Ficha de partido: 17.02.2008: Getafe CF 0 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Getafe CF
Getafe CF
0 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Éver Banega
29'
Iván Helguera
41'
Mario
41'
Descanso
45'
Abbondanzieri
54'
David Villa
55'
David Silva
58'
AlbinUche
63'
Stephen SundayÉver Banega
63'
Juan MataDavid Silva
73'
KepaCasquero
76'
BraulioManu del Moral
84'
Granero
85'
Edu GasparJoaquín Sánchez
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Alfonso Pérez
Aforo: 17.393 espectadores
Ubicación: Getafe (Madrid) 
Inauguración: 30/08/1998

Rival: Getafe CF

Records vs Getafe CF

Máximo goleador: David Villa (7 goles)
Goleador rival: Manu (4 goles)
Mayor victoria: 3 - 0 (22.09.2014)
Mayor derrota: 0 - 3 (11.02.2007)
Más repetido: 3-1 (4 veces)

Crónica

Inodoro, insípido e incoloro. Las características del agua las tomó ayer el Valencia y, pese a todo, le valió para aguantar el chaparrón, tanto el meteorológico como el del dominio que ejerció el Getafe. El equipo, que antes daba una de cal y ocho de arena, ahora, al menos, lo transforma en dos pasos adelante y uno atrás. Pese a que un empate fuera de casa es positivo, el conjunto blanquinegro sale del Alfonso Pérez con una sensación de indefinición. Aún así, la derrota del Atlético hace que el Valencia se acerque a siete puntos de los puestos de Champions.

Hay un dato demoledor. El Valencia no se acercó con peligro a la portería de Abbondanzieri en toda la segunda parte. Ni una sola ocasión. La excusa de que el equipo jugaba con un hombre menos no vale. Con Joaquín, Silva, Banega o Marchena en el campo, hay que ofrecer algo de peligro. Está obligado a ello. Ayer incumplieron este cometido.

El Getafe llegaba a este encuentro después de una batalla el miércoles en la Copa de la UEFA frente al AEK y en la competición doméstica, de los últimos cuatro partidos en casa, había perdido tres. El Valencia no debía desaprovechar la ocasión de dar un nuevo salto hacia la zona noble de la Liga. Pues lo hizo. El equipo mostró las carencias de los primeros partidos con Koeman en el banquillo. Un centro del campo sin capacidad para crear juego, unas bandas ineficaces y con Villa perdido entre la defensa rival.

Todo esto hizo que el dominio fuera total del Getafe. Con De la Red y Granero como brazos ejecutores, se apoyaban en Pablo Hernández para crear peligro. El Valencia se dedicaba a aguantar y a esperar algún destello para meter miedo a Abbondanzieri. Cuando el balón partía de la defensa, sólo Marchena intentaba dar sentido al ataque blanquinegro, pero se topaba con un Joaquín sin profundidad por la derecha y con Silva que se adentraba en tierra de nadie, dejando la zona izquierda huérfana. Así era imposible que llegara alguna opción clara.

Pese a esto, el Valencia pudo adelantarse en el marcador si el árbitro se hubiera atrevido a señalar un penalti cometido sobre Villa. El asturiano sufrió un empujón cuando se disponía a rematar. Esta acción y un cabezazo sin ningún tipo de peligro fueron las únicas que protagonizó el goleador blanquinegro.

Pero lo peor estaba por llegar. Cuando Villa llevaba dos partidos seguidos marcando, parecía que había cogido carrerilla. Se frenó en seco y lo hizo, además, con una acción impropia de su categoría. Diez minutos después de iniciarse la segunda fase, en una jugada sin peligro, se metió en un barullo barriobajero y lanzó una patada sin balón a De la Red. No sólo fue expulsado, sino que realizó un corte de mangas al público. El Valencia, cuando todavía faltaba casi toda la segunda mitad, se quedó con diez jugadores.

A partir de ese momento intentó cerrarse atrás y aguantar el empate. Koeman dotó de más fuerza al centro del campo con la entrada de Sunny mientras Laudrup sorprendía quitando un delantero para dar entrada a un mediapunta. El dominio ya se convirtió en asfixiante, aunque sin excesiva claridad. Hildebrand tampoco sudó demasiado. A todo esto, el Valencia seguía sin tener ni una ocasión. Pero ni de lejos.

Sólo Maduro controló un balón dentro del área, pero cuando había empezado a pensar qué haría, ya había un defensa preparado para quitarle el balón. De ahí hasta el final fue un monólogo azulón, aunque la inocencia de sus atacantes fueron un lujo para el Valencia más plano de los últimos partidos. La afición espera que haya sido sólo un paso en falso porque el futuro se presenta difícil, alejado en la Liga y con el Barça como rival en Copa del Rey.