Ficha de partido: 17.10.1971: Valencia CF 3 - 1 CE Sabadell

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 1
CE Sabadell
CE Sabadell

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Sergio LloretÓscar Rubén Valdez
18'
QuilesZaldúa
26'
Pep Claramunt
34'
Descanso
45'
Quiles
51'
Antón Martínez
56'
Paquito GarcíaMiguel Ángel Adorno
65'
'Quino' Sierra
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: CE Sabadell

Records vs CE Sabadell

Máximo goleador: Mundo Suárez (9 goles)
Goleador rival: - (6 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (09.10.1966)
Mayor derrota: 1 - 4 (27.12.1921)
Más repetido: 1-0 (5 veces)

Crónica

Lleno en el Luis Casanova en tarde soleada y campo en buenas condiciones. Presenció el partido Rinus Michel en compañía de su esposa. Ha sido justa la victoria del campeón; pero el Sabadell no se ha doblegado nunca. Y tanto es así que estuvo muy cerca de aguarle el vino de su prevista victoria.

A los 34 minutos se produjo el primer gol, con ocasión de una internada de Quino, que fue derribado en el área por Marañón. El árbitro señaló penalty, que ejecutó Claramunt, con un fuerte tiro al ángulo derecho, que batió a Irazusta. A los 7 minutos de la reanudación. Palau le gana por coraje el balón a Antón, centra sobre puerta y Quiles, valientemente, mete la cabeza entre dos defensas y marca el gol del empate. En ese momento el equipo valenciano no convencía precisamente a su habitual parroquia. El gol lo acusó el Valencia. Pasó unos momentos malísimos el conjunto de Di Stéfano. Tanto es así, que su zaga, de ordinario tan fuerte y ordenada, anduvo un tanto a la deriva, haciendo aguas por allí precisamente donde se manifiesta mayormente fuerte, por el centro y por esa zona los laneros incidieron en sus ataques, tratando de asestar el golpe definitivo al adversario.

Sin embargo, precisamente el hombre que había dado paso, con su indecisión, minutos antes al gol lanero, iba aconvertirse en el autor del gol que iba a serenar el juego del Valencia. Sí, efectivamente, Antón, en un alarde de amor propio, recogió un balón de su zona y avanzó con él con el estilo, fuerza y decisión que le caracterizan, y terminó su carrera con un tiro parabólico del mismo calibre que el de la Nova Creu Alta en la temporada pasada, que batió a Martínez y significó la victoria de su equipo. También esta tarde sorprendió al joven Irazusta.

Hasta entonces el Valencia había actuado con cierto desorden jugando, sólo a impulsos de Claramunt 1, pese a la vigilancia a que lo tuvo Genaro. El fuerte marcaje a que eran sometidos los hombres clave del Valencia hizo que sus hombres aparecieran como aletargados, sin genio, sin inspiración. Claramunt 1, como hemos dicho, apenas si podía despegarse de su par, bien que hiciera notorios esfuerzos para librarse de su sombra. Tampoco Lico salía bien parado del duelo que sostenía con Vidal. Y lo cierto era que Montesinos le ganaba la partida, y de lejos, a Adorno. La máquina futbolística del Valencia rateaba por el centro, aunque diera fuertes resoplidos por sus partes laterales.

Mas al fin surgió, a partir del segundo gol, el conjunto de gala, el equipo con ritmo, con ángel. El Valencia demostraba eb aquellos momentos ser lo que en realidad es: uno de los mejores equipos nacionales. Su reacción iba a darle un decisivo gol. Un gran gol en realidad, uno de esos goles que dan fama y prestigio. Su autor fue Quino, y si se mostró valiente y decidido a la hora de disputarle —y ganarle- por alto al balón a Marañón, mostró en el momento de tirar a puerta cómo hay que tirar; eso es, con garra, sin asomos de flaqueza ni vacilación. Por eso pudo batir a Irazusta, quien cubrió el ángulo de tiro, pero no pudo evitar lo inevitable. El segundo tiempo del Valencia, una vez más, le dio, con toda clase de merecimientos, el triunfo. Era el segundo tiempo del campeón.