Ficha de partido: 26.01.1964: Levante UD 1 - 0 Valencia CF

Estadio



Nombre: Vallejo
Aforo: 18.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 29/11/1925 (Demolido en 1968)

Rival: Levante UD

Records vs Levante UD

Máximo goleador: Arturo Montes (25 goles)
Goleador rival: - (14 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (22.05.1921)
Mayor derrota: 1 - 6 (24.07.1932)
Más repetido: 2-1 (15 veces)

Crónica

El Levante ha roto todos los pronósticos favorables para el Valencia, venciendo hoy, por un gol a cero, en este partido de la máxima rivalidad valencianista. El primero que se disputa en Vallejo, siendo los dos adversarios titulares de la Primera División. Ha vencido el Levante, porque supo marcar un gol apenas iniciado el partido y supo imponerse al Valencia, a lo largo del primer tiempo, y, en la segunda parte, cuando agotado por el esfuerzo, fue dominado, muy ostensiblemente por el Valencia, su cobertura fue capaz de mantener el cero en su puerta, a fuerza de tesón y de acierto.

El caso es que el Levante fue capaz de marcar un gol y, además, impedir que el Valencia marcara en su puerta ninguno, y esto constiuye mérito suficiente, que abona su victoria. Así, pues, se mantienen los dos en la posición que estaban y, por tanto, habrán de buscar adversarios, para enjugar los negativos que lastran sus respectivas clasificaciones.

El único gol del partido lo marcó, en el minuto 11, Domínguez, como consecuencia de un avance por el centro iniciado por Vidal, continuado por Wanderley, al que puso broche final el jugador de Tarragona. DEsbordaron entre los tres a la zaga valenciana y, además, Zamora falló en el blocaje de la pelota, en el instante supremo. Pero es que ya marcado el gol, la defensa del Levante, que ha tenido una actuacion magnífica, marcando de hombre a hombre a los delanteros del Valencia, consiguió anularles totalmente, en el primer tiempo. También, que Urtiaga falló dos ocasiones muy claras por rematar mal.

Luego, en la segunda parte, el Levante decayó mucho, porque Vall, que había resultado lesionado en la primera parte, actuó ahora como figura decorativa, sin hacer ninguna jugada de utilidad. Wanderley resultó también tocado, y por esta circunstancia y el esfuerzo desarrollado en el primer tiempo, el Levante hubo de mantenerse a la defensiva, neutralizando todos los intentos del Valencia, que en este segundo período actuó mejor y con más entusiasmo.

Ahora bien, Rodri tuvo una actuación estupenda: neutralizó una serie de intentos del Valencia, y su zaga se opuso de forma valiente y con una colocación magnífica a todos los intentos valencianistas, anulando, sobre todo, Pedreño a Waldo, que apenas constituyó peligro a lo largo de toda la tarde.

Así, pues, el resultado final de 1-0 traduce bastante justamente los méritos de los dos equipos, porque si bien el Valencia dominó en el segundo periodo, de forma más intensa que el Levante, en el primero, en cambio, sus delanteros fueron incapaces de superar las dificultades que les creaba la cobertura del Levante, cosa que no le ocurrió a la defensa del Valencia y, sobre todo, a Zamora, que fueron desbordados con suma facilidad en la ocasión del gol.

El Levante ha jugado muy bien en el primer tiempo y ha bajado un poco de tono en el segundo: no obstante, su portero, como la zaga y los medios, han tenido una actuación estupenda toda la tarde, entrando muy bien a la pelota y despejando con mucha seguridad. Vidal fue el cerebro, conjuntamente con Domínguez, del juego del Levante. En la delantera azulgrana, Domínguez comenzó muy bien, luego bajó un poco por cansancio. Lo mismo le ocurrió a Wanderley, que, además, resultó tocado en la segunda parte. Serafín ha jugado con bastante acierto, y Pepín, por su parte, ha sido el elemento más activo y de juego más eficaz dentro de su sobriedad, en todo el ataque levantino.

Por lo que se refiere al Valencia la delantera ha sido la línea que falló totalmente, comenzando por Waldo, que apenas creó una situación de peligro, Sánchez Lage, con el número once en la espalda, actuó más bien de apoyo en el centro del campo, juntamente con Ribelles y Paquito, pero ninguno de los tres pasó de regular. Mejor estuvieron los de atrás, sobre todo Zamora, que después del gol encajado, tuvo varias intervenciones muy buenas. Dirigió el partido, con algunos errores sin importancia, el colegiado González Echevarría.