Ficha de partido: 16.04.2008: Valencia CF 3 - 1 Getafe CF

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 1
Getafe CF
Getafe CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Juan Mata
3'
Alexis Ruano
10'
Miguel Brito
21'
Licht
32'
Granero
33'
Alexis Ruano
38'
Casquero
43'
Descanso
45'
Granero
45'
Juan Mata
45'
Pablo HernándezContra
56'
Marco CaneiraRaúl Albiol
57'
CelestiniCasquero
64'
Edu GasparEmiliano Moretti
66'
Carlos Marchena
67'
BraulioTena
76'
Fernando MorientesDavid Villa
76'
Cata Díaz
82'
Fernando Morientes
83'
Fernando Morientes
83'
Celestini
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Vicente Calderón
Aforo: 54.851 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 02/10/1966

Rival: Getafe CF

Records vs Getafe CF

Máximo goleador: David Villa (7 goles)
Goleador rival: Manu (4 goles)
Mayor victoria: 3 - 0 (22.09.2014)
Mayor derrota: 0 - 3 (11.02.2007)
Más repetido: 1-3 (3 veces)

Crónica

El Valencia logró su séptima Copa del Rey tras batir por 3-1 a un Getafe que pagó caro el despiste con el que entró en el Vicente Calderón y que se transformó en dos goles casi consecutivos (Mata y Alexis) que ya no pudo remontar. Los de Koeman logran salvar así una temporada aciaga en la Liga, mientras el Getafe se lleva su segundo varapalo consecutivo tras su eliminación de la UEFA.

El equipo inició el choque con doce jugadores sobre el campo, once con pantalón corto y el otro con corazón, alma y sentimiento blanquinegro. La afición alzó majestuoso a Mata para que de cabeza abriera el marcador. Cuatro minutos disputados y el nuevo Mata d´Or, el alumno aventajado del grandísimo Mario Kempes, daba la primer alegría de la noche para el valencianismo.

El conjunto de Ronald Koeman jerarquizaba el choque. Marchena, imperial, mandaba sobre todos, valencianistas y getafenses. Los madrileños, timoratos, no sabían cómo sacudirse el aluvión que les venía encima. Había que aprovecharlo, abusar incluso. Villa lo intentó primero y lo consumó Alexis, un ex del equipo azulón. Otra vez Mestalla -perdón, el Vicente Calderón- cabeceaba a la vez que el central. Grandioso. El Valencia tenía ya el partido donde quería. Arrollaba sin remisión a un equipo que parecía miedoso y aturdido.

Pero los jugadores del Getafe son alumnos aplicados. Aprenden en cada clase. Una magistral le dio el Bayern Múnich. Nadie está muerto hasta que el árbitro lo certifica con el pitido final. Había mucho tiempo. Y faltaba que Granero y De la Red aparecieran. Lo hicieron. Empezaron a tocar el balón. De aquí para allá. Carecían de profundidad pero ya comenzaban a molestar. El Valencia, entre tanto, se atrincheraba atrás, bien posicionado, con el inmenso Marchena de comandante en jefe.

Una de las tácticas empleadas en el campo de batalla es el contragolpe. Te espero aquí y cuando te descuides, allá que voy. Los blanquinegros así dispusieron su juego. El Getafe mandaba, pero el Valencia tenía preparada a su vanguardia para rematar la faena. Pero la estrategia se aguó. Los madrileños tenían bien controlada la maniobra y cubrieron todos los flancos. No sólo eso sino que contaron con un chivato que les facilitó la vida.

Ya apurando el final del primer tiempo, Moretti derribó a Contra en una acción que el árbitro encontró simulada, aunque la insistencia de los jugadores getafenses hacia el juez auxiliar hizo que tomara para sí el protagonismo y al final el penalti se señaló. Granero anotó.

Era una puñalada en la yugular valencianista pero no derramó ni una gota de sangre. El equipo seguía enchufado y en los primeros instantes quiso probar si el auxiliar mantenía el mismo rasero en un agarrón a Villa. No fue así. Olía a tufillo la cosa. Ni así se desanimó mientras el asturiano tomaba el papel de actor principal. En una primera acción erró solo y en la segunda ocasión, en la jugada del partido, tras un regate superlativo de Marchena y un centro perfecto de Mata, Villa recortó al defensa pero desvío Ustari.

Había que apuntillar, era el momento idóneo. No lo hizo y, además, permitió que el Getafe volviera a adentrarse en la función. Otra vez con Granero y De la Red mandando. El Pirata, magia pura, lanzó un balón al larguero y su compañero dispuso de un cabezazo facilito. Además, Albiol y Moretti caían como héroes en el campo de batalla. Koeman reorganizaba a su gente y devolvía a Marchena al centro de la defensa y mandaba a Caneira al lateral izquierdo. Faltaba Joaquín pero el técnico prefirió a Morientes. Acertó de lleno. La verdad es que sus predicciones en la previa del partido se cumplieron. El Valencia aprovechó su veteranía, el Getafe estaba físicamente fundido y el club de Mestalla tiene más nombre. Por supuesto.

Aún tuvo que sufrir un poquito. Con un cabezazo de Braulio que sacó Hildebrand con una mano milagrosa. Era el preludio de la conmoción general. Llegó con un cabezazo de Morientes cuando el partido expiraba. Ya estaba todo hecho. El Valencia se convertía en el siete de copas. Agrandaba su historia. Pero faltaba una cosa, inesperada, y es que el público, siempre sabio, acabó pidiendo la marcha de Koeman. ¡Campeones, campeones!