Ficha de partido: 07.12.1947: Valencia CF 4 - 2 Real Madrid

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 2
Real Madrid
Real Madrid

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Silvestre Igoa
1'
Amadeo Ibáñez
32'
Descanso
45'
Barinaga
57'
Molowny
58'
Mundo Suárez
64'
Mundo Suárez
80'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

Apenas puesta la pelota en juego, el Valencia inauguraba el marcador. Fue en una jugada, de salida, en la que intervino la tripleta central del ataque, hasta que Mundo, aprovechando el fallo de Corona, marcó, de tiro bajo y cruzado, el gol. Los azules (tal era el color del jersey de los realistas), trenzan ajustadísimos y veloces avances, merced a la evidente compenetración entre el medio centro y los interiores.

En un avance, Igoa es interceptado en mala forma por Ipiña y cerca de la línea del área. Tira la falta Amadeo, fuerte y raso, salvando la barrera de jugadores contrarios y batiendo a Bañón, con lo que el Valencia se apunta el segundo gol, a los treinta y dos minutos. Se reanuda el juego sin el brío de la fase anterior, y prodigándose con exceso el pase corto, de mayor precisión en los madrileños, que, en los cinco primeros minutos de este segundo tiempo, habían ya igualado el tanteo. Marcó primero Barinaga, coronando un buen servicio de Alsúa. El gol del empate lo consiguió Vidal al corregir una serie de fallos de la tripleta atacante, que provocó gran confusión debajo del mismo marco.

Un minuto después, en un avance por el centro, Mundo, de estupendo cabezazo, batía por alto a Bañón. El tanteo de tres a dos caldeó de nuevo el ambiente, y los dos equipos se lanzaron a la ofensiva, más codiciosa en las filas de Mestalla, pero con mejor cohesión en los contrarios. De ahí que un rápido y vistoso avance por el ala derecha, que arrancó desde medio campo, llegó sin obstáculos hasta el área valencianista, donde Molowny envió un fortísimo disparo, que rozó el larguero. La mejor técnica madridista fue imponiéndose. Anotamos un tiro fulminante de Alonso, que, desde lejos, obliga a Eizaguirre a una estirada espectacular.

Cunde por unos momentos el desconcierto en el bando local ante el mejor juego del contrario, que, mediado el tiempo, ataca insistentemente, hasta que vuelve a la carga el Valencia, que, desordenadamente, acosa y logra el cuarto gol a los treinta y cuatro minutos, por medio de Mundo, de tiro cruzado. Pudo acortarse la diferencia en el tanteo si la suerte no se hubiese puesto del lado de Eizaguirre, cuando, desplazado éste de la puerta, un tiro de Alonso, faltando cinco minutos para el final, dio en un palo.

Equipos de muy parecidas características, valencianos y madridistas se emplearon, a fondo, poniendo el mayor empeño en lucir su técnica, proyectada casi siempre hacia la más tenaz ofensiva. Venció el de mayor eficacia en el remate sobre el de más depurado estilo y filigrana.

Jugó mucho el Real Madrid, y, a fuerza de ser sinceros, más que el Valencia, probando el dominio de balón y la estrecha compenetración entre sus elementos, en particular del medio centro y los interiores, que bregaron lo indecible para mantener, como lo lograron siempre que se lo propusieron, el engarce necesario entre una y otra línea, con el que desbordaba al adversario. No tuvo suerte, el Madrid sin que por ello se reste méritos a la actuación del Valencia, que tuvo de nuevo en Mundo el ariete ideal y positivo del ataque.