Ficha de partido: 27.12.1955: Valencia CF 2 - 4 San Lorenzo de Almagro

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 4
S.L. Almagro
S.L. Almagro

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Daniel Mañó
2'
Sanfilippo
15'
BlassinaGalelli
25'
Jorge Vila Soler
43'
Antonio PuchadesFrancisco Sendra
45'
Basilio PadrónAlberto Plá
45'
BassóPizarro
45'
Descanso
45'
GutiérrezBenavídez
45'
Manuel BadenesJorge Vila Soler
45'
FainaResquin
57'
Coll
59'
CavalloSaba
70'
Gutiérrez
70'
Raúl MartínezColl
70'
PizarroBenegas
72'
Sanfilippo
84'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: S.L. Almagro

Records vs S.L. Almagro

Máximo goleador: Silvestre Igoa (2 goles)
Goleador rival: Sanfilippo (2 goles)
Mayor victoria: 3 - 1 (25.12.1963)
Mayor derrota: 2 - 4 (27.12.1955)
Más repetido: 1-1 (2 veces)

Crónica

Ha sido una pena que el San Lorenzo haya empleado ciertos ardides, ciertas marrullerías, ciertas tretas que indudablemente son corrientes en su pais, pero que en España, no cabe duda, deslucen los partidos y que sus exhiciones de juego quedan un poco veladas, dejando un sabor agridulce en el público. Esto ha ocurrido en esta tercera visita del San Lorenzo de Almagro al campo de Mestalla.

Existía cirto interés en admirar su juego y ver si de una vez se rompía el doble empate en que terminaron los dos primeros partidos jugados en los años 47 y 50 por el San Lorenzo de Almagro. Tal vez este interés de los dos equipos en inclinar a su favor la balanza haya sido en parte lo que haya movido a intensificar en el segundo tiempo la lucha y sobre todo por parte del San Lorenzo, que sabe muy bien lo que había de significar otra victoria sobre uno de los más destacados clubs españoles, en la iniciación de su «tournée». El caso es que habiéndose visto un partido emotivo, bastante bien jugado, sobre todo por el club argentino, al final han ocurrido algunos incidentes sin importancia, puesto que no ha habido ni expulsiones ni agresiones, pero sí ciertas tretas sobre todo en una continuada permuta de jugadores por parte del San Lorenzo, que ha desorientado al árbitro, por si no lo estaba ya bastante, y al público le ha producido un mal efecto.

Ha habido una magnífica entrada en Mestalla sin llegar al lleno. Los equipos, como de costumbre, han sido muy aplaudidos al desfilar por el campo portadores de las enseñas nacionales. Ha habido intercambio de banderines, siendo obsequiado con un monumental ramo de naranjas y limones los jugadores argentinos. En los primeros momentos el Valencia realiza un bello avance que Fuertes malogra por irséle la pelota. Y a los dos minutos y medio marca Mañó el primer gol valenciano en una internada preciosa y chutando sobre la marcha y raso de forma que fué un gol imparable. El San Lorenzo replica muy bien y al cuarto de hora, tras un saque de banda Seba entregó la pelota a Sanfilippo, quien se interna y cooca en el ángulo el balón para conseguir la igualada.

A los veinticinco se lastima el meta argentino en un brazo y es sustituído por Blassina. En un avance del Valencia, Fuertes, solo completamente, renuncia a chutar y entrega la pelota a Vila, malográndose con ello un gol cierto. Y a los cuarenta y tres, faltando dos minutos para el descanso, en un magnífico avance entre Fuertes y Seguí, el primero estrella el balon en un travesaño y al volver al campo Vila fusila el segundo gol del Valencia. Con lo que se llega al descanso.

En la segunda parte, es sustituido Vila por Badenes, Sendra por Puchades y Pla por Padrón. Los argentinos, en el primer momento, cambian a Pizarro por Bassó y a Benavidez por Gutiérrez. El Valencia se lanza a un ataque furioso, dando gran movilidad y animando a la delantera el juego de Badenes, pero poco a peco van apagándose. A los doce minutos se produce una situación confusa en la buerta argentina y cuando el balón iba a entrar, un defensa salva sobre la misma línea de puerta el gol. En este momento abandona el terreno Resquin y sale a sustituirle Fuina. A los catorce minutos empata el San Lorenzo, aprovechando un fallo de la defensa valenciana. Coll, con facilidad y chutando colocado, obtiene el gol. Después, a los veinticinco minutos, se producen dos cambios sucesivos de los jugadores del San Lorenzo. Saba se retira, saliendo en su lugar Cavallo y Coll es sustituído por Raúl Martínez.

