Ficha de partido: 11.05.1930: Real Madrid 0 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Real Madrid
Real Madrid
0 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Enrique Molina
15'
Descanso
45'
Domingo Torredeflot
50'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Chamartín
Aforo: 15.000 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 17/05/1924

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

El Real Madrid fue vencido por el Valencia "oficialmente" por dos tantos a cero en un partido marcado por un gran escándalo final, motivado por una equivocación del árbitro que anuló el tercer tanto del Valencia, que suponía la clasificación del equipo levantino para la final de la Copa. La gran exhibición de los valencianos en Chamartín fue truncada por la actuación del colegiado Fausto Martín, que incluso fue refrendada por la elocuente actitud del público local.

Si alguien hubiera dicho antes del partido que hemos presenciado en Chamartín que el Valencia iba a salir vencedor del mismo, seguramente hubiera sido tildado de loco, o poco menos, y su vaticinio hubiera sido acogido con rechifla general. Habíamos visto jugar mucho y bien al Valencia en Mestalla, y frente a equipos de los reputados de clase similar. Pero como el del domingo, nada menos que contra el Real Madrid y en el propio Chamartín, francamente no lo habíamos visto nunca. Y ante el asombro de los jugadores madrileños y de la afición de la villa y corte, el Valencia escribió una de las más bellas páginas de su historial deportivo. Lástima que la introducción hasta la ingle del árbitro Fausto Martín privara al Valencia del derecho a ser finalista.

Al inicio del encuentro, la falta de penetración de los ataques locales fue dando confianza a la defensa valenciana, que, adelantada, empujó a los suyos al dominio, y éste, con raros intervalos, llegó no demasiado ahogado por la magnífica labor de Esparza y Prats. Sin embargo, mejorando de momento en otro la articulación del Turia, a los quince minutos, en un impetuoso ataque llevado por el extremo, Vidal hubo de hacer una salida arriesgada, y para resolver el momento crítico Torregrosa cedió un córner. Lanzado por Rino, devolvió débilmente la defensa local, y Molina recogió, bien colocado, para disparar un tiro raso colocado cerca del poste, que cruzó la meta y salió por debajo de la red, causando la impresión de haber ido afuera.

El árbitro, que vio perfectamente el goal, le concedió sin dudar, y el público, justo, que antes había ovacionado ensordecedoramente a los forasteros, les estimuló una vez más con una nueva ovación. Sin más minutos favorables al Madrid que tres o cuatro siguientes a este tanto, pasó el tiempo primero, durante el que, empleándose a fondo medios y defensas locales, pudieron contener un esfuerzo cada vez mejor ordenado, y en el que a veces lucieron los destellos de combinaciones brillantes que tan por completo faltaban en el grupo local.

La segunda parte, tan esperada del público, impaciente por presenciar la rectificación madridista, no mejoró la anterior, por lo menos al comienzo. El Valencia desplegó entonces sus mayores energías, y a los cinco minutos, en un centro de Torredeflor, Picolín, rápido, cedió la pelota a Navarro, y éste, de shoot colocado, marcó el segundo tanto. La ovación al nuevo tanto colmó los ímpetus valencianos, y el equipo mediterráneo se impuso largo rato, haciendo entonces el mejor fútbol y poniendo en graves trances la puerta de Vidal, que tuvo intervenciones tan difíciles como seguras.

Estaban, como decimos, los equipos 2-0 a favor del Valencia, y faltaban escasamente cinco minutos de juego. El Valencia continuaba jugando con el mismo ardor que todo el match o, tal vez, porque veían escapárseles un "score" que habían merecido. Se hizo Amorós con un balón que cedió a Navarro. Éste sirvió un buen pase a Rino, pase que tuvo la virtud de que la defensa madrileña se descolocara. Rino centró raso, recogiendo, pese al esfuerzo de Torregrosa, Navarro, quien tras cambiarse el balón de la izquierda a la derecha, cogió un fuerte punterazo en el preciso momento en que sonaba el pito de Fausto, señalando un fuera de juego que sólo él había visto. El chut de Navarro se había refugiado en las mallas de Vidal. Pero el árbitro continuó en sus trece, imponiendo la anulación del gol tan brillantemente conseguido.

El público en masa se levantó como una sola persona, en protesta, increpando al árbitro por tan absurdo fallo. Amorós, tras breve discusión con el señor del pito, ordenó a su equipo que se retirara, y cogiendo el balón por sus propias manos, marchó hacia la caseta seguido de sus compañeros. A todo esto, el público protestando, por entender que el tanto había sido logrado a ley. El Madrid sin querer retirarse y el Valencia obstinado en no salir de nuevo. Pasaron cinco minutos, diez, un cuarto de hora, hasta que al fin, convencido de que aquella suspensión era definitiva, optó por abandonar sus localidades.

Con ser grande y tan decisiva para el equipo valenciano la sensible equivocación, no fue esa sólo la que hubo de lamentar. Fue mediado el segundo tiempo, en ocasión de un tiro de Navarro que Vidal blocó apuradamente. Pero acosado por Picolín, no supo o no pudo encontrar la salida, y para evitar la acometida del ruzafeño, dio una vuelta sobre sí mismo, introduciendo así el balón en el marco. El público ubicado tras la meta madrileña pidió a grito pelado la concesión del tanto, pero en lugar de ello se decretó un faut contra Picolín, que francamente no vimos por ninguna parte.

Ayer tarde se celebró sesión extraordinaria de la junta directiva del Valencia, acordando que se ratificara ante la Nacional la protesta hecha en el acta por Amorós y Pasarín. Y al efecto, anoche mismo, en el expreso salieron para Madrid don Juan Giménez Cánovas, presidente del Valencia FC, y el secretario, señor Cano Coloma. Allí se reunirán con el señor Colina.