Ficha de partido: 13.05.1956: Valencia CF 1 - 1 Real Jaén

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
Real Jaén
Real Jaén

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Antoniet
32'
Descanso
45'
Enrique Buqué
63'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Jaén

Records vs Real Jaén

Máximo goleador: Enrique Buqué (3 goles)
Goleador rival: Antoniet (2 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.01.1958)
Mayor derrota: 1 - 3 (07.03.1954)
Más repetido: 0-1 (2 veces)

Crónica

La fecha de hoy marcará, sin duda, un hito importante en el historial del Valencia, porque nunca como esta vez se ha producido una decepción de tal calibre en el ánimo de sus seguidores, a la que irá unida la sorpresa de toda la crítica y aficionados españoles.

Porque el Valencia, equipo copero por excelencia, equipo que tantas veces supo enmendar en la Copa las veleidades tenidas en la Liga, hasta llegar a conquistarla tres veces y ser protagonista de la final muchas más, nunca fue eliminado en el primer envite como le ha ocurrido en ésta, y más empujado por un adversario de inferior categoría como el Jaén. militante hasta hace poco en Segunda División, cuyo ascenso a Primera está fresco todavía. Y esto es lo que aumenta el volumen de la sorpresa, que posiblemente lo habrá sido menos para los valencianos, por el hecho de ser testigos de la debacle ocurrida esta tarde al equipo.

Y se barruntaba el peligro por lo ocurrido en Jaén, donde no fue lo peor el haber perdido por la mínima diferencia, sino en la forma tan poco airosa como se actuó con unos jugadores, a los que en general parecía importarles poco el resultado de la eliminatoria. Sobre todo, una delantera tan ineficaz que no hizo el menor mérito para batir una sóla vez la puerta jienense.

Y esta tarde ha ocurrido algo parecido, al menos durante la primera parte del encuentro, que ha sido desdichadísima por parte del Valencia, a quien se le aumentaban las dificultades con el gol alcanzado por el Jaén y que en el segundo tiempo no pudo tan sólo ni igualar la desventaja para dar pie a un salvador partido de desempate, tal y como ocurrió el pasado año frente a Las Palmas. Ya sabemos que las discusiones de los seguidores del Valencia se centrarán estos días en la alineación presentada por Iturraspe para este partido. Alineación que, según algunos, fue la causante de la eliminación. Nosotros diferimos un poco de la misma aun cuando coincidamos también que la delantera formada para actuar ante un conjunto batallador y rápido como el Jaén no era la más adecuada. A excepción de Mañó, los otros cuatro pudieron quedarse en la casa, sustituidos con ventaja por Pla, Vila, Chirri y Seguí, más adecuados por su mayor velocidad, por su superioridad en el tiro, cual ocurre con Pla el mejor desmarque, el nervio batallador de Chirri y la experiencia del veterano Seguí, capaz de resolver el partido en una sola jugada. Pero no, nosotros discrepamos en señalar la alineación presentada ante el Jaén como la causante única y clara de la eliminación, y dudamos que otros hombres hubieran obtenido mejor resultado ante un adversario, cual el que esta tarde ha tenido el Valencia.

Los juicios perorativos para el Jaén, expresados después del primer partido de octavos de final, tuvieron la virtud de espolear el ánimo de sus componentes, que esta tarde han contado de forma decisiva en la resolución del choque entre valencianos y andaluces. Y lo bien cierto es que si el Jaén ha conseguido, con el empate a uno, la eliminación del Valencia, ha sido por haberse hecho acreedor a este honor, en gracia a lo bien que han llevado el partido siempre, a la forma entusiasta y altamente combativa con que se emplearon, buscando siempre la pelota, apoyando la jugada de cualquier compañero que iniciara un avance. Por eso, la impresión del público quedó reflejada en los aplausos con los que fueron despedidos los jienenses, pese al dolor natural que la eliminación producía, en noble prueba de deportividad muy digna de ser señalada.

