Ficha de partido: 29.06.1927: Valencia CF 4 - 3 Ujpest Dozsa

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 3
Ujpest Dozsa
Ujpest Dozsa

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Arturo Montes
11'
Strock
24'
Pedro CurbeloEnrique Molina
35'
SchallerJutzy II
35'
Strock
39'
Jutzy I
42'
José Pérez
44'
Descanso
45'
Pedro Curbelo
60'
'Picolín' ReigEduardo Cubells
80'
Arturo Montes
86'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Ujpest Dozsa

Records vs Ujpest Dozsa

Máximo goleador: Waldo Machado (3 goles)
Goleador rival: Dunai II (3 goles)
Mayor victoria: 5 - 2 (08.03.1964)
Mayor derrota: 1 - 3 (08.04.1964)
Más repetido: 2-1 (2 veces)

Crónica

El público, que en tanta abundancia ha acudido esta tarde al terreno del Valencia atraido por el desarrollo del primer partido, ha salido ronco, agotado, confuso y preso de un entusiasmo que, momentos antes, llegó al paroxismo, tal ha sido el juego que ha tenido la dicha de presenciar.

Ronco, de tanto aclamar, primero a ambos adversarios y después solamente al Valencia. Agotado, puesto que no solo se ha hecho el esfuerzo presálico de aplaudir hasta romperse las manos, sino que ha tenido que vivir 40 minutos de una tensión forzadísima en el curso de los cuales, transfuigurado solo ha obedecido al conjunto de una tras otra jugada, de la más alta belleza y emoción que en Mestalla se hayan dado. Confuso, por que en su delirio y al final del partido que todos hubieran querido interminable, su imaginación se debatñia ante el chileno de señalar entre los dos equipos que había visto batirse, quién era el maestro y quién el discípulo, puesto que los papeles se habían trocado y fué el Valencia quien salió a la palestra en corajuda reclutación al tema desarrollado por los profesores del M.T.E. que al final no tuviesen más remedio que, confusos y desorganizados, ceder de buen grado y aunque fuese por un instante, birrete y muceta de Doctor en el deporte futbolístico a los que, tal vez como nadie, llegaron a hacerles perder su estabilidad como tal equipo de fútbol.

Y tal vez parezcan exagerados estos ultra-ponderativos conceptos que le dedicamos al campeón valenciano, pero tan solo en haber sido espectador en este memorable partido, se encuentra la justificación de ellos.

Los dos triunfos obtenidos frente a los famosos jugadores húngaros por la justeza de su consecución, tan solo son comparables al que bajo la dirección del competente Pepe Lloret se obtuvieron frente al famoso Sparta, que tanto entusiasmo produjeron a la afición peninsular. Otros muchos cuenta el Valencia en su historial, pero en razón a todas las circunstancias, son estos dos del U.T.E. los que debe colocar en primer término, y sobre todo el de esta tarde obtenido tras de hacer 35 minutos de juego que se salió de lo corriente: 35 minutos de la más alta inspiración al final de los cuales los mismos jugadores húngaros felicitaron a sus dignos vencedores. Vayamos por partes, que la cosa lo merece.

Tras el primer plato a cargo de los reservas, hoy se alinean los titulares representando al Valencia. Dirige el partido el colegiado valenciano Piquer. Los equipos y el colegiado son recibidos con aplausos en premio a su actuación del domingo. El Valencia regala al U.T.E. un precioso banderín en justa correspondencia al que por su parte le dedicaron el domingo los húngaros.

Los primeros momentos son favorables al U.T.E. que obtiene a su favor un corner cedido por Amorós, y así continúan en razón a que los backs valencianos, en especial Cruz, no se aseguran. Molina empieza a animar a los suyos, y a los 11 minutos de juego entrega a Montes, quien pasa a Cubells y éste a Rino, quien centra largo devolviendo Cordellat la pelota, que da lugar a que Montes, de un buen cabezazo, consiga el primer tanto para los suyos.

Los extranjeros arremeten en busca del empate, pero se emplean con tal ímpueto que, Cubells primero y Rey luego, caen lesionados, sustituyendo inmediatamente al primero Curbelo, que mientras juega, hace un buen pase adelantado a Montes, que éste perdió por falta de ligereza. El juego es vivísimo y la pelota va continuamente de un lado para otro y un corner por bando que se tiran lo demuestra.

Llévanse 24 minutos de juego, cuando Fogl II devuelve al campo valenciano la pelota que, mal rechazada por la defensa valenciana, es recogida de magnífica bolea por Strock, que marca así el tanto del empate, que es aplaudido. Responde el Valencia con un buen avance por el ala izquierda, que termina en su segundo corner, que también se ejecuta sin consecuencias, como otro que al poco cede el meta húngaro al desviar una buena media vuelta de Montes y también otros dos de Cruz, que falla en sus intervenciones, los origina en su puerta.

