Ficha de partido: 14.12.1975: Athletic de Bilbao 5 - 4 Valencia CF

Ficha de partido

Athletic Club
Athletic Club
5 - 4
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Rojo II
1'
'Gitano' González
3'
Villar
7'
Goicoechea
18'
Irureta
26'
Carlos Ruiz
28'
Descanso
45'
'Quino' Sierra
47'
MadariagaAstrain
62'
Rafael DomingoJosé Cerveró
62'
VidalCarlos Ruiz
72'
Johnny Rep
77'
Johnny Rep
82'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: San Mamés
Aforo: 40.000 espectadores
Ubicación: Bilbao (Vizcaya) / España 
Inauguración: 21/08/1913

Rival: Athletic Club

Records vs Athletic Club

Máximo goleador: Mundo Suárez (19 goles)
Goleador rival: Zarra (20 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (03.04.1949)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.10.1954)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Lo que pacecia iba a convertirse en un auténtico festival de goles para un Athletic, inspirado, práctico y realizador en el primer tiempo, acabó siendo tarde
goleadora también para el Valencia, que en la segunda mitad tomó el mando de un encuentro que había perdido clara y contundentemente en los primeros 45 minutos. Un tiempo para cada equipo con un resultado justo, por cuanto en el recuento general de méritos los leones sumaron más puntos y una escasa pero justa diferencia en goles.

Satisfacción en el aficionado en cuanto a la cuenta de goles. Nada menos que nueve en una sola tarde, lo que no deja de ser sorprendente en nuestro anémico fútból nacional. Y digo anémico en eso de los goles. Al final, como es lógico, el hincha bilbaíno poco menos que se mesaba los cabellos por aquello de que no acababa de comprender cómo un equipo que acaba una primera parte con un claro y contundente 5-1, termino la contienda aferrado nreviosamente al reloj, porque el Valencia, apretando a fondo el acelerador, iba acortando distancias hasta dejar el marcador en ese 5-4 que tuvo ráfagas de inspirado fútbol de extraordinaria emoción por parte de ambos equipos.

Se inició con prontiud la cuenta de goles del Athleric. Al medio minuto de iniciado al partido y en un avance de los leones, la defensa valenciana rechazó un balón que va a los pies de Rojo 1, y éste, desde fuera del área, en un tiro fortísimo a media altura y esquinado, abría la cuenta. Minuto y medio después, en un contragolpe llevado por Quino, éste acabó pasando el balón a Rep, quien lo cruzó por delante de la puerta de Iríbar, acertando con un tiro de cerca González que estableció el empate a un tanto. En el minuto 8 de esta primera mitad, Dani, que había recibido un pase de Lasa, centró el balón, que recoge de cabeza Villar, estableciendo el 2 a 1.

En el minuto 18, en un contragolpe del Atlético, hay un pase de Villar a Dani, quien cede a Goicoechea en posición de interior y éste dispara fuerte y colocado, batiendo a Balaguer. Era el 3-1. En el 28, de nuevo el extremo derecha Dani, quien recoge un balón, combina con Lasa que avanza por el extremo para acabar centrando el cuero por raso a Irureta, en jugada de gran habilidad, convirtió en el 4-1. En el minuto 29 avance por el extremo izquierda, con excelente jugada de Rojo 1 y pase de éste que recoge Carlos, de cabeza, estableciendo el 5-1 con el que terminó la primera parte.

En la continuación, y en el minuto 2, un contragolpe valencianista llevado por Tirapu, acabó con pase a Quino y éste, en tiro por alto, batió a Iríbar; 5-2. En el minuto 34 y en una extraordinaria jugada personal, Rep regateó a los cuatro defensas del Athletic y tiró a puerta marcando gol. Es el 5-2. Y, finalmente, en un contragolpe valencianista Rep es derribado dentro del área por Lasa y el árbitro decreta penalty que se encarga de ejecutar el propio Rep, estableciendo el definitivo 5-4.

Ya hemos señalado que el partido tuvo dos fases bien distintas. En el primer tiempo el dominio y los goles fueron para los leones y en el segundo para los valencianistas. En ambos equipos y en cada tiempo en que dominaron la fuerza y la razón de ese dominio y goleada estuvieron en los hombres del medio campo. En cuanto éstos dejaron de jugar su equipo lo acusó y fue goleado. De este modo, mientras en el primer tiempo Villar e Irureta dominaban y hacían jugar a sus puntas, el partido tuvo color blanquirrojo y viceversa. En la segunda mitad, la del Valencia, la inclusión de Tirapu en posición de medio campo dio fortaleza al conjunto coincidiendo con la baja forma, como decíamos, de Villar e Irureta en el Atlético.

Hubo también fallos extensibles en ambas defensas y, como es lógico, se acusaron más en los momentos de debilidad en que incurrieron ambos conjuntos. En la primera mitad la defensa valencianista hizo abundante agua sin encajar un marcaje consecuente a los hombres punta del Athletic y con un Balaguer desconcertado que no acertó a colocarse convenientemente en ninguno de los cinco goles que encajó. En la continuación los fallos defensivos del Athletic también fueron extensibles.

Estos fallos locales, unidos al bache de Villar e Irureta, con un Rojo II, tercer hombre del medio campo, que no se enteró en toda la tarde de cuál era su misión, facilitaron la estrategia de los valencianistas que ya habían tomado medidas para corregir el fallo del primer tiempo disponiendo de muy distintas argucias y en la que a los esfuerzos de Quino se sumaban los de Tirapu correteando y creando juego lo mismo por el centro que por los extremos. El Athletic intentó reaccionar en los últimos minutos, pero ya era demasiado tarde. El Valencia había cogido el aire al partido y se iba siempre que quería hacia adelante en jugadas en las que sobresalían Quino, Rep y González, con los buenos oficios, como decía, de Tirapu.

De nada sirvió el que Iriendo, viendo el cariz que tomaba el partido en la segunda mitad, intentara dar más profundidad al ataque sustituyendo a Carlos por Vidal. Ninguno de los dos arietes destacó, porque el defecto, la escasa profundidad de líneas del centro del campo, es decir, la baja forma de esta segunda mitad de Villar o Irureta. El Valencia acortaba en esta parte y fue colocando jugadas y goles en basa a contragolpes afortunados y bien llevados. El resultado final es justo por cuanto pese a los fallos locales estos fueron bastaste menos que los del contrario.

Solamente hacia el final se complicó la vida el señor Franco Martínez, árbitro del encuentro. El penalty pitado contra el Athletic fue excesivamente riguroso y luego quiso rectificar en algunas jugadas dudosas complicando las cosas. El público, enfadado, la abroncó con lanzamiento de almohadillas al terreno de juego.