Ficha de partido: 13.12.1964: Valencia CF 2 - 4 FC Barcelona

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 4
FC Barcelona
FC Barcelona

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Waldo Machado
25'
Fuste
31'
Descanso
45'
Re
50'
Seminario
72'
Héctor Núñez
80'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (33 veces)

Crónica

No se pueden invertir los refranes, pues si ello fuera posible cualquier espectador, en los treinta primeros minutos del encuentro del domingo entre el Barcelona y el Valencia, hubiese podido decir muy cuerudamente que no podía acabar mal para el Valencia lo que tan bien había comenzado. Y con ello no queremos decir, visto luego el resultado, que éste tenga nada de ilógico. El Barcelona ganó muy merecidamente el partido, por una diferencia que acusa el dominio táctico, ante el asombro de muchos y sin la protesta de nadie.

Vamos a ver lo que sucedió para que los «merengues» fueran tan blandos frente a los azulgraaa. En primer término hay que decir que el Barcelona, cuando viene a Mestalla, desde hace tres temporadas, se encuentra como en su propia casa, puesto que manda, dispone y se lleva los puntos. Y esto no ha podido ser variado ni esta vez, pese a la euforia del Valencia, como consecuencia del éxito alcanzado en sus últimos encuentros.

Con una tarde magnífica, el partido comenzó a las diecinueve horas. El Valencia inició su juego alegre y movido, con el ataque, que, dicho sea en honor a la verdad, llevó bien, aunque con poco resultado, pues si el primer tanto conseguido se venía mascando, como suele decirse, éste no se produjo en proceso de juego, sino en virtud de un golpe franco indirecto lanzado por Waldo. Claro que ello significaba la actitud operativa del Barcelona, que con estudiada serenidad había cerrado la defensa de su puerta con firmeza, y al propio tiempo con extraordinaria flexibilidad inquietante para el enemigo. El Valencia, pues, dominaba plenamente el terreno, pero tal vez no la operación interior y decisiva. Esto fue lo que en los treinta primeros minutos de juego pudo hacer creer al espectador que el dominio local iba a imponerse en el marcador, sobre todo cuando se produjo, en el minuto veinticinco, el gol que inauguró el marcador y que, como hemos dicho, realizó el moreno Waldo.

Poco, tiempo había de transcurrir (sólo cuatro minutos) para que las cosas tomaran un nuevo rumbo. El Valencia seguía dominando y el Barcelona defendiendo su área con eficacia contundente, pero sin olvidar la puerta contraria, a la que de vez en cuando hacía una escapada para probar las fuerzas propias y las'debilidades ajenas, que se pusieron pronto de relieve. La defensa del Valencia era floja y su media inoperante o demasiado confiada al lanzarse al ataque con la delantera.

Así llegó el empate, por gracia de un tiro formidable de Goyvaerts, que situado en el extremo izquierdo recogió un tiro de Re, La jugada fue excelente y la pelota entró cruzada, aunque la desviara un tanto el valencianista Arnal. Y aquí, señores, se acabó el Valencia. Cierto que antes pudo marcar, con mejor suerte, y como resultado del incesante acoso, pues fueron diecisiete los saques de esquina que al final del encuentro sumó contra la puerta barcelonista.

Con el empate llegó el desempate, pero a favor de los visitantes. Sólo mediaron ocho minutos. Fue una jugada que lanzó Goyvaerts a Vidal. Llegó la pelota a Seminario, que se desmarcó, internándose, y cedió a Fuste, que entró lanzado, y tras un regate limpio, cruzó el balón que penetró en las mallas valencianistas.

Con este tanteo 1-2 se llega al final de la primera parte y se espera que en la segunda el Valencia repare los errores. Pero el equipo local se había desquiciado, al ver que en el esfuerzo primero no había sido afortunado, y que el Barcelona, por el contrario, cada vez más firme y seguro en el desarrollo de su plan, los iba arrollando y sobre todo poniendo nerviosos.

Tampoco en la segunda parte se desmelenó el equipo azulgrana, y aunque al comienzo el Valencia tiró un saque de esquina contra Sadurní, sólo dos minutos después el Barcelona resolvió a su favor el juego, consiguiendo, por medio de Re, el tercer tanto (el número 13 de su cuenta particular) para su equipo, rematando un centro de Fuste. La seguridad y la serenidad de Sadurní, decidido y eficacísimo, y la magnífica conjunción de zagueros y medios, desbarató todos los planes de ataque del Valencia.

El juego se endureció en este segundo tiempo, pero siguió el dominio del Barcelona, aunque sin pretender nunca embotellar a su contrincante, realizando un juego de pases, y de incursiones peligrosas, como venía haciendo, sin descuidar jamás su magnífica defensa. Y así llegó el cuarto tanto, conseguido por el Barcelona a los trece minutos, gracias a una comprometida entrega de balón que hizo Paquito a Zamora, éste desvió con dificultad al palo, y entonces, muy oportunamente, remató Seminario.

Aquí acaba la historia del partido: ya no queda emoción posible, ni esperanza para los locales. Sin embargo, a los 23 minutos de esta parte, una falta de Guillot, sancionada por el arbitro con un penal, había de terminar con otro gol para el Valencia. Lo consiguió Núñez de un magnífico tiro, cerrando asi el marcador con 2 a 4, a favor del Barcelona. Intentó desesperadamente el Valencia enderezar el encuentro, pero sus intentos contra la portería de Sadurní, que tuvo que emplearse a fondo, fracasaron. El arbitro, señor Plaza, se condujo con imparcialidad.