Ficha de partido: 14.01.1979: Hércules CF 3 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Hércules CF
Hércules CF
3 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Kustodic
19'
Kustodic
36'
VerdeAbad
37'
Descanso
45'
Ángel CastellanosManuel Botubot
55'
Kustodic
56'
CarcelénPortu
86'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: José Rico Pérez
Aforo: 29.500 espectadores
Ubicación: Alicante / España 
Inauguración: 03/08/1974

Rival: Hércules CF

Records vs Hércules CF

Máximo goleador: Mundo Suárez (9 goles)
Goleador rival: Kustodic (5 goles)
Mayor victoria: 8 - 2 (14.11.1954)
Mayor derrota: 0 - 4 (18.03.1956)
Más repetido: 1-2 (9 veces)

Crónica

Fiesta futbolística por todo lo alto en al Estadio Rico Pérez, con motivo de la visita del Valencia y entusiasmo delirante de los alicantinos por el rotundo triunfo conseguido por el bando local. La directiva herculana había señaladó la jornada como de ayuda al club y el público respondió con largueza llenando casi por completo los graderios del Rico Pérez, y animando al conjunto local a lo largo de todo el encuentro. El Hércules correspondió a sus seguidores ofreciéndoles el mejor partido de la temporada y el triunfo más amplio y espectacular de los últimos tiempos. La tarde, aunque sin sol, es tuvo calmosa y la temperatura fue agradable, muy a propósito para la práctica del fútbol. El terreno de juego, en buenas condiciones, y al final, caras largas entre los valencianistas, contrastando con la justificada alegría de los aficionados locales y los jugadores blanquiazules, que por esta victoria han percibido prima doble.

Goles: Corría el minuto 19 de la primera parte, Saccardi adelantó por el centro un balón que recogió Kustudic, éste penetró unos pasos y de tiro raso batió a Manzanedo 1-0. En el minuto 35, penetró por la derecha Aracil, dribló primero a Palmer y luego a Bonhof, centró cerrado y a media altura y Kustudic, de magnífico cabezazo, marcó el 2-0. En el minuto 55, Aracil repitió la jugada anterior con el mismo éxito. Después de driblar a dos contrarios centró pasado y Kustudic remató de cabeza imparablemente a las mallas. 3-0.

El partido jugado esta tarde en el Rico Pérez respondió a la expectación que había despertado, ya que herculanos y valencianistas rivalizaron en el afán de lucha, en el deseo de triunfo al emplearse a fondo a lo largo de los 90 minutos, no dando una pelota por perdida, jugando al primer toque y disputando los balones con unafuerza y una decisión encomiables.

La primera providencia adoptada por el entrenador herculano fue someter a estrecho marcaje a las grandes figuras visitantes. José Antonio se convirtió en la sombra de Felman. Baena anuló totálmente a Kempes, que sólo se dejó ver al fallar la ejecución de un penalty, Aracil persiguió implacablernente a Solsona, desbaratando todo el juego creativo del catalán, y Portu se encargó de Saura para que no realizara las peligrosas internadas ya clásicas en él, manteniéndole lejos del área. Con estas precauciones el Valencia quedó prácticamente maniatado y SUS acciones ofensivas no pasaron de meras escaramuzas, mtentras el juego penetrante del Hércules, llevado unas veces por los extremos y otras por el centro, dejaba sentir sus efectos en el dispositivo de defensa valencianista y se reflejaba en el marcador.

Con el primer gol se vino abajo el dispositivo de defensa forastero porque ya no tenía sentido mantenerlo. Al abrir el Valencia sus líneas permitió que el Hércules jugara más a sus anchas, con menos agobios, dentro de zonas más amplias donde centrocampistas y delanteros maniobraron siempre con mayor seguridad y mayor dominio. Los secantes hercuianos se permitían el lujo de doblar sus acciones pasando a la ofensiva y desarbolando de este modo a los defensas blancos, que una y otra vez se vieron desbordados por la rapidez penetrante de los atacantes locales. El juego por alto que quiso imponer el Valencia, sobre todo Bonhof, buscando la cabeza de Kempes, permitió a Baena y Giuliano jugar a placer en su área, ganando la acción una y otra vez a los delanteros vistantes. Por contra, Kustudic sí supo aprovechar los balones altos que le sirvieron sus compañeros, y además de conseguir dde goles en sendos remates de cabeza, pudo siempre con la defensa contraria, a la que superó en los balones que cayeron en el área.

Del Valencia se esperaba mucha más de lo que dio de sí esta tarde. Se temía a sus grandes invidualidades, pero éstas apenas se dejaron ver, anuladas por sus pares. De ello se resintió el conjunto, que anduvo casi toda la tarde a merced de los locales, sin dar sensación, de peligro hasta que en los minutos finales, con 3-0 a su favor, el Hércules se dedicó a defender su amplia ventaja, replegó sus efectivos y permitió que los valencianistas dominaran territorialmente y demostraran su inoperancia absoluta de cara a puerta, Kempes y Bonhof fueron los que más reiteraron los remates, y tanto uno como otro apuntaron siempre mal, saliendo los balones lejos del marco.