Ficha de partido: 01.01.1978: Valencia CF 0 - 1 Real Sociedad

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 1
Real Sociedad
Real Sociedad

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Diego Álvarez
14'
Esnaola
22'
Olaizola
35'
MuruzábalIriarte
40'
Zamora
44'
Descanso
45'
Pep ClaramuntEloy Angulo
55'
Óscar Rubén ValdezJuan Carlos Álvarez
55'
Darío Felman
59'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Sociedad

Records vs Real Sociedad

Máximo goleador: Mundo Suárez (21 goles)
Goleador rival: Satrústegui (10 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (15.09.1940)
Mayor derrota: 0 - 7 (06.05.1928)
Más repetido: 0-1 (18 veces)

Crónica

Primer partido del año en el Luis Casanova, con una asistencia de unos 40.000 aficionados. Se jugó con luz artificial desde el mínuto 18 y se lanzaron 11 córners contra la Real Sociedad y tres contra el Valencia. El único tanto del partido se produjo a los 14 minutos de juego como consecuencia da una espléndida internada de López Ufarte por la banda izquierda de su equipo, con centro que no alcanzó a rematar Satrústegui, pero sí Diego que mandó el balón a las mallas de un tiro a ras del suelo.

Cuando menos se piensa salta la liebre. Y la Real Sociedad, ese equipo modesto y discreto de esta temporada que pocos milagros venía haciendo, ha sido el causante da la primera derrota del Valencia en casa, de este Valencia ocupado con la imbatibilidad que venía arrastrando en su campo, lo que, según Marcel Domingo, le iba catapultar hacia metas más altas y que en esta serie de encuentros que a principios del año se le avecinaban, podría suponerle la escalada hacia posiciones de privilegio. La Real Sociedad ha ganado y lo ha hecho bien, vaya esto por delante, porque esta Real Sociedad se ha mostrado en el estadio Luis Casanova como un gran especialista del juego de contrataque, con el cual ha batido a un Valencia aguerrido y luchador que no se entregó nunca, que hizo un emocionante segundo tiempo buscando su revancha, sin conseguirla, y estuvo a punto incluso de marcar algún otro tanto.

En el primer tiempo se marcó el gol que había de resultar decisivo y consiguió mantenerlo a tranca y barrancas en una segunda parte de gran dominio velencianista, pero en la cual los mayores peligros quizá los pasó el marco de Manzanedo en los contrataques prodigiosamente elaborados por López Ufarte que, salvó en dos o tres ocasiones el guardameta valencianista. Quizá el secreto del resultado haya estado en el eficaz fútbol que ha desplegado ese diablillo que es el joven López Ufarte, auténtico director de la orquesta donostiarra mientras Kempes, el gran pilar valencianista, eficazmente marcado por Zamora, ha reducido su potencial de juego de forma considerable, y todo ello junto ha supuesto este resultado que imaginamos causará sensación en toda la España futbolísitca.

En en el primer tiempo, después del gol marcado por la Real Sociedad, que jugaba al contrataque siempre de forma inesperada y peligrosa, el Valencia tuvo una reacción vigorosísima que no le sirvió para nada; todo lo más, para inquietar en unas cuantas ocasiones el marco de Arconada, muy seguro siempre bajo los palos. Hubo tarjetas blancas para Esnaola, a los 22 minutos, por entrada violenta, a Olaizola, a los 35, por la misma razón; a Felman, a los 59, por juego violento, y a Zamora, a los 44, por desplazar el balón.

El Valencia, que ya en los últimos minutos de la primera mitad había estado lanzado sobre el marco contrario, en la segunda se lanzó a una afanosa ofensiva que se mantendría a lo largo de los 45 minutos, con sólo las intermitencias que supusieron los contrataques realistas nacidos siempre en López Ufarte y que en tres ocasiones crearon momentos de gran peligro para el marco de Manzanedo fueron éstos: a loe, nueve minutos, en una jugada entre Diego y López Ufarte, con centro que Satrústegui, desde cerca, remató y detuvo Manzanedo, a los 10, otra intervención del meta valencianista, desviando a córner el balón, y a los 24, un golpe franco sacado por López Ufarte que originó una gran parada de Manzanedo. Pero el Valencia, que llenó de emoción el campo con su fútbol aguerrido e impetuoso, aunque estéril en su producción goleadora, mantuvo hasta el final su dominio sacando en los últimos instantes dos córners que dieron la impresión de que podrían producir el resultado que esperaba, lo que al final no llegó.