Ficha de partido: 07.05.1978: FC Barcelona 1 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

FC Barcelona
FC Barcelona
1 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
De la Cruz
28'
Enrique Saura
28'
Sánchez FelipAsensi
29'
Bio
35'
Descanso
45'
José CerveróEufemio Cabral
52'
Lobo DiarteDarío Felman
58'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Camp Nou
Aforo: 99.354 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 24/09/1957

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (33 veces)

Crónica

Final de Liga y prácticamente final de temporada con la visita del Valencia al Camp Nou. En el encuentro puede decirse que se dirimía (si es qúe se empeñan) el segundo puesto en la clasificación liguera, pero es lo cierto que ambos equipos y a través de expedientes distintos ya tenían garantizada, antes de empezar el match, su próxima temporada europea. En otros tiempos, un Barcelona-Valencia acompañado de similares circunstancias hubiese sido, ni más ni menos, un amistoso de categoría. Una confrontación libre de preocupaciones contables y en la que podía atenderse preferentemente a un tipo de fútbol de exhibición. Y además hubiese tenido como marca el clima de cordialidad y simpatía que siempre había reinado entre los dos clubs desde una remota prehistoria futbolística.

Pero no fne así, sino que asistimos a un encuentro pródigo en anomalías de toda clase, encrespado ya desde el saque inicial, durísimo y en algunos aspectos (por ejemplo, el ataque valencianista) irrisorio. El señor Sánchez Arminio, con su triste actuación, aportó no muchos graos sino kilos de arena en facilitar que la contienda cristalizara en un fútbol bronco, feo, desagradable y (no hace falta decirlo) de calidad medianeja.

Los Barcelona—Valencia apacibles y con un cierto trasfondo fraternal, pasaron a la historia. Imagino que la cosa tiene su origen en el partido que los azulgrana jugaron en el Luis Casanova al término de la primera vuelta de la Liga y que ya señaló, aparatosamente, que había llegado el momento de hacer cruz y raya a lo que tenia todas las apariencias de haber sido una tradición con sólidas raíces. Al amparo de circunstancias innegablemente extrafutbolísticas, el Barça y sus seguidores fueron muy mal recibidos en Valencia y ahora, evidenciando esa terrible memoria de los aficionados para según qué cosas, el público del Camp Nou quiso que constase muy claro que tenía anotadas en su agenda las quejas de lo que tuvo todas las apariencias de una ruptura de hostilidades.

Hubo pitos a los valencianos a saltar al césped. La vieja amistad quedó archivada y a partir de ahora, por lo visto, los choques entre ambos equipos serán una guerra sin cuartel, sobre todo si como en esta ocasión, el árbitro lo tolera. Las violencias se sucedieron in crescendo a partir de la puesta en juego del balón. Ya en los diez primeros minutos, el señor Sánchez Arminio tuvo ocasiones antológicas de mostrarles tarjeta amarilla a Zuviría, a Carrete y a Cabral.

En el segundo tiempo se acentuó el mando barcelonista, pero faltó una y otra vez el acierto para materializarlo en el marcador. A los ocho minutos y cuando Cabral estaba haciendo brillantes oposiciones a la expulsión, el banquillo valencianista se anticipó al colegiado y lo sustituyó por Cerveró. A los 12 m., Kempes, que en esta ocasión apenas evidenció otra cosa que tener muy mal estilo (y lo de estilo, se entiende, es un eufemismo) consiguió mandar a Neeskens fuera del terreno por seis minutos más, ante la pasividad del árbitro. Al propio tiempo Esteban fue objeto de especialísimas atenciones por parte de Palmer y los cuidadores tuvieron que atenderle Sánchez perdió un gol claro a los 11 minutos; Migueli a los 20 tras una impecable pared con Bío; Esteban tampoco acertó a los 29, tras una espléndida jugada individual.

Goles: Partido de un solo gol, pero ciertamente de gran espectacularidad y belleza. Balón controlado por Cruyff en el centro del campo, escorándose primero hacia la izquierda para, en varios cambios de ritmo, desplazarse diagonalmente hacia la derecha y desde allí centrar templado y medido a la cabeza de Bío que manda el bajón a las mallas. Minuto 35.