Ficha de partido: 24.06.1945: Athletic de Bilbao 3 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Athletic Club
Athletic Club
3 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Amadeo Ibáñez
12'
Zarra
21'
Iriondo
26'
Mundo Suárez
37'
Descanso
45'
Zarra
86'
Álvaro Pérez
86'
Iriondo
90'
Final del partido
91'

Estadio



Nombre: Montjuic
Aforo: 56.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 1929

Rival: Athletic Club

Records vs Athletic Club

Máximo goleador: Mundo Suárez (19 goles)
Goleador rival: Zarra (20 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (03.04.1949)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.10.1954)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Desde las cuatro de la tarde, en la Plaza de España y el parque de Montjuic, fue acentuándose la animación. Numerosísimo público se aglomeraba ante las taquillas, dispuestas a la entrada del parque y en las paradas de autobuses que rindieron servicio al Estadio. Minutos antes de las seis de la tarde, bajaron al vestuario todos los jugadores, con aparente tranquilidad de ánimo, mientras Escartín salía a inspeccionar el terreno. A las seis quince de la tarde, llegaba al estadio el delegado nacional de Deportes, teniente general Moseardó, quien salió al palco presidencial entre una gran ovación que le dispensó el público.

En la tribuna presidencial acompañaban al delegado nacional de Deportes el capitán general de la cuarta Región militar, teniente general Solchaga, gobernador militar de la plaza y otras personalidades deportivas. El aspecto del campo era magnífico, registrándose un lleno completo en las entradas de preferencia, e inicialmente algunos claros en el graderío popular, que después fueron cubriéndose. Puede afirmarse que más de 65.000 espectadores se congregaron para presenciar la interesante final. Muy poco antes de las seis y media saltaron al campo los jugadores de ambos equipos, con el árbitro.

Pone la pelota en juego el Valencia, por mediación de Mundo. En seguida se registro un buen pase de Panizo a Iriondo, y después, otro de Amadeo a Bertolí, para que al final Mundo regateara a varios contrarios, cediendo a Gorostiza, que rápidamente lanzó un potente tiro, que salió rozando el larguero. Puede esta jugada considerarse como el primer aviso a los bilbaínos, que pronto, a los dos minutos, se vieron sancionados con el primer "corner" contra su puerta, que fue lanzado por el mismo Gorostiza y rematado por Mundo, muy alto, aunque por encima de la portería que defiende Lezama. Luego son Gainza y Zarra los que consiguen avanzar, para que el último lance un fuerte tiro, que sale muy desviado. El momento ha sido de verdadero peligro para la meta valenciana, pues ésta puede considerarse como la primara jugada bien ligada por la delantera bilbaína. Gainza lanza un magnífico tiro y el larguero se encarga de detenerlo, cuando Eizaguirre estaba batido.

A los doce minutos de juego se produjo el primer gol de la tarde, logrado por Amadeo para el Valencia. Amadeo aprovechó un servicio exacto de Gorostiza, que envió un centro retrasado, para lanzar un tiro sobre la marcha que Lezama no pudo interceptar. Una gran ovación acogió en el graderio este magnífico gol del jugador valencianista. El partido sigue desarrollándose con diversas alternativas, aunque inclinado ligeramente a favor de los valencianos. Lecue pasa a Gorostiza y éste a Amadeo, quien se precipita en el remate, y por ello el tiro sale desviado unos centímetros por encima del palo, cuando se creía que iba a convertirse en gol. El dominio valenciano se hace más patente. Sin embargo, los bilbaínos aprovechan todas las oportunidades para rematar sobre la meta contraria. En una de ellas se produce una falta contra el Valencia, La tira Bergareche y recoge Gainza, quien centra magníficamente. Zarra entra al remate, poro tropieza contra Juan Ramón y da lugar a un lío ante la puerta levantina, pues cuatro o cinco jugadores intentan rematar la pelota. A pesar de eilo, Eizaguírre logra despejar la situación.

A continuación Igoa pasa un balón a Gorostiza y éste a Bertolí, quien chuta formidablemente y la pelota da en uno de los laterales, creyendo parte del público que había sido gol. A los veintiún minutos se produce el gol del empate. Panizo se hace con el esférico, pasándole a Iriondo. Este centra, y Zarra, de cabeza y magníficamente, envía el balón al fondo de la red. El público, acoge el tanto con una gran ovación. Ahora dominan algo más los bilbaínos, distinguiéndose de nuezo Zarra en un pase a Gainza con remate magnífico de éste y un excelente blocaje de Eizaguirre.

Poco después, los bilbaínos obtienen su segundo gol. Un buen pase de Panizo va a Iriondo, quien chuta, y la pelota da en el poste derecho de la portería, pero, lentamente, se introduce en el marco. El público aplaude con gran entusiasmo a los jugadores vascos. Iriondo queda resentido y el juego se interrumpe unos momentos para que le atiendan los masajistas. Seguidamente se incorpora y continúa el partido.

