Ficha de partido: 29.01.1956: Valencia CF 1 - 0 Athletic de Bilbao

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 0
Athletic Club
Athletic Club

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Vicente Seguí
9'
Descanso
45'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Athletic Club

Records vs Athletic Club

Máximo goleador: Mundo Suárez (19 goles)
Goleador rival: Zarra (20 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (03.04.1949)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.10.1954)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Suponemos que todos los aficionados españoles, especialmente los seguidores del Barcelona y del Madrid, guardarán buena dosis de gratitud al Valencia por el servicio que les ha prestado venciendo al Atlético de Bilbao, que desde el 9 de octubre no había conocido la derrota. Con dos puntos más, el equipo de San Mamés hubiera logrado ventaja tal que ya hubiera sido prácticamente imposible darle alcance, con lo cual el interés de la Liga, a doce jornadas del final, se hubiera resentido de forma evidente. Pero el Valencia, como siempre suele hacer cuando el caso se presenta, ha dado el do de pecho, consiguiendo una justa y merecida victoria que aun habiendo sido por la mínima diferencia, tiene un valor incuestionable en la marcha de la Liga actual. Una victoria que, naturalmente, ha llenado de gozo a la hinchada local, que tanto sentía la responsabilidad de este partido, del que hubiera firmado un empate antes de jugarse, pero no ha sido empate, sino triunfo, obtenido cuando tan sólo se llevaban siete minutos de partido por un gol estupendo de verdadero campeonato que ha pasado enormemente en la moral del Atlético, mientras que actuó de fuerte estimulante en el ánimo del Valencia, inferior en velocidad y nervio a los bilbaínos, pero más sereno y con jugadores eficaces y cerebrales a lo largo de todo el partido.

También pesó en la moral y en el rendimiento de los bilbaínos el hecho de que mediado el primer tiempo, resultara lastimado uno de sus componentes, el zaguero lateral derecha Etura, que tuvo que ser substituido en la zaga por Bilbao, mientras que Flora hacía acto de presencia en los puestos de delantero centro y extremo derecha, alternando con Arieta, handicap que pesó no poco en la construcción de juego de los bilbaínos, pero que no atenúa ni mucho menos el desacierto de su delantera en los remates a gol. Puede y todo, la ventaja, a lo largo de los primeros cuarenta y cinco minutos, fué valenciana, gracias, sobre todo, a la firmeza de su zaga y al acierto magnifico de los volantes y de Seguí al juego inteligente y eficaz de Pasieguito, que realizó una labor imensa enlazando las dos líneas en un trabajo infatigable. Hubo sobre todo un avance soberbio de Wilkes - Mañó - Badenes, que Carmelo evitó terminara en tanto al arrojarse a los pies del delantero centro valenciano, pero el Bilbao se resintió cuando Etura, lastimado al querer interceptar a Seguí, hubo de pasar a la delantera, donde el extremo derecha se desplazó para ocupar el puesto del lesionado. En la segunda parte, bajó la calidad del Juego porque al Valencia no le interesaba abrir excesivamente sus lineas, mucho más después del esfuerzo realizado en la primera parte. Supo vivir de la renta, bajando decisivamente a Pasieguito a la media hasta la que llegaban con frecuencia los extremos en busca de balones, mientras Badenes y Wilkes quedaban en posición de ataque, paro el Atlético no supo aprovechar esta ventaja que le daba el Valencia y no se lanzó al ataque duro y enérgico hasta el final, mientras que la primera mitad del segundo tiempo mostró muy poca prisa, haciendo incluso envíos al portero, con lo que indirectamente contribuía al objetivo del Valencia.

Y como el gol del empate no llegaba, porque los delanteros bilbaínos no hacían los méritos suficientes para ello, varios de sus componentes dieron muestras de evidente malhumor en faltas que perturbaron por uno sinstantes la buena marcha del partido, pero Azón mostró su energía y tacto amonestando severamente a Arieta ante el propio Gainza, capitán bilbaíno conduciendo el partido hasta el final por los mejores cauces. Los siete últimos minutos fueron de verdadera emoción. El Atlético realizaba un esfuerzo considerable, cayendo con furia sobre la puerta valenciana, defendida cada vez con más seguridad por Timor y sus zagueros. En un instante Mauri estuvo a punto de empatar, atajando la pelota Timor sobre la misma línea de puerta, mientras instantes después era Gainza quien remataba un córner muy cerca del travesaño. También el Valencia desaprovechó dos ocasiones y primero Wilkes y después Seguí, pusieron en gran aprieto la puerta de Carmelo, hasta la que no pudo llegar el holandés en muchas ocasiones por ser frenado por los defensores atléticos apelando incluso a los agarrones y en una ocasión a una zancadilla escandalosa. La victoria del Valencia ha sido justa y ha llenado de gozo a los aficionados locales, que consideran que con este triunfo puede el Valencia muy bien enderezar su marcha vacilante en el Campeonato de Liga.

El Atlético no ha dado de sí lo que se esperaba, pero ha sido en muy buena parte porque el Valencia no se prestó a ello. Carmelo no ha tenido mucho trabajo, cumpliendo bien su cometido; en la zaga, los laterales no han estado a gran altura. Garay, en cambio, ha realizado un partido estupendo, anulando casi por completo a Badenes; la línea media ha sido lo mejor del Atlético, magníficos, bien colocados e infatigables en el trabajo y arrolladores los dos por su juego, tanto Mauri como Maguregui, incluso han sido en algunas ocasiones los delanteros más peligrosos. El ataque, en cambio, ha actuado desarticulado, sobre todo después de la baja de Bilbao a la zaga, el mismo Uribe ha sido el mejor jugador que enlazó de una manera más constante con los medios. Arieta, muy peligroso en sus infiltraciones; Gainza, poco menos que anulado por el joven Mestre, y Marcaida, un tanto apagado.

En el Valencia, Timor con poco trabajo, también al igual que Carmelo, cumplió bien su cometido. La zaga, magnífica, mucho mejor que la del Atlético; Quincoces, bien situado, siempre imponente en los despejes; Mestre ha constituído una gran revelación. Se temía mucho su alineación, que fué censurada de una manera pública; sin embargo, Iturraspe ha demostrado que no en balde podía confiar con este joven muchacho. Sócrates ha

cumplido muy bien. Magnífica la línea media. Puchades, arrollador; Sendra, con la tranquilidad que le daba un Mestre seguro, ha actuado como elemento de enlace, sirviendo bien al ataque, que ha sido la línea más floja. Pasieguito ha actuado formidablemente todo el partido con gran inteligencia ha realizado una labor soberbia. Seguí le ha seguido eh acierto, no sólo por haber marcado el gol, sino porque en muchas ocasiones bajó hasta la línea de defensa para subir balones al ataque. Badenes, anulado. Wilkes, con mucha voluntad, ha trenzado algunos de sus avances, pero le ha faltado colaboración de sus compañeros, sobre todo que se vió ganado por velocidad casi siempre por sus adversarios. Mañó, jugando aislado, apenas ha tenido ocasión de intervenir.

Digamos que el arbitraje del catalán Azón, con jueces del mismo colegio, ha sido muy bueno, ha demostrado conocer y aplicar bien el reglamento y, además, se ha impuesto con su autoridad en un partido que con un arbitro vacilante o que hubiera carecido de ella, hubíera adquirido tal vez malos derroteros. Con anterioridad se ha jugado el primer partido del Campeonato de España de juveniles. La selección de Valencia ha vencido a la de Murcia por dos tantos a uno.