Ficha de partido: 24.04.1977: Hércules CF 2 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Hércules CF
Hércules CF
2 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Fernando Tirapu
9'
Mario Kempes
22'
Commisso
31'
Manuel Botubot
32'
Commisso
40'
Descanso
45'
JuanCarcelén
45'
AracilSaccardi
48'
Juan Carlos Álvarez
59'
Barrios
75'
Óscar Rubén Valdez
80'
'Teca' AcostaJuan Carlos Álvarez
86'
Eloy AnguloEnrique Saura
86'
Aracil
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: José Rico Pérez
Aforo: 29.500 espectadores
Ubicación: Alicante / España 
Inauguración: 03/08/1974

Rival: Hércules CF

Records vs Hércules CF

Máximo goleador: Amadeo Ibáñez (9 goles)
Goleador rival: Kustodic (5 goles)
Mayor victoria: 8 - 2 (14.11.1954)
Mayor derrota: 0 - 4 (18.03.1956)
Más repetido: 1-2 (9 veces)

Crónica

Los prolegómenos del partido Hércules-Valencia no pudieron ser más brillantes y esplendorosos. Un sol radiante y una temperatura veraniega animaron al público a acudir al Rico Pérez que presentó el aspecto de las grandes ocasiones futbolísticas. Se llegó a sentir la ausencia masiva de seguidores del Valencia, prueba evidente del ambiente en la ciudad del Turia no esta para grandes alegrías. Pero los aficionados alicantinos pusieron marco adecuado al encuentro porque era consciente de lo mucho que el equipo local se jugaba en este choque. El terreno de juego en inmejorables condiciones, el más idóneo para realizar juego de calidad.

Goles: En el minuto 22 de juego inauguró el marcador Kempes al rematar de cabeza un rachace de la defensa local. En el minuto 31 fue derribado Saccardi por Tirapu dentro del área. El árbitro castigó la falta por penalty y Comisso estableció el empate. En el minuto 45 del segundo periodo un centro bombeado de Rivera pilla adelantado a Pereira. Nadie acude al balón. El bote supera al portero valenciano y el esférico se cuela en las mallas.

Si en otras ocasiones el Hércules se ha quejado de su mala suerte, hoy debe dar rendidas gracias a la fortuna, ya que ésta le brindo un gol que a parte de significar el triunfo sobre el Valencia puede suponer la salvación del equipo alicantino. El partido no respondió en calidad y brillantez a lo que de él se esperaba, pero cubrió con creces otros aspectos que le hicieron muy interesantes. Hubo lucha abierta entre los dos bandos, el Valencia se mostró excesivamente conservador habida cuenta la capacidad ofensiva de sus delanteros y, el Hércules, con más ilusión y garra que acierto, tal vez porque en el ánimo de sus jugadores pesaba demasiado la responsabilidad del encuentro y su resultado.

Lo cierto es que el partido se salvó por el tesón que el Valencia puso en la defensa sobre todo cuando tuvo el marcador a su favor y por el deseo de victoria de los herculanos reflejado en el dominio territorial ejercido sobre todo en los comienzos de la contienda en el primer cuarto de hora de la segunda parte, amén de la fase final del choque. A la hora de equiparar merecimientos creemos que aportó más el equipo local y por eso estimamos que es justa la victoria.

Ya hemos dicho que los valencianistas cifraron sus ambiciones en dos puntos esenciales: mantener igualado el marcador y procurar que el Hércules no inquietara demasiado a Pereira. Por eso a los blanquiazules les resulto muy difícil penetrar en el dispositivo de defensa contrario y tuvieron que bombear balones con la esperanza de que Barrios o Baena acertaran en algún remate de cabeza. Pero ya hemos dicho que hoy la suerte estuvo de parte del Hércules a pesar de haber estrellado Lubecke un balón en el poste cuando Pereira estaba batido y a pesar de que el gol valencianista la diosa fortuna le volvió la espalda. El tanto del empate llegó como consecuencia de un penalty riguroso y el del triunfo en una concesión colosal de la suerte.

En el planteamiento táctico del partido, el entrenador Mestre hizo que se vigilara estrechamente a Barrios y Baena, dos hombres que juegan muy bien por alto, colocándoles a su lado a Botubot y a Castellanos que no les dejaron vivir; y como Carcelén no anda muy fino todavía de condiciones físicas y Lubeck se desfondó tras su gran derroche de energías, el centro del campo estuvo bastante desguarnecido por los herculanos hasta que Juan hizo su aparición y Aracil aporta fuerza para el ataque final del Hércules que se vio coronado por el éxito. Un éxito que tras los resultados de hoy puede significar muy bien la permanencia del Hércules en la Primera División.