Ficha de partido: 01.09.1973: Valencia CF 2 - 1 Real Oviedo

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 1
Real Oviedo
Real Oviedo

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Galán
10'
Salif Keita
34'
Djoric
40'
Descanso
45'
VillafañeMarianín
45'
Salif Keita
67'
LolínChuso
69'
José Vicente FormentKurt Jara
85'
Víctor SolerMiguel Ángel Adorno
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Oviedo

Records vs Real Oviedo

Máximo goleador: Waldo Machado (14 goles)
Goleador rival: Lángara (12 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (25.10.1942)
Mayor derrota: 0 - 7 (22.02.1934)
Más repetido: 1-1 (10 veces)

Crónica

Ha habido un poco de suspense en este primer partido de Liga en el Estadio Luis Casanova, ya que fue el Oviedo el primero en marcar. Esto cuando el partido no acababa de definirse, cuando el Valencia estaba aún acusado cierto nerviosismo inicial, ha supuesto una pequeña complicación. Pero después la genialidad de Keita que en dos grandes jugadas enderezó el partido, logrando él los dos goles marcados por el Valencia. Así pues, ha sido en definitiva un buen comienzo el que ha tenido el equipo merengue que, aun sin haber alcanzado su óptima línea de juego, ha hecho hoy cosas más que estimables y concretamente su jugador, su perla negra Keita, ha llegado a entusiasmar al público con algunas de sus intervenciones.

Como decimos el partido se torció un poco cuando, a los diez minutos, en uno de los contadísimos contraataques ovetenses, Galán logró marcar. La jugada la inició Javier por la derecha con un centro que atajó Abelardo pero poniendo la pelota materialmente en los pies de Galán quien, sin dificultad, la llevó a la red. El gol hizo el efecto de una ducha fría para los merengues pero la gran reacción que tuvieron les dio el completo dominio territorial del campo y también el dominio técnico. El equipo movilizado por Claramunt y Adorno jugó mucho, dominó de forma absoluta a su adversario localizando el luego casi de manera continuada en las cercanias del área de penalty ovetense.

Hubo una serie de remates de Adorno y de Keita a los que faltó un poco de puntería. A los veintidós minutos un fuerte golpe franco lanzado por Aníbal salía desviado y a los veintisiete hubo un gran remate de Keita en la boca del gol que el joven guardameta ovetense César, que lo estaba parando todo, desvió. Llegamos, por fin, a los treinta y cinco minutos, que fue cuando se produjo el gol del empate y con el un respiro para los emocionados espectadores. La jugada se inició en un saque de puerta flojo realizado por el Oviedo con rebote que alcanzó en el aire Keita en un remate malabarista que clavó la pelota
en la red por un ángulo. Fue un gol de bella factura por lo difícil y complicado y se ganó Keita una más de las muchas ovaciones que se le dedicaron. El Valencia seguía mandando y Jara, el extremo zquierda austríaco que debutaba y que estuvo solo reguar ya que entró poco en juego, pues se le tuvo bastante olvidado, lanzó también un fortisino remate que salió ligeramente desviado. En realidad a gran figura, del partido fue Keita.

En la segunda parte, al minuto de juego Keita lanzó un golpe franco, originando un nuevo peligro para el marco de César, que fue el gran trabajador de la noche, teniendo que actuar constantemente, dado la intensidad y número de los remates que se prodigaron sobre su puerta. A los catorce minutos Keita protagonizó otra sensaqional jugada, arrancando desde atrás y proporcionándole un centro matemático a Valdez, situado frente al marco que éste remató, pero el guardameta asturiano consiguió incomprensiblemente despejar la pelota, fallando Adorno el nuevo remate.

La intensa presión valencianista hizo crisis a los veinte minutos en otra gran jugada de Keita, si bien la inició Jara, con entrega a Claramunt y éste sobre Keita, quien colocó la pelota desde muy cerca en la puerta. El negro valencianista logró colocar la pelota muy bien, sin precipitación y con inteligencia. Hubo disparo de tracas en los graderíos mestalleros en honor de este gol que suponía la primera victoria, porque en realidad los veinticinco minutos restantes del partido no hicieron más que ratificar la superioridad valencianista sobre un Oviedo peleador y entusiasta, pero escaso ya de fuerza y en el que la lesión sufrida por Marianín había mermado notablemente su capacidad de ataque.

Total, que en ese primer encuentro hemos visto un partido con cosas más que estimables y muy espectaculares a cargo de Keita; emoción también como procede de un partido de Liga que se precie y hasta sus notas de dureza, estos, desde luego, reprochable y lamentable, pues el Oviedo tuvo dos jugadores lastimados en Marianin y Galán que tuvieron que retirarse. Aníbal, que fue el causante de la lesión del primero, tal vez mereció una amonestación del árbitro, que éste no le dedicó. En cambio enseñó tarjeta blanca al yugoslavo Djoric a los treinta minutos sin duda por decirle alguna cosa. Se ve que el yugoslavo ha aprendido pronto el castellano. Arbitraje discreto del balear Balaguer.