21.11.1976: Valencia CF 2 - 0 Athletic de Bilbao
Primera División (Jornada 11)   21.11.1976   Mestalla   López Cuadrado

 Valencia CF
2 - 0
Athletic de Bilbao
Goleadores
Mario Kempes (32)
Mario Kempes (85)
Ninguno
Equipos titulares
Pep Balaguer
Juan Daniel Cordero
Ángel Castellanos
Juan Carlos Álvarez
Fernando Tirapu
Lobo Diarte
Mario Kempes
Pepe Carrete
José Cerveró
Enrique Saura
Johnny Rep
Iríbar
Lasa
Escalza
Villar
Guisasola
Madariaga
Dani
Garay
Carlos Ruiz
Irureta
Churruca
Sustituciones
Óscar Rubén Valdez -> Johnny Rep (80)
Zaldúa -> Iríbar (45)
Amorrortu -> Garay (65)
Amarillas
Ángel Castellanos (75)
Guisasola
Madariaga
Irureta
Rojas
Ninguno Ninguno
Crónica del partido

Se celebró la jorada pro secciones deportivas, con lleno casi total: unos 42.000 espectadores. La temperatura casi primaveral, ligeramente fresco y ambiente casi de gala.

Goles: 1-0. A los 32 minutos, cuando estaba dominando el Bilbao, se produce una escapada del Valencia; Juan Carlos le adelanta el balón a Kempes quien, por la izquierda hace una gran galopada, amaga y finta a un contrario y con la derecha fuertemente y a ras del suelo, cruza un disparo que bate limpiamente a Iríbar. 2-0. 85 minutos, pared entre Diarte y Kempes, y rapidísima incursión del extremo por la zona del delantero centro, fitando contrarios para ya muy cerca del marco, engañar a Zaldúa con un quiebro y batirle con un tiro por bajo.

El encuentro ha sido interesante, movido y con algunas fases verdaderamente vibrantes como no puede menos que suceder en un partido en que está presente el Athletic de Bilbao, en el cual pesa la tradición y también el presente. Este nos habla. ya le vimos en el campo de juego, de un equipo bastante joven que corre mucho, que juega, que domina, pero que remata poco. Asi estuvo el quid de la cuestión; el Bilbao jugó, estamos por decir, más que el Valencia; le dominó territorialmente durante mayor tiempo y, sin embargo, se mostró inoperante a la hora de tirar a gol, táctica en la que el Valencia le ganó de todas todas, representado por Kempes, que fue el goleador único y también la gran figura del encuentro. Curiosamente los dos estremos izquierdas, Kempes del Valencia y Churruca del Bilbao, fueron los mejores jugadores, y de la productividad que cada uno de ellos rindió se deduce de qué lado quedó la victoria, porque si bien Churruca, como Kempes, jugó en todo el campo, casi fue constructor de juego y estuvo en los últimos metros, sin embargo no estuvo afortanado a la hora de tirar a puerta; por el contrario, el argentino del Valencia, que en esta ocasión lucía una barba mty a la moda, se mostró muy expeditivo tanto en las jugadas en que proporcionó los goles a su equipo como en otras muchas que no llegaron al marcador. Fue, repetimos, la gran figura del ancuentro. Por el contrario, Diarte, en quien se centró la atención general de los aficionados, estuvo muy apagado.

El Athletic de Bilbao superó al Valencia en el juego en el centro del campo, que llevaron sus centrocampistas Villar, Garay e Irureta, aunque éste, muy vigilado por Tirapu, tuvo una actuación desdibujada, y borrosa. Sin embargo, fue precisamente el juego elaborado en esta parcela central la que valió al Bilbao dominar mucho, pues en el Valencia, aparte del espléndido trabajo realizado por Tirapu sobre Irureta, la actuación voluntariosa de Saura y Juan Carlos, muy trabajadores ambos, no llegó al nivel de sus adversarios. En la defensa, por el contrario, estuvieron a la par unos y otros, con una espléndida actuación de Cordero y Carrete por parte valencianista y de Guisasola y Madariaga por el lado vasco.

El partido, repetimos, tuvo fases brillantes y en algunas cobró un gran tono emocional. La victoria valcacianista debe estimarse justa y merecida, por que lo que más cuenta en el fútbol es la capacidad para hacer goles; una capacidad que el Valencia no ha perdido, aunque sean ya unos cuantos partidos en los que Diete no marca.



Comentarios