En este momento Raúl Martínez pide autorización al árbitro para poder entrar, estando el juego interrumpido. El árbitro le hace señas de que espere y al sacarse por Quincoces un saque flojo de puerta recoge la pelota Sanfilippo, la entrega a Gutiérrez, quien fácilmente burla a Timor, consiguiendo el tercer gol. Se produce una protesta grande en el campo porque en el momento de obtenerse esto tanto había doce jugadores argentinos sobre el terreno de juego, si bien, a decir verdad, uno de ellos no intervenía para nada porque estaba a la expectativa de que el árbitro le autorizara a sustituir a un compañero. El caso es que con esta jugada los ánimos se apasionan más y las protestas se suceden y cuando dos minutos después del gol sale al campo de nuevo Pizarro para ocupar el puesto de Benegas. Con estas sustituciones el juego se desluce y los jugadores del Valencia dan muestras de gran nerviosismo, así como el árbitro. De esto se aprovechan los del San Lorenzo, que actúan con gran serenidad, y a los treinta y nueve minutos, aprovechando otro fallo garrafal de la defensa valenciana, Sanfilippo marca el cuarto y último gol del San Lorenzo. En los últimos minutos, el Valencia intenta mejorar el tanteo sin conseguirlo.

Ha sido, como decíamos, un partido interesante y emotivo, muy disputado, pero deslucido por estas incidencias que han motivado los cambios continuos y extemporáneos de jugadores por parte del San Lorenzo. Ha gustado este equipo, aun cuando no pueda compararse en técnica con el San Lorenzo del año 1947, pero son todos grandes dominadores de la pelota, se desmarcan bien y trenzan magnificamente sus avances, han destacado sobre todo los componentes de la delantera y de la misma, sobre todos, Sanfilippo, el interior izquierda, que es un formidable chutador y que tiene una velocidad muy grande, desbordando con gran facilidad a la zaga valenciana por lo bien que se desmarca. Ha gustado mucho, también, el otro, interior. Con los delanteros centros, Benavidez y Gutiérrez, han estado bien, pero sin igualar a sus compañeros. Y los extremos han completado bien la línea. Por la media, Benegas ha sido el mejor, sobre todo muy hábil y un acróbata en sus intervenciones. La zaga, fuerte y segura, destacando Martina y Bassó en el segundo tiempo. Y de los porteros, Galelli se ha visto que es un elemento joven de porvenir, que bloca bien y con seguridad la pelota. Blassina ha estado bien, pero ya no tiene tampoco la seguridad de los años anteriores que actuó en Valencia.

Por parte del Valencia ha habido de todo. Timor ha estado un poco inseguro, aumentando su nerviosismo por el hecho de que cierto sector del público no paró de meterse con él durante el primer tiempo. La zaga, muy mal en el comienzo, tan sólo Quincoces se lució en algunas jugadas, pero en la segunda parte, los tres se hundieron totalmente. Discreta la línea media. Pasiego el más jugador; Sendra ha cumplido en la primera parte y Puchades, entusiasta pero con poco juego. Por el ataque, el ala derecha Mañó-Fuertes, muy bien en el primer tiempo. Han bajado bastante en el segundo. Los dos delanteros centros, Vila y Badenes, muy flojitos, an cuando Badenes tuvo, al igual que Vila, comienzos impresionantes pero poco a poco se fueron apagando. Los interiores izquierda, Pla y Padrón, con algún destello, pero muy poca cosa, y Seguí, el extremo izquierda, jugando aislado; los mejores los golpes francos que lanzó, pero apenas se le dió juego en toda la tarde. Al árbitro señor Lloris le vino muy ancho el partido. Le faltó autoridad para imponerse en el campo y sobre todo para evitar las continUadas protestas de los jugadores visitantes. En realidad, con un árbitro con más autoridad y más energía, posiblemente se hubiera evitado las incidencias que deslucieron un partido que sin ellas hubiera sido de gran calidad como correspondía a la categoría de los adversarios.

El San Lorenzo de Almagro partirá mañana con rumbo a Madrid, donde ha de jugar el día 3, siguiendo luego la excursión a La Coruña y a Vigo.