Ficha de partido: 21.02.1943: Athletic de Bilbao 5 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Athletic Club
Athletic Club
5 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Mundo Suárez
18'
Gárate
43'
Descanso
45'
Iriondo
49'
Zarra
53'
Zarra
72'
Gaínza
81'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: San Mamés
Aforo: 40.000 espectadores
Ubicación: Bilbao (Vizcaya) / España 
Inauguración: 21/08/1913

Rival: Athletic Club

Records vs Athletic Club

Máximo goleador: Mundo Suárez (19 goles)
Goleador rival: Zarra (20 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (03.04.1949)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.10.1954)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

El partido entre el Atlético y el Valencia había despertado una enorme expectación. Desde el Viernes por la noche, figuraba en los locales del club, junto a las taquillas cerradas, el cartel de "no hay billetes". Por ello, el campo de San Mamés aparecía materialmente lleno. Además, unas seis mil personas tuvieron que seguir el partido desde las proximidades del campo.

Se inicia el juego en medio de gran emoción. Desde el primer momento ataca fuertemente el Atlético, que hace intervenir a Eizaguirre a los pocos momentos de puesta la pelota en juego. Persiste el ataque de los locales, que a los pocos momentos habían conseguido tres corners. Se fue nivelando un poco la lucha y hubo algunos ataques del Valencia que no consiguieron profundizar debidamente, volviendo de nuevo el Atlético a tener el dominio del campo, con continuos y peligrosos ataques que dieron lugar a maravillosas paradas de Eizaguirre, quien desde luego fue el mejor conjunto forastero.

A los 18 minutos, en una escapada del Valencia, se produce un corner un corner que es sacado por Epi, y al ir a rematar Mundo, éste empuja con las dos manos a un defensa, pudiendo entonces rematar de cabeza y enviar el balón a las mallas. Cuando se creía que el árbitro anularía el gol y castigaría la falta cometida por el delantero centro levantino, Rodríguez dio el gol por válido en medio de grandes protestas. Lo ocurrido dio lugar a que el Atlético se lanzase aún con mayor decisión sobre la meta valenciana, atacándola persistentemente. Llegó un momento, sobre todo, en que la pelota estaba continuamente sobre la meta forastera, hasta que a los 43 minutos, Gárate, de cabeza, desvía un balón que se introduce en la meta del Valencia por el lado contrario al que se hallaba Eizaguirre. El gol del empate fue acogido con verdadero delirio. Los dos minutos que faltan para terminar la primera parte son un reiterado ataque contra la meta forastera. Durante este tiempo se lanzaron 10 corners por el Atlético y dos por el Valencia.

En el segundo tiempo, se puede decir que la pelota estuvo casi continuamente en el terreno del Valencia. El Atlético hizo un juego francamente positivo. En esta parte, el árbitro, que en la anterior había tenido excesivas condescendencias con las violencias del equipo valenciano, se mostró dispuesto a no tolerar más juego de esa naturaleza. Los forasteros se colocaron a la defensiva, retrasando a sus interiores, pero ello no le resultó práctico por la forma en que abría juego el Atlético y la rapidez con que conducía sus combinaciones.

A los 4 minutos, en un pase maravilloso de Panizo, Iriondo se interna y, cuando sale Eizaguirre, coloca por encima de él la pelota, consiguiendo así el segundo tanto. El tercero se produce a los ocho minutos. Gainza burla a un medio y a otro defensa, y después pasa la pelota a Zarra, quien solamente tiene que poner el pie para que el balón pase por encima de Eizaguirre. A los 27 minutos hay un tiro formidable de Gárate, que rebota en el larguero, y cuando volvía la pelota, Zarra con un ágil salto la coloca por el lado contrario al de Eizaguirre. Este es el cuarto tanto. El Atlético domina casi completamente, salvo algunas escapadas del Valencia, en una de las cuales se registra un formidable tiro de Gorostiza que Lezama desvía soberbiamente.

A los 36 minutos llega el quinto gol del Atlético, marcado de un tiro raso por Gaínza. Persiste la presión de los locales, Panizo se dispone a chutar y Monzó le hace una entrada de tal brusquedad, que el árbitro lo expulsa. Poco después, y a causa de la entrada, Panizo se retiradel campo, el encuentro termina con dominio del Atlético.

El equipo local ha hecho, desde luego, un partido completo, en el que una vez más ha puesto en práctica una sencillez de juego verdaderamente maravillosa. Su actuación ha sido, sin duda, más completa que la del domingo anterior, teniendo en cuenta además que se ha enfrentado a un equipo con características más difíciles, no sólo por la calidad de sus jugadores, sino por la dureza y veteranía de los mismos. El árbitro, en el primer tiempo, tolerante con el juego sucio. En el segundo tuvo una excelente actuación.