Ficha de partido: 25.04.2009: Valencia CF 2 - 2 FC Barcelona

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 2
FC Barcelona
FC Barcelona

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
David Silva
21'
Messi
24'
Valdés
40'
Iniesta
41'
Hedwiges Maduro
44'
Descanso
45'
Pablo Hernández
46'
Hedwiges Maduro
54'
Rubén Baraja
57'
HenryKeita
63'
Carlos Marchena
65'
Míchel HerreroRubén Baraja
69'
Emiliano MorettiMiguel Brito
77'
GudjhonsenXavi
77'
Vicente RodríguezJuan Mata
82'
Henry
84'
Alexis Ruano
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (33 veces)

Crónica

El Valencia rozó la gesta y Mestalla estuvo cerca del éxtasis. Los de Emery, brillantes ante un líder que va paseándose por los campos de España, estuvieron en tris de frenar la marcha triunfal del Barça. El empate sabe a poco. Como el Sigfrido de la leyenda wagneriana, los blanquinegros salieron decididos, valerosos, al encuentro del dragón Fefner para acabar él.

El Valencia estuvo a punto de conseguir destrozar la racha victoriosa del líder. Pero el Barça demostró que no es, como aquel, un mito. Es una realidad. Es un equipo que juega un fútbol de mucha calidad, aunque el Valencia le tomó la medida y le hizo sufrir.

Al gato y al ratón. Es a lo que los dos técnicos jugaron antes del partido. Emery y Guardiola escondieron sus alineaciones lo más posible. Pocas sorpresas se pueden dar, pero lo hicieron. El guipuzcoano, en contra de la alternativa más esperada para formar su defensa, decidió continuar con Alexis como lateral zurdo y de esta forma, la obligada incorporación de Marchena al centro del campo (por la ausencia de Albelda), dio nueva opción a Maduro en el eje de la zaga.

El entrenador catalán, por su parte, pareció tener muy presente el partido de Champions del martes, con el Chelsea. Apostó por un medio campo formado por Busquets, Xavi y Keita, con Iniesta, Messi y Eto'o en el ataque. Aunque dejó en el banquillo a Márquez, Touré y Henry, el once se las traía.

Por eso no extrañó a nadie que antes de la media hora los azulgrana ya fueran por delante en el marcador, aunque conviene recordar que realmente fue en la primera aproximación y remate franco y claro. Iniesta le puso el balón en bandeja a Messi para que lo empujara a la red y provocara una piña de celebración con sus compañeros y el silencio de decepción en Mestalla.

Con el habitual tuya-mía y los repetidos movimientos posicionales, los barcelonistas demostraban porqué están en la cabeza de la tabla durante semanas. Acababan de dar un paso de gigante hacia la consecución del título y se las prometían muy felices.

Pero el Valencia, que había iniciado el partido con las ideas muy claras, continuó enchufado. Presión intensa. Lógica respuesta a lo que hace el Barça. Ni bajó la guardia ni se descompuso. Al contrario. Con el público convertido otra vez más en el jugador número doce, los blanquinegros pusieron el alma en la batalla y antes de llegar al descanso le había dado la vuelta al marcador. El delirio.

Mestalla estalló de júbilo primero, cuando Maduro estableció el empate en el que fue su primer gol como valencianista, y momentos después de felicidad y satisfacción por el espectacular jugadón que protagonizaron Mata y Pablo Hernández, con remate de este último.

Ver para creer. Los jugadores del Barça no daban crédito ante la implicación local. Las acometidas valencianistas habían sido continuas y previamente a los dos goles, hubo otras tantas jugadas en el área de Valdés en las que se apreció bastante más que tufo a penalti, aunque ni el asturiano Muñiz Fernández ni su auxiliar lo consideraron así. Es más, en la más clara pitaron fuera de juego de Villa.

La segunda parte Guardiola dio acceso a Henry en el lugar de Keita. Un experto artillero para buscar el empate. Agobios. El Barça no quería irse de vacío de Mestalla y el guión de este periodo fue el de un monólogo ofensivo de los azulgrana y contras de un Valencia que no estaba dispuesto a ceder. Muchos soñaban ya en dormir como terceros de la Liga.

"¡A por ellos, oé!", clamó repetidamente Mestalla, queriendo empujar más a los suyos. Mientras Guardiola metía más pólvora en el ataque al dar acceso a Gudjhonsen, Emery tuvo que hacer una modificación en su defensa porque Miguel estaba muerto. Entró en juego el zurdo Moretti y de esta forma Alexis pasó ocupar la demarcación del lateral derecho. Poco después Vicente reemplazó a un Juan Mata, que también se había vaciado y fue despedido con una larga ovación y cánticos coreando su nombre.

Emoción por todo lo alto hasta el final. El Barça no aflojó, siguió insistiendo y tanto va el cántaro a la fuente que a cuatro minutos del tiempo reglamentario, aunque el árbitro lo amplió cinco más, llegó el gol del empate, que para muchos reflejará justicia pero, visto lo visto, no tanta, no tanta...