Ficha de partido: 05.03.1972: CE Sabadell 1 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

CE Sabadell
CE Sabadell
1 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
VilarPini
6'
Descanso
45'
Jara
52'
José Vicente Forment
80'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Nova Creu Alta
Aforo: 20.000 espectadores
Ubicación: Sabadell (Barcelona) / España 
Inauguración: 20/08/1967

Rival: CE Sabadell

Records vs CE Sabadell

Máximo goleador: Mundo Suárez (9 goles)
Goleador rival: - (6 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (09.10.1966)
Mayor derrota: 1 - 4 (27.12.1921)
Más repetido: 1-0 (5 veces)

Crónica

Falló el Sabadell y decepcinó el Valencia en un partido que no respondió a la expectación despertada, dado el pésimo juego desarrollado por dos conjuntos que rivalizaron en desaciertos, aunque en la clasificación ocupen polos opuestos. Mucho se jugaba en el lance, ya que los dos puntos en litigio podían influir decisivamente en la trayectoria de los contendientes, pues mientras los arlequinados sólo podían pensar en la victoria para escapar del descenso que se cierne como un fantasma en torno a los discípulos de Pasieguito, los valencianos quemaban su último cartucho en su anhelo de revalidar el máximo galardón.

Resulta ya tradicional que en estos partidos donde la responsabilidad es tan grande como el temor a la derrota los jugadores salgan al campo con los nervios a flor de piel y, en consecuencia, su rendimiento esté por debajo de sus posibilidades. Esto sucedió en la Creu Alta, donde el Sabadell salió dispuesto a todo frente a un rival que se mostró mucho más conformista como si poco le fuera en el envite. Lo más sobresaliente del partido ha sido, sin duda, la decepcionante actuación del Valencia, conjunto que no es ni la sombra del once compacto y ambicioso que la temporada pasada ganara en este mismo feudo por la mínima en el último minuto, merced a un tiro de Antón. No cabe duda que la ausencia de Claramunt es muy importante para Di Stéfano, ya que da una fisonomía y carácter ofensivo a su juego, que ayer brilló por su ausencia. Por el contrario, el Sabadell estuvo en su línea, sin cuajar el brillante partido que le permitió derrotar al Atlético de Madrid, y lejos también de las horas bajas del día del Pontevedra.

Los primeros cuarenta y cinco minutos de juego sirvieron para poner en evidencia que el Valencia tendrá que mejorar mucho si quiere dar alcance al líder y que el Sabadell todavía tendrá que mejorar más para escapar de este puesto de colista al que parece condenado. Pasieguito volvió a la alineación clásica, aunque a los seis minutos sufriera un contratiempo al tener que retirarse, lesionado, Pini, y ser sustituido por Vilar. El cambio, que pudo tener consecuencias, ya que el central uruguayo era el encargado de marcar a Quino, apenas se notó, ya que Vilar se bastó para anular al ariete contrario, que tuvo Una actuación muy desafortunada. La defensa lanera se bastaba para contener a los tres hombres en punta valencianos que se mostraban tan poco peligrosos como inspirados, ya que ni Sergio ni Valdés inquietaron en ningún momento a Irazusta. Respecto a la delantera, Jara no pedía nunca con Aníbal, y sólo Cristo, y en ocasiones Zaldúa, bastante rezagado, creaban ocasiones de gol.

El Valencia, por su parte, estuvo a merced del rival. El centro del campo estaba dominado por los arlequinados, ya que Paquito está en un momento muy bien de juego, y Lico salo no podía con la labor de enlace. Añadamos que el aire dificultaba mucho el juego, máxime cuando los veintidós jugadores parecían empeñados en el juego aéreo, por lo que parecía un partido callejero en el que privaba el puntapié.

El Sabadell, que arriesgó mucho más que el rival, creó igualmente más ocasiones de gol ante un portero nervioso y desconcertado como se nos mostro Meléndez. De esta forma, a los seis minutos, Quiles fue víctima de un penalty que los aficionados arlequinados acogieron con sorpresa, ya que están poco acostumbrados a que les piten estas faltas. Jara lo fransformó en gol, y parecía que este tanto serviría para decidir el partido. A decir verdad, es que si hasta aquel momento alguien merecía a victoria, era el Sabadell, que ligaba mejores jugadas y sus hombres se empleaban con un entusiasmo elogiable.

A los 18 minutos del segundo tiempo, se produjo una jugada que resultó clave para la marcha del partido. Genaro lanzó en profundidad a Quiles, Meléndez salió a la desesperada del marco y el jugador local, con mucha habilidad sorteó su entrada, y solo, perseguido por Tatono, con la portería vacía, disparó incomprensiblemente fuera. Fue una ocasión de oro, de estas que no se pueden desperdiciar. No en vano, un segundo gol hubiese desmoronado a un Valencia que jugaba sin orden, y que si bien no se conformaba con el resultado, tampoco hacía nada para marcar.

La ventaja mínima en el marcador era un resultado que colmaba las aspiraciones del Sabadell. Ello, inconscientemente, hizo que sus jugadores se replegaran sobre su marco, desconfiando de las acciones individuales del Valencia, capaces, en cualquier momento, de dar un disgusto. Lico, a los 21 minutos, puso en guardia a la defensa local, con un disparo desde fuera del área que se estrelló en el travesaño. Fue un aviso, ya que si bien los delanteros valencianos no
pisaban el área, sus tiros desde lejos llevaban dinamita. En tales circunstancias y, aunque el Sabadell atacaba con constancia, se temía que el Valencia levantara cabeza ya que físicamente parecía soportar mejor el paso de los minutos. El seggundo y decisivo gol llegó a los 36 minutos, en un tiro de Forment desde fuera del área que Irazusta no acertó a detener. Resulta comprometido culpar al guardameta del tanto, pero la verdad es que el tiro distaba mucho de ser immparable.

Huelga comentar que el empate significó un jarro de agua fría en las aspiraciones de los laneros que, por otra parte, veían cómo el marcador simultáneo tampoco les favorecía en su lucha por la permanencia. Los minutos finales fueron de tensa emoción y ambos equipos rozaron la victoria; pero siguiendo la tónica de todo el partido, las defensas superaron de largo a los ataques que apenas se significaron.

Para el Sabadell, el empate significa un negativo más que le hunde en el puesto de colista, del que le resultará muy difícil escapar, máxime cuando el Córdoba y el Betis, en las últimas jornadas, han protagonizado una recuperación notable. Malas perspectivas para el equipo de Pasieguito, que tiene un calendario muy difícil, y que debe confiar tanto en un mejor juego de sus chicos como en los resultados de los otros equipos que pugnan por eludir la pérdida de categoría.

De poco le va a servir al Valencia el positivo arrancado de la Creu Alta si no mejora en futuras actuaciones, ya que no nos sorprende que haya perdido cinco partidos en los desplazamientos. Lejos de asemejar aquel equipo que sorprendiera a todos por su afán de reacción y lucha, el Valencia es ahora un conjunto deshilvanado capaz de tropezar en cualquier obstácúlo. En definitiva, cada uno por un lado, Sabadell y Valencia están lejos de alcanzar sus objetivos. No en vano, para los primeros el descenso cada vez está más cerca, y los otros ven el título como una cota muy alta.