Ficha de partido: 13.02.1955: Real Valladolid 2 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

Real Valladolid
Real Valladolid
2 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Domingo
25'
Bernardo Pasieguito
40'
Descanso
45'
Enrique Buqué
62'
Murillo
66'
Matito
74'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Viejo Zorrilla
Aforo: 10.000 espectadores
Ubicación: Valladolid / España 
Inauguración: 03/11/1940 (Demolido en 1984)

Rival: Real Valladolid

Records vs Real Valladolid

Máximo goleador: Fernando Gómez (9 goles)
Goleador rival: Morro (4 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (22.03.1964)
Mayor derrota: 0 - 4 (30.09.1956)
Más repetido: 1-1 (12 veces)

Crónica

He aquí un partido que se esperaba fuera de gran belleza y de gran técnica, porque no teniendo grandes preocupaciones uno y otro contendiente, cabía esperar que se jugase un verdadero fútbol; y así fue, en efecto, y hemos asistido a un espléndido partido con nivelación de fuerzas con fútbol de auténtica furia española, viril aunque correcto, entusiasta y rapidísimo, y además a un fútbol en el que los dos onces desmerecieron toda táctiva defensiva y rehusando de reservas de jugadores cerca de la puerta, hemos tenido un fútbol de tácticas por igual en el que han chocados las delanteras con la media y la defensa enemiga, y en el que durante los noventa minutos se ha jugado a gran tren y con gran afición de victoria por ambos lados.

Los mejores aspectos de este encuentro los vimos en la primera parte, en el que el Valladolid dominó, pero el Valencia en sus avances de pase corto y velocidad, imprimían una mayor sensación de peligro, porque además, los remates de Buqué, de Badenes y de Fuertes, así como algunos de Masroig, ponían un sello de peligrosidad en tanto que en el lado contrario Morro hacía fracasar totalmente al quinteto atacante, al fracasar rotundamente en una aciaga tarde. Por otro lado, el estado del terreno embarrado por las lluvias de días pasados, perjudicó más al Valladolid porque cayeron y resbalaron más sus jugadores que los valencianos, y así Murillo, Valdés y Cerdá, algunas veces caían al suelo en el preciso momento de recibir la pelota cerca de la puerta cuando iban a intentar el remate. Pero de todos modos, en esta primera parte, el Valladolid jugó mejor técnicamente, pero con menor acierto en el remate, aunque éste lo prodigaron bastante.

Después, en la continuación, siguió el juego con análogas características, pero ya el factor suerte influyó poderosamente, porque si en la primera parte Matito había dado con las manos a un balón que no ofrecía peligro alguno, pero que estaba dentro de la portería y que fue el primer gol del Valencia, transformado por Pasieguito a los 40 minutos, y aún cuando antes, a los 25 minutos, Domingo había inaugurado el marcador para el Valladolid, otro golpe de fortuna en la segunda parte fue el que diera el triunfo al Valencia, porque Buqué a los 17 minutos había deshecho la igualada en fuerte disparo a pase de Badenes, pero Murillo había otra vez establecido el empate al recoger un centro de Cerdá y cabecear para ser rechazado el balón por la defensa, y volver a imprimir impulso con la cabeza el mismo Murillo, batiendo a Timor a los 21 minutos.

Pues bien, cuando las fuerzas estaban igualadas, y cuando el marcador señalaba también esta igualada, y la tónica del partido indicaba justo este empate, he aquí una falta cometida cerca del área del Valladolid, la saca Pasieguito, desviando muy bien Saso a córner, y al sacarse éste, Saso no alcanza el balón, que va a dar en la cabeza de Matito y se mete en su propia red de rechace. Con este golpe de suerte el Valencia obtiene un triunfo que en méritos ha merecido por juego, pero que como no el Valladolid no ha merecido la derrota, porque también ha jugado magníficamente, cabe únicamente achacar a estos azares de la fortuna el resultado del encuentro.

Sin embargo, como hemos dicho antes, uno y otro equipo se emplearon a fondo con mucha rapidez, con mucha técnica, jugando magníficamente en el centro del campo y rematando más el Valladolid, pero con menos fortuna, porque Timor tuvo que emplearse menos veces que Saso, porque fueron los defensas o fueron los palos o fué la mala puntería de los rematadores vallisoletanos los que amenguaron mucho en su labor.

Lo mejor del Valencia ha sido la línea media en donde sobresalió Pasieguito aun cuando Puchades rayó a gran altura. En la delantera magnífico Buqué, seguido de Badenes y de Fuertes, fracasando un poco los extremos, especialmente Masroig y atrás en la defensa Quincoces espléndido, en una tarde que le fué favorable por los fallos del ariete contrario. Timor hizo buenas paradas muchas de ellas de gran brillantez. En el Valladolid muy bien Lesmes y magníficos Tini, Valdés y Losco. Matito en cambio salió a jugar enfermo y se desmoralizó con el penalty que hizo y mucho más con la desgraciada coincidencia del balón en su cabeza que proporcionó el tercer tanto a los valencianos. El aarbitraje del señor Rivero no tuvo complicaciones porque ambos equipos se comportaron con gran deportividad.