28.04.2007: Valencia CF 2 - 0 Recreativo de Huelva
Primera División (Jornada 32)   28.04.2007 - 22:00   Mestalla   Delgado Ferreiro

 Valencia CF
2 - 0
Recreativo de Huelva
Goleadores
Joaquín Sánchez (59)
Joaquín Sánchez (63)
Ninguno
Equipos titulares
Ludovic Butelle
Roberto Ayala
Raúl Albiol
Carlos Marchena
David Albelda
David Villa
David Silva
Miguel Brito
Emiliano Moretti
Joaquín Sánchez
Miguel Ángel Angulo
López Vallejo
Merino
Pablo Amo
Cesar Arzo
Bautista
Juanma
Barber
Jesús Vázquez
Santi Cazorla
Uche
Sinama Pongole
Sustituciones
Hugo Viana -> Raúl Albiol (70)
Jaime Gavilán -> Miguel Ángel Angulo (81)
Jorge López -> Joaquín Sánchez (89)
Aitor -> Barber (34)
Cheli -> Juanma (71)
Rosu -> Santi Cazorla (77)
Amarillas
Raúl Albiol (13)
David Albelda (68)
David Silva (69)
López Vallejo (29)
Bautista (57)
Juanma (53)
Rojas
Ninguno Ninguno
Otras estadísticas
17 Tiros 8
4 Tiros a puerta 2
5 Fueras de juego 0
7 Saques de esquina 3
13 Faltas cometidas 15
0 Penaltis 0
Crónica del partido

Calderón de la Barca escribió que la vida era sueño y el Valencia, con renglones bien rectitos, redactó ayer que la Liga sueño es. El encuentro sirvió, además, para confirmar la eclosión de Joaquín, el pisha, quien se convirtió en estilete. Es lo que le faltaba, porque en las últimas semanas su juego se había tornado desequilibrante. Como en los viejos tiempos. Sus dos goles ante el Recre valen tres puntos para que el equipo siga soñando.

La primera de las siete finales que el Valencia tiene por delante para alcanzar el sobresaliente la solventó con buena nota, aunque con la tara de perder a Albelda, por acumulación de tarjetas, para la jornada próxima. Silva, que ya cumplió ciclo en Pamplona, también fue ayer amonestado, pero podrá jugar en Riazor. Quique sustituyó a Joaquín a un minuto del final para que Mestalla le diera la merecida ovación de despedida. Tan merecida como la que escuchó Gavilán cuando, a diez minutos del final, reapareció tras seis meses ausente por lesión. Sin la presencia de Morientes como referencia en el ataque, Quique tuvo que cambiar parte de su planteamiento. El delantero sufrió una lesión muscular en los minutos previos al inicio del partido y cedió su puesto a Angulo. El saque largo habitual que hace el portero, en busca de la habilidad de El Moro a la hora de bajar el balón, lo suplió el Valencia con un fútbol de mucha movilidad, aprovechando las buenas maniobras de Villa, Silva y Angulo, aunque desde luego se echó en falta la eficacia del ariete extremeño.

Durante el primer tiempo el Valencia dominó. Llevó la iniciativa. Buscó el marco contrario con decisión, tratando de aprovechar las bandas, con repetidos pases en diagonales cambiando el juego de derecha a izquierda, más en la parte diestra, por donde se desenvolvía Joaquín. Y además dispuso de algunas buenas oportunidades. Silva, Villa e incluso Miguel ensayaron varios remates, que pudieron ser muchos sin la precipitación con la que se desenvolvían los blanquinegros. El propósito no iba a resultar nada sencillo. El Recreativo, equipo revelación –en la tabla a cuatro puntos de los puestos Champions–, llegó a Valencia decidido a seguir su buena línea de cuatro partidos consecutivos sin perder. Se trata de un bloque joven, con aureola de meter miedo en sus desplazamientos, que sueña con alcanzar las competiciones continentales y que da guerra allá donde va.

Bien posicionado en defensa, el Recre además plantó cara con algunas contras rápidas, en las que Uche y Sinama Pongolle fueron protagonistas. Antes de los diez minutos ya habían metido el miedo en el cuerpo a una parroquia que a medida que transcurría el partido empezaba a impacientarse hasta desde algún sector llegar a corear el “¡Valencia échale huevos!”, un reclamo que se escucha de vez en cuando, en los momentos complicados en los que el equipo blanquinegro baja la intensidad. El segundo periodo comenzó con los mismos mimbres. Bueno, menos el valenciano de Ayelo, Barber, que mediada la primera parte fue sustituido por Aitor como consecuencia de un golpe en un ojo. El resto de los protagonistas fueron los mismos. Y el espectáculo resultó similar: iniciativa valencianista y contras del Recre hasta que Joaquín abrió la lata poco antes del cuarto de hora.

El gol llegó en el momento propicio para que el Valencia serenara su juego. Era un tanto que daba tranquilidad para seguir con la presión, pero con más cabeza. Y de esta forma no tardó en llegar el segundo, el de la tranquilidad. De nuevo fue Joaquín, esta vez tras espectacular combinación de Villa y Silva. El partido estaba ya visto para sentencia. El Valencia iba a por todas, decidido, seguro, superior, cuando apareció el temido árbitro Delgado Ferreiro, que si antes ya había protagonizado más de una cantada, por ejemplo tragarse un penalti a Villa antes del primer gol de Joaquín, luego provocó que Mestalla se llenara de pañuelos únicos a cánticos de “¡burro, burro!”, porque una clamorosa falta de tarjeta sobre Silva la convirtió en dos amarillas a este y a Albelda, por protestar su ineficacia. El capitán no podrá jugar en La Coruña, donde el Valencia intentará subir otro peldaño en la escalera que lleva al título.



Comentarios