Un balón disputado por Molina y Jutzy II, da lugar a que involuntariamente salga lesionado el extranjero, saliendo a sustituirle Schaller, mientras que Curbelo ocupa el puesto de Serrano. La salida del famoso delantero es señalada por dos goals seguidos obtenidos en los últimos minutos del primer tiempo. Un pase suyo a su extremo, con una magnífica bolea de éste, que debió parar Pedret, dio lugar al primero y a consecuencia de un corner que le sucede, y en el que Pedret, sin saber por qué, ha abandonado su puerta, hacen el tercero los húngaros previos a un remate de Jutzy II. Falta un minuto cuando la tripleta central valenciana efectúa un buen avance que corta Fogl II con la mano, castigandose la falta con penalty, que Pérez convierte en el segundo goal del Valencia.

Los primeros minutos del segundo tiempo son favorables al U.T.E. hasta que Cubells y Curbelo, colaborando con sus medios, inician la ofensiva por su parte, la cual comenzando ahora y sin importancia, terminó en los últimos minutos del partido tras de momentos estupendos en todas las órdenes. Montes entrega a Cubells, quien avanza y centra entrando Curbelo al remate de cabeza, obtiene el tercer tanto que es el segundo empate de la tarde. Igualados los dos equipos, inician una serie de jugadas de la más grande emoción dentro del acierto, por el peligro que en sí entrañan para las dos puertas por igual. Las dos delanteras se baten magníficamente pues tras de ellos están sus medios oportunísimos en su misión y el choque de éstos con las respectivas defensas da lugar a grandes jugadas que el público aplaude entusiasmado.

Poco a poco, Molina se adueña de la situación en favor de los suyos, que responden a su juego como es debido, llegando a encerrar en su propia área a los húngaros. Los interiores del U.T.E., retrasados, llegan a iniciar un avance que Molina está sirviendo a Montes, que recoge y adelanta arrollador, final a Fogl III, que se le pone de por medio y sin dar tiempo a que se le cruce el hermano, cruza formidablemente, y desde gran distancia, el cuarto tanto para los suyos, y la ovación que se le dedica es como para derrumbar la tribuna. El mismo Fogl II le felicita, mientras que el menor de los hermanos se dirige furioso y le pega a su guardameta por no haber detenido la pelota, cosa que le era materialmente imposible, por la rapidez del tiro y la fuerza que llevaba. y el público y demás jugadores se meten con él.

Tíranse los que hacen 6 corners por bando y en ellos aparece sucesivamente la inseguridad de Pedret, que se acentuó al poco, facilitando el tercer empate, que consigue ahora el U.T.E. con un shoot de Wilhelm II, rematando un pase retrasado de su extremo. Cubells, lesionado, es sustituido por Picolín, y como respuesta al nuevo empate, inicia el Valencia un juego arrollador, acorralándose a los contrarios, que juegan desordenados hasta el extremo que Fogl III y Jutzy están a punto de agredirse de resultas de un choque entre ellos mismos.

Molina sigue repartiendo juego, hace un rápido pase a Picolín, que entrega a Pérez el cual corre la línea y lanza un centro templadísimo que tiene digno remate en la cabeza de Montes, con el cual obtiene el cuarto y último goal, que es el del triunfo para el Valencia y que provoca una mayor manifestación de entusiasmo. Ya hasta el final el U.T.E. con completa desmoralización en la que hasta el mismo Fogl II fallaba, se defiende dificultosamente con su buen juego de codos, pero ni con eso, tan solo se vieron libres cuando el árbitro señaló al final que el público saludó con una ovación imponente a los dos equipos.

Cortos comentarios habremos de hacer luego de lo escrito. El U.T.E. ha causado inmejorable impresión, pese a sus dos derrotas. Han gustado infinitamente más que en su primera visita, pese a sus dos derrotas. Han gustado infinitamente más que en su primera visita por la evolución que en su juego se ha advertido y que al aproximarla a nuestra movilidad, le dan mayor atractivo. El conjunto es inmejorable, y en cuanto a individualidades, si bien presentan a un Schaller en baja forma, en cambio Fogl II posee la plenitud de sus facultades y en Remuner, Jutzy II, Wilhelm II y a su propio hermano, tiene compañeros que en nada desmerecen a su lado, completando el resto del conjunto que, como decimos, es magnífico.

El Valencia tuvo en su conjunto un gran partido y no hablemos del segundo tiempo, pues sobra con lo apuntado. La delantera fué su mejor línea y en ella Cordellat y Cubells los más regulares y a más alto nivel Montes se hizo el ánimo y aunque primeramente y por no acompañarle sus antiguas facultades, perdió más de una ocasión en el segundo tiempo fué el formidable conductor de su línea a la que hizo jugar como pocas veces colmando su acierto en los tres goals que obtuvo, y el segundo de ellos de la más alta categoría.

En los medios, Molina fué otra vez el héroe y principalmente en él está el secreto del triunfo. Rey fué el más flojo, no obstante cumplió. Cruz en la defensa comenzó fallando asegurándose luego. Garrobé cumplió y Pedret, aunque hizo alguna buena parada, en su puesto Cano seguramente hubiera mejorado el core para su equipo con dos tantos menos. Arbitró con bastante acierto e imparcialidad, Piquer, secundándole los también colegiados señores Hernándes y Juaneda. Y hasta por parte del público, correctísimo y entusiasta, hubimos de advertir excelente disposición en su conducta respecto a los fallos del árbitro.