Ficha de partido: 22.09.1957: Valencia CF 1 - 1 FC Barcelona

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
FC Barcelona
FC Barcelona

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Bernardo Pasieguito
32'
Descanso
45'
Evaristo
72'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (34 veces)

Crónica

¡Cómo ha jugado el Barcelona! Este era el comentario general cuando, terminado el encuentro, los setenta mil espectadores abandonaban Mestalla. El empate, con el sabor de boca que había dejado la segunda parte, era suficiente para que el público, que llenaba por completo los graderíos, se dedicase a comentar el juego que el Barcelona había desarrollado; es decir: la calidad del partido. El Barcelona, esperado y temido, satisfizo al aficionado más exigente como conjunto técnico y también, en este caso, como realizadores individuales del plan táctico.

El Valencia salió eufórico, dispuesto a comprobar si esa nota de color que se llama Walter iba a ser la inyección que precisa para que el equipo merengue con sus nuevos elementos jóvenes rinda esas jornadas que la afición espera. Era, por otra parte, el primer partido que se jugaba en casa. Walter fue uno más entre sus compañeros de equipo, pero con destellos de su clase. Bastante hizo el Valencia en su primera parte y mucho más en la segunda no dejando que el Barcelona, lanzado al ataque sin perder los estribos, remontase el empate a un tanto.

Según el concepto de todos, Walter es un excelente jugador, pero ayer no tuvo seguramente buenos compañeros o la oportunidad consiguiente. A pesar de todo, sobre el campo el Barcelona dio en todo momento la sensación de seguridad, de una perfecta compenetración y de una superioridad que en cualquier instante podía evidenciarse sobre el marcador en cuanto se lo propusiera. A esto hoy que añadir una actitud del público de alta tensión, por ser el primer encuentro en casa, y sin embargo no enturbió para nada la corrección, tal vez subyugado por el juego de los azulgrana, por un arbitraje sin tacha de Zariquiegui y por el ejemplo que los jugadores daban sobre el césped.

Fue una lucha ejemplarmente deportiva. La primera parte fue esencialmente de ataque valencianista. El Barcelona tenía la gran movilidad del pase preciso y la colocación, y no se preocupó excesivamente de seguir marcajes ni tampoco de decidirse frente a la puerta de Goyo. Desde luego, la defensa merengue, con el puntal de Quincoces, estuvo contundente, pero de todos modos se planteó una situación frente a las mallas enemigas sin que el Barcelona mostrara, al parecer, la suficiente codicia para la decisión firme, para el tanto. La presión merengue sé tradujo en un tanto que se produjo a los 33 minutos. Fue un tiro imponente de Pasiego, alto, fuerte y colocado por la parte derecha de Ramallets, que éste no pudo interceptar aun viéndolo llegar y tirándose a tiempo. El tanto fue espectacular y sorprendente, fruto de la presión. Pero no fue un tanto elaborado, sino afortunado, considerando la distancia y la categoría del meta, Así terminó la primera parte, con aplausos entusiastas para los dos equipos.

En la segunda, parte, el Barcelona soltó el genio que llevaba embotellado. Balmanya cambió un tanto la táctica y puso en juego una máquina nueva, y el Barcelona empezaba a jugar. Fue lo mejor de la tarde, pues todos pudieron observar cómo crecía la intensidad del ataque, profundizando y entrando en las zonas decisivas. La delantera, que parecía más fija en la primera parte, se entregó al juego. El Valencia tuvo que crecerse en la defensa. Llegó para el Barcelona el empate a los 28 minutos. Una jugada de Evaristo, que corrió por su línea de interior izquierda, y haciendo un estupendo regate burla a la defensa. Con temple especial, con un toque magnifico de balón, colocó la pelota donde quiso, fuera del alcance de Goyo y dentro de las mallas. Fue un tanto elaborado magnifico que mereció el aplauso de todos. Con este resultado se llegó al final del encuentro, pero el Barcelona siguió acosando. Un centro de Basora obligó a Goyo a salir, perdiendo el balón, y por falta de decisión no fue otra vez el balón a las mallas, porque falló el tiro Evaristo. Aunque Villaverde tiró a puerta magnifico, tras dos saques de esquina que hacen emplearse a Goyo. Por fin Tejada, lanza un magnifico tiro cruzado que el portero deja pasar creyendo que va fuera y da en el mismo ángulo del larguero.

Así terminó el partido y el público, de pie, aplaudió cuando se retiraron los dos equipos, con esta sensación de qué el Barcelona es un equipo estupendo que dio una lección de fútbol ayer en Valencia.