Ficha de partido: 28.02.1954: Valencia CF 4 - 3 Real Sociedad

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 3
Real Sociedad
Real Sociedad

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Faas Wilkes
12'
Sarasqueta
25'
Antonio Fuertes
38'
Ontoria
44'
Descanso
45'
Sarasqueta
49'
Enrique Buqué
51'
Daniel Mañó
69'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Sociedad

Records vs Real Sociedad

Máximo goleador: Mundo Suárez (21 goles)
Goleador rival: Satrústegui (10 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (15.09.1940)
Mayor derrota: 0 - 7 (06.05.1928)
Más repetido: 0-1 (18 veces)

Crónica

Una vez más la Real Sociedad ha estado bien cerca de dar la sorpresa en el terreno de Mestalla. Su derrota en Atocha, donde el Valencia marcó tres tantos por ninguno los propietarios, no permitía sospechar lo que iba a ocurrir en el partido de vuelta. Pero por algo está en vena el equipo donostiarra, que ha sacado nada menos que doce puntos en sus salidas, y que le colocarían a la altura de los propios Madrid y Barcelona si no hubiera perdido, a su vez, ante sus mismos simpatizantes.

Esta vez no practicó el cerrojo propiamente dicho, retrasó tan sólo a su delantero Echeveste con el número 9 en la camiseta, para de esta forma vigilar de cerca a Wilkes, pero sin acosarle demasiado. A cambio de esto, el volante Ontoria, empujó tanto a su delantera, que muchas veces se entremezcló con ellos, por lo que creó constantes peligros para la puerta valenciana, que hoy no estuvo tan bien defendida como en partidos anteriores.

Quique se ha mostrado nervioso e impreciso, con mal entendimiento para los componentes de la zaga, desbordados con facilidad por los veloces delanteros guipuzcoanos, que con su juego raseado llevaron de cabeza, especialmente a Ibáñez, y mucho también a Monzó, salvándose únicamente Sócrates.

Y menos mal que la línea de volantes valenciana hizo otro gran partido, luciéndose primero Pasieguito, quien ante sus paisanos luchó como un león apoyando muy bien al ataque, para formar con Puchades la que, sin duda, es hoy por hoy primerísima línea de volantes, y a ellos se debe que la Real no hiciera pasar mayores fatigas, pues los delanteros valencianos apenas llegaron a entenderse, malográndose muy buenas jugadas de Wilkes por esta razón. Sólo Buqué le entendió un poco durante la primera parte, pero Seguí apenas ha mejorado nada y Mañó, pese a su tan merecido gol, esta vez fue el de la victoria para mayor mérito suyo, continúa sin ser el extremo que necesita el Valencia.

Además, Fuertes no presta la debida colaboración al resto de sus compañeros con su juego personal y abusiva retención del balón, con la que retrasa los avances y desorganiza el juego de toda la delantera. Lástima de los formidables destellos de Wilkes, en uno de los cuales marcó él mismo el primer gol y en otro proporcionó el cuarto y decisivo.

En la Real, Baagur, ha hecho un espléndido partido destacando mucho en unión de Ontoria, para quien no pasan años, y de Epi, que ahora está muy ágil y tan jugador como siempre, siendo en realidad el director del juego de ataque donostiarra. Detrás de ellos se han destacado Sarasqueta, Galardi, Pérez y Zubillaga, siendo lo menos firme la zaga. Dirigió el partido el madrileño Campos, con muy acusado despiste que no perturbó la marcha del partido por la correción de los dos conjuntos.

Los goles:
A los doce minutos, en combinación entre Wilkes y Buqué, el holandés marca el primer gol del Valencia. A los 22, empata Sarasqueta en una jugada iniciada por Epi. A los treinta y siete, en un corner sacado por Seguí, Buqué entrega a Fuertes, quien logra el segundo gol valenciano. A los 42, en un golpe franco junto al área, Ontoria salva la barrera y consigue el segundo empate. En el segundo período, a los 3 minutos, en otro golpe franco, Sarasqueta recoge la pelota y fusila el tercer gol donostiarra. El Valencia empata dos minutos después en un avance que Buqué remata y a los veinte y dos se apunta el Valencia el gol de la victoria en un centro de Wilkes que Mañó envía a las mallas de fuerte cabezazo.