A los treinta y siete minutos, se produce el gol del empate. Mieza intenta ceder el balón a Lezama, pero lo hace flojo, y Bertolí aprovecha la ocasión para enviar un centro corto, que Mundo logra convertir en el segundo tanto valencianista. El centro de Bertoli no era muy peligroso, pero cogió desprevenida a la defensa atlética, que no pudo reaccionar. En algunos momentos el juego resulta desconcertante por uno y otro bando, produciéndose la sensación de que los jugadores quieren reservarse para la segunda mitad.

Se reanuda el juego con buenas jugadas por parte de los delanteros valencianos y especialmente Bertolí y Asensi, que tiran constantemente sobre la puerta contraria. El delantero vasco Zarra se hace con el esférico y avanza rápidamente hacia la meta valenciana. Le sale al camino Álvaro y le arrebata la pelota, cargándole. Se tira la falta por Gainza, muy cerrada, sobre la puerta, pero corta bien Asensi. Hay otra excelente jugada de la delantera levantina a cargo de Bertolí, y gran centro de Mundo a Gorostiza. A continuación se produce otra magnífica combinación de los artilleros del Valencia, con tremendo remate de Mundo, que sale fuera. De nuevo la pelota no hace más que correr de un campo a otro sin que los rematadores tengan suerte en los tiros.

Cae al suelo Gainza, empujado por Alvaro, cuando iban veintiséis minutos de juego, y la falta contra la portería valenciana es tirada por el mismo Gainza, viéndose obligado Eizaguirre a ceder "corner" con el puño. El saque de esquina es lanzado por Gainza, sin consecuencias. A continuación, Iriondo cede un buen pase a Gárate, y éste chuta, pero el balón se estrella en uno de los palos laterales. El momento ha sido de extraordinario peligro para la meta
valenciana.

Se producen faltas continuas contra uno y otro equipos. En una de ellas, Zarra se da un fuerte golpe en la nariz, por la que sangra, pero continúa en el terreno de juego. Iriondo se hace con el esférico y rápidamente se dirige a la portería valenciana. Recoge la pelota Zarra, quien lanza un imponente "chut", seguido de una soberbia parada de Eizaguirre. El publico tributa al meta valenciano una gran ovación, ya que logró detener un balón dificilísimo.

A continuación, Zarra coge el balón y corre hacia la puerta valenciana, lanzando otro tremendo "chut", seguido, igualmente, de una inmensa parada de Eizaguirre, en la misma raya, cuando casi entraba el balón en la portería. En este momento, se produce un tremendo lío ante la meta valenciana y se ve por el suelo a varios jugadores, e incluso el árbitro, mientras el público protesta. Al parrecer, a raíz de la parada del meta valenciano, se produjo una colisión entre el delantero centro bilbaino, Zarra, y el defensa valenciano, Álvaro. El incidente crece por momentos, y ante la meta valenciana se concentran los jugadores de uno y otro equipo, incluso el portero bilbaíno.

Por fin, se impone el arbitro, y son expulsados del terreno de juego Zarra y Álvaro, retirándose inmediatamente este último, mientras Zarra, que no puede reprimir sus nervios, se resiste, retirándose finalmente. Se reanuda el juego y Asensi ocupa el puesto de Alvaro, bajando a la línea media Bertolí, quedando vacante el puesto de extremo.

En los últimos minuto los bilbaínos consiguieron el gol de la victoria. Iriondo consiguió el tercer gol para su equipo, aprovechando un centro de Gainza para clavar la pelota en la red. El gol fue acogido con grandes aplausos por el público, y con entusiasmo indescritptible por los seguidores bilbaínos. Puesta le pelota en juego por Mundo, Escartín señaló el final de la contienda, con la victoria merecida del Atlético de Bilbao. Los jugadores bilbaínos fueron abrazados por numerosos aficionados, seguidores del equipo rojiblanco, mientras la generalidad de los espectadores tributaba una cálida ovación a los dos conjuntos finalistas.

El teniente general Moscardó entrega la Copa del Generalísimo a los vencedores. El capitán del equipo bilbaíno se dirige al palco presidencial, mientras que el público, en enorme griterío, reclama la presencia de Zarra. Este, por concesión del delegado nacional de Deportes, llega al campo, en unión del presidente del Atlético de Bilbao, y es recibido con grandes ovaciones por parte de los incondicionales bilbaínos, y silbidos, por los valencianos. Bertolí llegó a la tribuna y es abrazado por el general Moscardó. Inmediatamente, el capitán del equipo bilbaíno vuelve al campo de juego, entre las ovaciones del público, mostrando la copa.