Ficha de partido: 01.03.1925: FC Barcelona 7 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

FC Barcelona
FC Barcelona
7 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Piera
2'
Piera
11'
Samitier
18'
Sagi-Barba
22'
Samitier
29'
Planas
43'
Descanso
45'
Samitier
58'
Eduardo Cubells
64'
Arturo Montes
74'
Samitier
83'
José Reverter
84'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Les Corts
Aforo: 60.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 20/05/1922 (Demolido en 1966)

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (34 veces)

Crónica

El resultado obtenido por el campeón de Cataluña en el primer partido correspondiente a las eliminatorias del campeonato de España, midiendo sus fuerzas con el campeón de Levante, fué un resultado altamente sorprendente y anómalo. Con esto no pretendemos negar validez a ninguno de los tantos obtenidos por los dos equipos, queremos significar simplemente que, tantas veces como se repitiera el partido, en ninguna expresaría el tanteador al terminar la diferencia que registró el domingo.

Es evidente que el Barcelona se demostró en el terreno más equipo que el Valencia, precisamente en la primera parte, cuando jugaron los onces completos y en la que marcó sus cinco goals a cero de los jugadores blancos. Pero de estos cinco goals, tres por lo menos obedecen a fallos y errores de consideración del guardameta y del back izquierdo, hasta tal punto que, incluso después de haberles visto mejorar su actuación en el segundo tiempo, hemos de preguntarnos si realmente el trío defensivo del campeón de levante es el que necesita un once de la categoría de este equipo.

Los antecedentes nos hablan de una gran actuación defensiva en el campeonato valenciano, de los mismos jugadores que fracasaron en Les Corts el domingo, y cabe preguntarnos si se trata de una tarde desgraciada o si los ataques que han tenido enfrente durante la temporada han sido de escaso poder ofensivo. Nosotros preferimos quedarnos en un término medio, y aceptando que su actuación desgraciada fue anormal, no podemos tampoco aceptar que merezca esta defensa los elogios entusiastas que en Valencia sa le ha prodigado, y en fin de cuentas persistimos creyendo que no está a la altura de la categoría del once. Conocemos de antiguo a la pareja de backs, y si Reyes es aproximadamente el mismo que actuaba en nuestros equipos, Garrobé está ya lejos de aquella forma quo le acreditó el título de internacionable.

Tampoco el guardameta parece ser el que exige un equipo campeón, ya que su inseguridad y sus vacilaciones, ya que su falta de valentía, fueron manifiestos en casi todo el partido. El guardameta de un primer equipo que tiene que disputar en campos ajenos partidos de compromiso, no puede improvisarse. Es posibe que Llago ante su público actúe mucho mejor, y que en Las Corts actuara cohibido, pero ¿cómo puede pretender el Valencia llegar lejos del campeonato de España con un muchacho joven en la puerta al que, aun sin carecer de condiciones, le falta el aplomo indispensable, cuando actúa en campos distintos del suyo?

En suma, que la labor de defensa fue mala y tanto por lo que se refiere a la zaga como a la línea media, en parte por la insuficiencia en sujetar a los delanteros azul-grana y en parte por actuar sin el orden y el acuerdo necesario entre unos y otros. En la segunda parte, los medios mejoraron mucho y los defensas fueron también más eficaces, pero hay que tener en cuenta que jugando la delantera azul-grana sin Piera, perdió ésta un tanto crecido de su valor ofensivo y a pesar de ello Samitier se escapó dos Veces marcando sendos goals.

La fuerza mayor del Valencia estriba indudablemente en su ataque. Si se quiere, el juego no es muy vistoso, pero es práctico. Llevadas con suma rapidez las ofensivas, son peligrosas por ser los delanteros excelentes chutadores como lo demostraron en los espléndidos goals que hizo el Valencia en la segunda parte, de fortísimos tiros largos de Cubells, Montes y Reverter. Es lógico que cuando la delantera no es debidamente servida y apoyada, su rendimiento sea mínimo, pero si aciertan los medios a ser el punto de apoyo seguro de aquélla, como fueron después del descanso, en que la excelente colocación y el esmerado servicio de Roca y Marín fueron la nota sobresaliente, el ataque sabe desplegarse bien y sabe hacer goals. Sería negar la evidencia no reconocer que la ausencia de Planas, substituido en la zaga por Piera, contribuyó a facilitar la acción del ataque blanco, pero a pesar de ésto los delanteros valencianos supieron burlar la vigilancia de los medios barcelonistas que aparecieron bastante menos eficaces que en la primera mitad del match.

El Barcelona sigue fiel al aforismo futbolístico, que reconoce que la mejor defensa está en el ataque. Su linea delantera, en casi todos los partidos, por obra de Samitier y Piera, principalmente, cuando los dos han figurado en la misma, ha hecho mucho juego, y ha retenido la atención constante de medios y defensas contrarios, que debatiéndose en una pesadísima labor, únicamente intentando estorbar el juego del ataque opuesto, no han podido preocuparse de servir debidamente a su delante. Esto mismo ocurrió anteayer, en que el once valenciano parecía dividido en dos mitades cuando el quinteto atacante azul-grana buscaba con ahinco vencer la resistencia de los defensas contrarios; por una parte, la delantera, al acecho para asaltar la meta dee Plattko, y muy separados, junto a su superficie de puerta, los jugadores de las restantes líneas. Y fue un error de los interiores no prestar auxilio a la defensa o cuanto menos servir de eslabón entre éstos y sus compañeros de la vanguardia.

