12.03.1950: Valencia CF 2 - 1 Real Oviedo
Primera División (Jornada 24)   12.03.1950   Mestalla   Marrón Martín

 Valencia CF
2 - 1
Real Oviedo
Goleadores
Amadeo Ibáñez (75)
Antonio Puchades (76)
Cañete (41)
Equipos titulares
Antonio Pérez
Salvador Monzó
Nicolás Santacatalina
Antonio Puchades
Bernardo 'Pasieguito'
Vicente Asensi
Antonio Fuertes
Luis Díaz
Amadeo Ibáñez
Silvestre Igoa
Vicente Seguí
Argila
Peñalosa
Diestro
Foces
Sansón
Goyín
Cañete
Sara
Cabido
Salaberry
Castillo
Sustituciones
Ninguno Ninguno
Amarillas
Ninguno Ninguno
Rojas
Ninguno Ninguno
Crónica del partido

El partido tuvo dos fases completamente distintas. La primera, de juego deslabazado y torpe, en el que el Valencia pareció confiado ante la escasa categoría del contrario, y el Oviedo, jugando con mucho tesón, aunque empezó practicando un juego carente de toda eficacia, acabó adelantándose en el marcador y poniendo la inquietud en el Valencia y en sus numerosos seguidores. Sólo al principio hubo una jugada de peligro del Valencia, a los cinco minutos, que motivó una espléndida parada de Argila a remate de Seguí. Más tarde, un gran tiro de Seguí lo despeja Argila a corner.

Estos fueron, quizás, los únicos momentos de peligro reales y efectivos que el Valencia impuso. Por lo demás, el juego se desarrolló en el centro del campo, contrastando el acoso valencianista con la buena defensiva del Oviedo, muy serenos y seguros en sus intervenciones. A los cuarenta y dos minutos de juego, el Oviedo consigue su tanto. Cañete, extremo derecha, apura una jugada y muy cerca de la línea de kick, en lucha con Puchades, éste le quita la pelota y la entrega desde cerca a Pérez, pero el balón se queda corto, el jugador valencianista parado y Cañete, que sigue la jugada, con mucha serenidad la alcanza antes que Pérez y envía el balón a las mallas junto a un poste. Este gol del Oviedo fue una ducha de agua fría para el Valencia.

En la segunda parte, el Valencia se lanza con mucha decisión al ataque, imponiéndose de forma absoluta. Al principio, su dominio se hace patente, merced al buen juego de los medios volantes, pero la delantera no tuvo ninguna suerte en el remate, y a pesar de que prodigaron el disparo, siempre fue con escasa puntería y cuando lo hicieron al marco, Argila, en una actuación muy destacada, detuvo todos los balones. El Oviedo repliega a todo su equipo a la defensa y se acaba jugando exclusicamente en la zona ocupada por el Oviedo. Había allí veintiún jugadores, tan sólo Pérez quedó en la puerta del Valencia y los demás, incluso defensas y medios, iban al remate, defendiendose los asturianos con mucha serenidad y acierto.

Va transcurriendo el tiempo y sólo a la media hora de juego, Amadeo, de un remate maravilloso, consigue el tanto del empate, que fue como una inyección de optimismo para una muchedumbre que ya casi daba por perdido ese partido. Sólo un minuto después, Puchades lograba el tanto de la victoria. Y en plena euforia merengue termina el encuentro. Dirigió el partido el colegiado Marrón, que realizó un arbitraje francamente malo, y estuvo lleno de errores.



Comentarios