19.12.2007: Real Unión 1 - 2 Valencia CF
Copa del Rey (1/16 de Final, Ida)   19.12.2007 - 21:30   Stadium Gal   Teixeira Vitienes, F.

 Real Unión
1 - 2
Valencia CF 
Goleadores
Sergio Francisco (11) Nikola Zigic (60)
Nikola Zigic (70)
Equipos titulares
Otermin
Badiola
Borda
Berruet
Gabarain
Uranga
Joseba Agirre
Abasolo
Endika
Romo
Sergio Francisco
Juan Luis Mora
Carlos Marchena
Iván Helguera
David Lombán
Stephen Sunday
Rubén Baraja
Javier Arizmendi
David Silva
Emiliano Moretti
Joaquín Sánchez
Juan Mata
Sustituciones
Seguro -> Endika (31)
Lucío -> Abasolo (65)
Soria -> Sergio Francisco (68)
Manuel Fernandes -> Stephen Sunday (45)
Nikola Zigic -> Joaquín Sánchez (58)
Vicente Rodríguez -> Juan Mata (84)
Amarillas
Joseba Agirre (22)
Seguro (83)
Rubén Baraja (32)
Emiliano Moretti (79)
Rojas
Ninguno Ninguno
Otras estadísticas
8 Tiros 11
2 Tiros a puerta 5
4 Fueras de juego 4
1 Saques de esquina 4
23 Faltas cometidas 18
0 Penaltis 0
Crónica del partido

Siete partidos después, el Valencia volvió ayer a celebrar algo. No es más que una victoria en el arrinconado torneo de la Copa. Y ante un rival de Segunda B. Pero, tal como está el panorama, no es una cuestión menor.

La de anoche fue una inmensa fiesta para el valencianismo, que necesitaba ver algo de vida en un equipo que no ha parado de dar pasos atrás desde el comienzo de la temporada. La primera victoria en mes y medio tiene, además, un premio para uno de los fichajes más rebatidos. Zigic, autor de los dos goles, anunció anoche su llegada cuatro meses después del inicio de Liga.

Pocos equipos se hacen más fuertes en casa que los vascos, sea cual sea su jerarquía. Incluso un segunda B como el Real Unión. Un conjunto plagado de «obreros» que cuando se ven ante un «grande» acentúan su desparpajo. Con los pies pueden hacer poco, pero no importa. Son pesados y combativos. Muy peleones. El rival idóneo, sin duda, para poner en práctica el ideario de Koeman, en el que el músculo va a tener una importancia suprema en las próximas semanas. O meses.

La definitiva revolución del holandés trajo consigo el regreso de Baraja, quien ayer heredó el brazalete de capitán de Albelda, y la confirmación de Arizmendi y Sunny entre los elegidos. Del resto hay que tomar nota de la titularidad de Mora, Mata y de Lombán, savia nueva con la que cargar los ánimos del equipo. Pero ni el ímpetu de los jóvenes ni el efecto en la vieja guardia de los «despidos» de Albelda y Cañizares fueron suficientes. El Valencia atacó con más ansias de lo habitual el partido, pero no se desprendió de la espesura que arrastra desde hace mucho, mucho tiempo. Salvo alguna diagonal de Mata y Arizmendi, que terminaron con sendos remates de Silva y otro de Joaquín en el área pequeña, el Valencia no dio sensación de peligro en el primer tiempo. Por mucha etiqueta que le colgara, el convulso equipo valencianista dio sensación de ser una sociedad escuálida.

Más daño hizo el Real Unión, más vertical y espabilado con la pelota en los pies. Sin tregua alguna, impuso el vigor y el descomunal descaro que caracteriza a los equipos del norte. A la primera, gol. Un tal Sergio Francisco remató libre en el pasillo del 9 el balón cedido en bandeja por su compañero Abasolo. Un duro golpe para el castigado prestigio del Valencia, obligado más que nunca a buscar una reacción. «¡Vamos, h....!», gritó Helguera, uno de los encargados por Koeman para contagiar de energía al resto de la tropa.

El Valencia tomó el peso del partido y movió el balón con algo de criterio el resto del primer tiempo, buscando la figura del batallador Arizmendi. Una invitación para los defensas del Real Unión, que se dedicaron a repartir estopa hasta el descanso y a sumar amonestaciones, una tras otra.

Quizás por la incapacidad del Valencia para aprovechar las jugadas a balón parado, Koeman dio entrada a Zigic tras el descanso. El gigantón serbio cambió el sentido del partido en unos minutos. Primero, con un golpe de precisión tras un servicio de Silva. Luego, con otra demostración del fútbol que tiene en sus piernas, tal como anunciara Munitis cuando conoció su fichaje por el Valencia. Efectivamente, sabe jugar la pelota a ras del césped, como demostró en el segundo gol: Un control, un recorte y balón a la escuadra. Como en el primer gol, Zigic formó piña con todos sus compañeros para celebrar el tanto. Aunque fuera en la Copa y ante el Real Unión. Por fín, hubo algo que festejar.



Comentarios