El fenómeno del mayor dominio del equipo barcelonista lo hemos observado repetidas veces incluso en nuestro campeonato, en los partidos que perdieron o empataron los campeones. Pero el dominio no surtía efecto, por no acertarse en el remate de las jugadas, defecto que en estos últimos encuentros parece haber sido corregido. El domingo, cuando la delantera local se mantuvo íntegra, el Barcelona fué dueño de la situación, pero al desmembrarse el quinteto, por tener que acudir Piera a la defensa, perdió mucha parte de su fuerza, facilitando la labor de los defensas contrarios, y debilitándose considerablemente la desfensa propia, ya que Piera no llegó a cubrir el lugar vacante como Planas, ni por su colocación ni por sus lícitos recursos deteniendo las escapadas de los delanteros del Valencia.

Tanto como porque este cambio disminuyó en mucho la potencia del once titular como por la magnífica reacción de los medios y delanteros levantinos, a pesar de los cinco goals en contra, dando prueba de un amor propio muy notable, que contrastó con el descenso de los medios azul-grana, posiblemente por la ventaja adquirida, se comprende que en el segundo tiempo pudieran cambiarse las tornas, pasando los dominanados a ser los dominadores, y rehabilitándose el Valencia, por obra, principalmente, de su incompleto ataque, parcialmente de la deficientísima actuación anterior. Y ahora que hablamos del ataque, haciendo justicia al tesón y al acierto de todos, hemos de mencionar especialmente la actuación de Reverter, que con Roca fueron a nuestro juicio los mejores de once valenciano.

Del Barcelona, que al contrario del Valencia, brilló más por el juego del trío central de su ataque, del que los extremos fueron acertados colaboradores, merece consignarse la labor del conjunto en el primer tiempo, deleitándonos el ala derecha de medios y delanteros en unión de los centros de las líneas, con un juego verdaderamente admirable, mas porque siendo de gran belleza no perdió eficacia. En la segunda parte, Walter, Plattko y Samitier fueron los héroes del equipo.

Los goals fueron marcados en la siguiente forma: A los dos minutos de juego, Planas saca un free-kick, entregando la pelota a Carulla, quien la centra alta, fallando Garrobé y consiguiendo Piera el primer goal. A los once minutos, después de un avance central, Samitier pasa adelantado a Piera, que puede marcar el segundo goal de un tiro por el ángulo. A los dieciocho minutos, el mismo Piera remata fuertemente un centro de Torralba y al escaparse el balón de manos de Llago, Samitier entra oportunísimo marcando el tercer tanto. A los veintidós minutos, por manos de Garrobé, se concede penalty que Sagi-Barba convierte en el cuarto goal. A los veinte y nueve minutos, Llago al alejar la pelota centrada por Sagi-Barba, la pone a los pies de Samitier, quien de un buen chut marca el quinto goal.

A los trece minutos de la segunda parte, Torralba pasa a Samitier y éste sorteando a todos los que le salieron al paso, terminó con un chut cruzado que valió al Barcelona el sexto goal. A los diecinueve minutos, Cubells de un gran chut desde unos quince metros, marca el primer tanto del Valencia, empalmando un centro de Reverter. A los veinte y nueve minutos, en un avance del ala derecha del ataque valenciano, Cubells pasa a Montes, quien por fallo de Sancho, marcó el segundo goal de otro fuerte tiro desde larga distancia. A los treinta y ocho minutos, un avance personalísimo de Samitier vale el séptimo goal a los azul-grana. Y al minuto escaso, un avance central del ataque blanco con pase de Montes a Reverter, terminó con el tercer tanto a favor del Valencia, de otro gran chut del último.

El partido en suma no decepcionó a pesar de la irregularidad de los dos equipos. La magnifica actuación del Barcelona, facilitada por el escaso acierto de la zaga valenciana dio una ventaja considerable a nuestro campeón en la primera parte, en la cual pudimos ver algunos asaltos peligrosos de los visitantes a la puerta de Plattko, contrarrestados por la defensa local. En la segunda parte el Valencia demostró que es un equipo peligroso, aunque menos sólido en conjunto que el Barcelona, y que en Mestalla, en una buena tarde puedo dar que hacer a nuestros representantes, si bien creemos que éstos deben vencer aunque sea por la mínima diferencia, presentándose el equipo completo.

De este partido la única nota desagradable fué la lesión producida por Planas a Peral, dos minutos antes de terminar la primera parte, que impidió a éste reaparecer y que valió al primero la expulsión. No acertamos a comprender cómo el capitán de los azul-grana pudo caer en la tentación de cometer un acto tan grosero y menos cómo pudo cometerlo cuando su equipo tenia una gran ventaja. Es realmente doloroso y merece que la junta del club amoneste severamente a su equipier, evitando a toda costa la repetición de espectáculos por el estilo, en bien del mismo club y de nuestro fútbol.

Arbitró este encuentro el señor Steinborn, del Colegio guipuzcoano. Con decir que es un señor que se pasó la tarde tocando el pito sin motivo justificado estará dicho todo. No tolera las cargas legales, ni las cargas por la espalda autorizadas por el reglamento; confunde el acto de meter el pie para desviar la pelota con la zancadilla; castiga toda clase de manos; pita los offsides tan mal como la mayoría de nuestros árbitros, es decir, cuando el jugador está fuera de juego al recoger un pase y no sólo si lo está cuando la pelota sale de los pies del compañero. En suma, este señor hace imposible un partido de fútbol, y enerva a los jugadores y al público que no va a los partidos para oir un concierto ininterrumpido. Bien está que en partidos de esta clase se cargue un poco la mano (por esto aplaudimos la expulsión de Planas y su loable empeño y evitar violencias y suciedades) pero, por Dios, que no se tenga un criterio tan absoluto, porque entonces no hay juego posible.