El Jaén supo jugarle al Valencia de igual a igual durante el primer tiempo del partido, acrecentando con un nuevo gol la ventaja ya adquirida en su terreno y estando de su lado los mejores avances, la más férrea y segura defensiva.

En la segunda parte, cuando todo el Valencia se lanzó al ataque de su puerta, supo echar el cerrojo en la misma sin que por ello dejara de mantener el peligro en el adversario. Supo realizar un partido muy completo, magníficamente bien dirigido desde la banda, un partido que jugaron con una moral elevadísima, puesta a prueba en la primera parte por Bermúdez y en la segunda con la de Tacoronte, que le privó de su concurso cerca de un cuarto de hora, precisamente cuando el marcador señalaba empate a uno y el equipo pasaba los momentos de mayor agobio, pero el Jaén, como decíamos, ha jugado un magnífico partido y se ha hecho acreedor a este empate que le clasifica a los cuartos de final.

Digamos, por parte del Valencia, que únicamente merecen exceptuarle el juego de la zaga, sólo durante algunos minutos del primer tiempo, puesto que en la segunda apenas ha tenido labor a realizar. En la media, Sendra ha cumplido, siendo el elemento más destacado de su equipo, mientras que Puchades, muy flojo en el primer tiempo, se defendió tan solo en el segundo. En cambio, el ataque ha sido una verdadera calamidad de punta a punta, a lo que se debe la eliminación del Valencia en la Copa del Generalísimo de 1956.

El Jaén, en cambio, ha tenido, como decíamos, una actuación muy completa, y es difícil señalar cuál de todos sus elementos ha sido el más destacado. Sin embargo, consignemos que la zaga se ha batido muy bien, lo mismo que el portero, que en la segunda parte ha hecho dos o tres paradas que han sido decisivas. La defensa no dejó mover a Badenes en todo el partido, frenando mucho a los interiores. Los medios ayudaron estupendamente al ataque y éste, mostró una gran movilidad, sobre todo por parte del delantero centro Tacoronte y del interior derecha Antoniet, un valenciano de Alicante, que esta tarde se ha revelado como un gran interior. El partido ha sido bien dirigido por el árbitro Guipuzcoano, señor Rivero, a quien nadie puede culpar lo más mínimo de la eliminación del Valencia.

En los primeros momentos, y al ver la ineficacia de la delantera jiennense, se adelanta Sócrates, lateral izquierda del Valencia, intentando el remate. Este juego, que resulta un poco peligroso, le da malos frutos. Y a los 28 minutos se produce una escapada del Jaén que termina en gol, que es anulado por el árbitro, porque el centro de Serrano dió en un brazo de Antoniet, que al caer la pelota al suelo chutó rápido, batiendo a Timor, pero el árbitro lo anuló al apreciar que habían habido manos. Seguidamente el Valencia, en una rápida reacción consigue también marcar, por obra de Badenes, pero el árbitro anuló el gol porque en realidad había pillado antes una falta cometida a Padrón, pero a los 32 minutos se produce el gol válido del Jaén en un avance rápido por la derecha que pilla a Sócrates adelantado. Puchades no puede frenarle y Antoniet recibe la pelota frente a Timor, batiéndole con toda facilidad.

En el segundo tiempo, el Valencia se lanza a fondo, poniendo cerco a la portería jiennense, consiguiendo Buqué a los 17 minutos el gol del empate. Se intensifica el domihio del Valencia en esta parte que llega a lanzar diez saques de esquina, todos ellos sin consecuencias. A la media hora Quincoces da una patada a la cabeza de Tacoronte al sacar una pelota por alto. Este es retirado del campo sangrando y no vuelve a reaparecer hasta los últimos minutos del partido. El Valencia realiza esfuerzos desesperados por conseguir la victoria. Hay dos magnificas paradas de Cardoso y se llega al final del partido con empate a uno que supone la eliminación del Valencia.