Ficha de partido: 08.01.1983: Valencia CF 1 - 2 Athletic de Bilbao

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 2
Athletic Club
Athletic Club

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
NoriegaArgote
32'
Descanso
45'
Roberto Fernández
60'
Darío FelmanKurt Welzl
61'
UrtubiLiceranzu
70'
Sola
77'
Urtubi
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Athletic Club

Records vs Athletic Club

Máximo goleador: Mundo Suárez (19 goles)
Goleador rival: Zarra (20 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (03.04.1949)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.10.1954)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Partido jugado en el estadio Luis Casanova, con televisión en directo. Asistieron unos 20.000 espectadores, en un clima de gran apoyo al Valencia, que fue recibido en el campo con disparos de tracas y flamear de banderas en los graderíos. En un clima de gran tensión el Valencia fue constantemente apoyado por el público ya que se consideraba decisivo este partido en la dramática lucha en que está sumido el equipo eludir el descenso a la Segunda División que ahora perece va a ser casi imposible de salvar. Al final del partido y tras el penalty que supuso el triunfo bilbaino, centenares de espectadores situados frente a la tribuna del campo, gritaban contra el árbitro y fueron cargados por la Fuerza Pública. Se lanzaron doce córners contra el Valencia y cinco contra el Athletic de Bilbao.

Goles: 1-0, minuto 60. Centro de Saura desde la derecha, que Roberto dando un gran salto remata de cabeza a la red. 1-1, minuto 88. Jugada de Urquiaga, con centro que intentó rematar Sarabia, rechazando en corto Manzanedo. El lío subsiguiente dentro del área lo resolvió Sola clavando el balón en las mallas. 1-2. Dos minutos después, un largo servicio de Dani propició una escapada de Noriega en fuera de juego. El delantero bilbaíno llegó basta el área de penalty, salió Manzanedo a atajarle, consiguiendo desviar la pelota, tras lo cual Noriega tropezó con el brazo del guardameta y el árbitro señaló penalty, a nuestro juicio equivocadamente. Urtubi se encargó de convertirlo con un tiro a la escuadra que batió a Manzanedo.

En los dos minutos finales se ha decidido este partido Valencia-Athletic de Bilbao, que puede ser determinante incluso para la suerte de la Liga. Si, de la Liga, puesto que si para el Valencia esta nueva derrota aprieta un poco más todavía la soga que oprimía su cuello, para el Athletic en cambio representa un paso de gigante en sus posibilidades. Del pozo de los nueve negativos, levantinos, casi un pasaporte para la Segunda División, al cielo de los once positivos vascos, bagaje con olor a titulo que va a obligar mucho a los otros cualificados aspirantes como Real Madrid, Zaragoza o Barça.

Y el caso es que el desenlace del 1-2 no responde en justicia a lo que fue el encuentro, que el Valencia pudo haber ganado, y que deja escapar primero por propio conformismo lo que facilitó el empate bilbaino, y después por culpa del terrible error del colegiado Soriano Aladrén. Un error gravísimo y que puede revestir dramáticas consecuencias para este Valencia infortunado, sumido en su desesperada situación por fallos propios y al que esta noche, los yerros ajenos han asestado un golpe del que le va a costar recuperarse.

Un Valencia que tuvo sin embargo su momento de suerte cuando en el minuto 7, un enganchón de Manzanedo a Argote fue justamente sancionado con penalty por Soriano Aladrén. Dani, quien dos semanas atrás falló ya un lanzamiento contra el Las Palmas en San Mamés, lo tiró flojo y mal permitiendo al guardameta valencianista, acertado en su reaparición por indisposición de última hora de Bermell, rechazar el disparo.

Frente a un Athletic que demostró mayor orden y solidez, el Valencia mejoró notablemene actuaciones anteriores. Sus jugadores, alentados por el público, pusieron más ganas que otras veces y aunque su fútbol dejó mucho que desear, consiguieron al menos mantener un equilibrio en las acciones, por lo general de escasa calidad, con notables imprecisiones por ambos bandos y con el predominio del temperamento sobre la técnica.

En el minuto 15 del segundo tiempo, el Valencia se adelantó en el marcador, merced a un formidable testarazo del joven Roberto, uno de sus mejores hombres, que aprovechó el único descuido de la defensa vasca en el juego aéreo. Parecía que el partido estaba sentenciado, porque el Athletic no lograba reaccionar y los minutos iban pasando inexorablemente.

Pero el exceso de conformismo de los valencianistas, desfondados a ojos vistas y recurriendo a continuas pérdidas de tiempo, acabaría pagándose caro. Los «leones» de Clemente, que hasta la fecha son el único equipo que ha marcado en todos los partidos de Liga, cumplieron también la tradición y le dieron insospechadamen la vuelta al marcador con la ya reseñada ayuda de Soriano Aladrén, quien empañó toda una labor que venia siendo perfecta. La junta directiva del Valencia le va a recusar a perpetuidad.

El final de escándalo con cargas de la Fuerza Pública y con el posible corolario de que el Comité de Competición cierre el Luis Casanova, ya apercibido. A perro flaco.