Ficha de jugador: Carlos Arroyo

Ficha de Carlos Arroyo

Nombre completo: Carlos Arroyo Ayala
Fecha de nacimiento: 16/02/1966
Lugar de nacimiento: Alcorcón (Madrid)
Nacionalidad: España  
Altura: 1,78 m.
Peso: 73 Kg.

Biografía

El madrileño Carlos Arroyo comenzó a jugar al fútbol en las categorías inferiores de la Agrupación Deportiva Alcorcón, club en el que ingresó a los 12 años de la mano de su hermano Tomás, que jugaba en el equipo juvenil. Su progresión fue meteórica, y en poco tiempo se convirtió en el mejor jugador de la cantera amarilla y en uno de los centrocampistas de más proyección en el fútbol regional madrileño, conociéndosele popularmente como «El Príncipe de Alcorcón». A los 15 años entrenaba ya con el primer equipo y a los 17 años debutó en Tercera División contra el Carabanchel.

El Valencia, que por aquella época analizaba con especial énfasis las canteras de los equipos madrileños, mandó a Enrique Buqué y Manolo Mestre para fichar al joven talento que no dudó ni un segundo en aceptar la oferta del club valencianista. Arroyo debutó en pretemporada en un amistoso contra el Lleida el 1 de agosto de 1984, pero debido a su juventud comenzó la temporada con el Mestalla. Tuvo la oportunidad de debutar con el primer equipo en Primera División con motivo de la huelga de futbolistas profesionales el 9 de septiembre, contra el Espanyol en Mestalla, y su actuación en ese partido fue clave para su futuro inmediato ya que maravilló a la grada con un espectáculo de control del ritmo de juego y de pases y asistencias a sus compañeros.

Volvió al filial para continuar su formación, pero en enero de 1985 Roberto Gil le ascendió de forma definitiva para permanecer de forma inamovible en las alineaciones del Valencia CF durante 12 temporadas, convirtiéndose en el séptimo jugador con más partidos disputados en Primera (276) en el momento de su retirada. Fue titular con gran regularidad, pero también fue, curiosamente, el recambio preferido para todos los técnicos, siendo el jugador que más partidos jugó como suplente con 97 (récord igualado posteriormente por Miguel Ángel Angulo), y el que más veces fue sustituido en Liga, algo que le sucedió en 63 partidos. No era un papel que le gustara especialmente, pero Arroyo lo aceptó con la gran profesionalidad que le caracterizó durante toda su carrera.

Durante las doce temporadas que estuvo en el Valencia, incluyendo la del infierno de la Segunda División, mostró siempre su enorme calidad técnica y visión de juego. Tenía buen regate, distribución de juego y una gran verticalidad que, además, acompañaba de buena llegada. Marcó goles con mucha regularidad, con un ratio más que destacable para su posición, anotando un total de 65 goles en 469 partidos con la camiseta che, y los hizo de todos los colores: disparos rasos, llegadas al área pequeña, remates de cabeza y voleas en rechaces para los que tenía una colocación casi intuitiva. Su productividad goleadora hubiera sido aún mayor si no hubiera mantenido un curioso affaire con los postes. Sólo marcó uno de penalty, contra el Betis en 1990, y su último gol como valencianista el 19 de mayo de 1996 contra el Espanyol en Mestalla podría haber sido el más importante de toda su carrera deportiva, ya que acercó al equipo al título de Liga que finalmente se escapó en favor del Atlético de Madrid en la última jornada.

Aquel gol fue el colofón a una admirable carrera como «hombre de club». Carlos Arroyo gozó siempre del cariño y la simpatía de la grada. Su profesionalidad y entrega por el escudo tanto dentro como fuera del campo le convirtió en uno de los referentes del equipo en una dura época que incluyó un complicado descenso a Segunda División y una posterior reconstrucción del equipo, en la que él colaboró activamente, para volver a llevar al club a Europa y a pelear por los títulos nacionales. Lamentablemente, se quedó a las puertas de lograr un título en tres ocasiones, ya que fue subcampeón de Copa en 1995 y subcampeón de Liga en 1990 y 1996. Durante su estancia en Mestalla recibió ofertas jugar fuera, pero según afirmó una vez retirado «no quiso ni escucharlas».

Luis Aragonés le dio la baja con sólo 30 años, y aunque tenía fuelle y calidad para reforzar equipos de nivel, Arroyo se había hacho valenciano y prefirió quedarse cerca de casa, aceptando una oferta del Villarreal por dos temporadas en Segunda División. Pasó el primer curso casi en blanco debido a las lesiones, disputando tan sólo 11 partidos de Liga, pero en el segundo completó 29 encuentros contribuyendo al histórico ascenso a Primera del conjunto castellonense. En el verano de 1998, José Antonio Irulegui decidió apostar por la fuerza que le aportaban Roberto y Albelda, y Arroyo quedó fuera del equipo. Fue un injusto final para un jugador siempre correcto dentro y fuera de la cancha, con una trayectoria y carrera digna de estudio para los jóvenes canteranos del Valencia CF. Se fue a Sagunto para defender la camiseta del Acero durante dos años y medio. Después, los dolores en la zona lumbar le obligaron a retirarse de forma definitiva. Se quedó en el Valencia, formando a los canteranos en las categorías inferiores.

Posición

Otros equipos

AD Alcorcón, CD Mestalla, Villarreal CF, CD Acero

Récords

Más goles: Real Zaragoza (5 goles)
Más partidos: Sevilla FC (22 partidos)
Más tarjetas: Atlético de Madrid (4 amarillas)
Más expulsiones: Real Zaragoza (2 rojas)
Edad debut: 18,46 años (CF Pobla)
Edad 1º gol: 18,46 años (CF Pobla)
Edad ult. gol: 30,27 años (RCD Espanyol)
Edad ult. part.: 30,27 años (RCD Espanyol)

Estadísticas con el VCF

Competición:
Cambiar jugador:
Comparar con: