tercero en una jugada suelta, inverosímil, personal e intransferible podría decirse de Botubot que acabó con la resistencia asturiana que, a partir de ahí, fue un adversario que trató tan sólo de mantener el campo con el menor deterioro posible ante un contrario que tampoco apretaba demasiado vista ya la superioridad que tenía en el marcador y como resguardando sus fuerzas para el partido del próximo miércoles de Copa de Europa.

El encuentro ha tenido unos goles preciosos y un juego en el que abundó de todo, incluso el buen fútbol también a ratos, pero en el que brillaron más los peones de brega del Valencia que las figuras, pues Kempes estuvo muy oscurecido casi materialmente por el eficaz marcaje a que le sometió Rezza.

En fin, un partido con cuatro goles que parece que ha iniciado un principio de reconciliación entre la afición valenciana y su equipo y que, por lo pronto, ha proporcionado una victoria que cara a este segundo encuentro de la semana, el que se jugará contra el Arges Pitesti rumano, dará moral y alientos al cuadro de casa para ganar aquel otro partido.



Comentarios