Ficha de partido: 26.02.1933: Valencia CF 0 - 1 Real Madrid

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 1
Real Madrid
Real Madrid

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Olivares
1'
Descanso
45'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

En el campo de Mestalla, el entradón fué el mayor de la temporada, demostrándose así el interés y la expectación que había por presenciar el juego del Madrid. El terreno de juego estaba sin hierba apenas y muy duro. Saca el Madrid, pasándose los delanteros admirablemente la pelota: Olivares a Hilario, éste a Regueiro, éste la devuelve a Hilario, quien cede adelantada a Olaso. El extremo corre, internándose, para centrar muy templado, y Olivares empalma un magnífico remate, que llega a la red, entre el asombro de los jugadores y el público, porque los valencianos no han logrado tocar la pelota en toda la brevísima jugada.

Luego el Madrid sigue desarrollando un juego soberbio, atacando los delanteros a fondo, apoyados en una línea de medios segurísima, en la que Valle lleva a la perfección la dirección del juego, secundado por Luis Regueiro, alma de ataque. La zaga valenciana se opone enérgicamente al ataque madridista, auxiliada por Ricart; pero cuando la pelota es despejada, los defensas Ciriaco y Quincoces, muy adelantados, devuelven siempre, produciendo nuevos conflictos ante la meta local.

En un avance del Valencia se produce un lío en el marco de Zamora, y el público protesta ruidosamente, pidiendo penalty. El Madrid domina, haciendo un juego eficaz y brillantísimo, pero entonces el juez de goal se inmiscuye en las decisiones arbitrales, señalándole al arbitro tres offsides absurdos, que Arribas concede más absurdamente todavía. Luego, en un encontronazo entre Melenchón y Eugenio, éste queda lesionado, y sigue jugando todo el partido, cojeando y sin dar su rendimiento normal.

En otro encontronazo, Picolín sufre un golpe en la cabeza, saliendo del campo, para volver con la cabeza vendada. Con dominio acentuado del Madrid, que lanza dos corners, se llega al descanso con uno-cero a favor de los madridistas, siendo despedido el arbitro con fuertes protestas, por supuesta parcialidad hacia los merengues.

Los quince primeros minutos del segundo tiempo son de furiosa acometida del Valencia, que domina intensamente, llegando a desconcertar a los defensas y medios del Madrid. En varios remates, Zamora interviene con seguridad; pero la tendencia local a elevar la pelota, facilita mucho su labor.

Los madridistas reaccionan, atacando vigorosamente, jugando mucho los interiores, que en ataques individuales ponen en peligro la meta de Nebot. En una internada de Olaso, el portero se lanza a los pies para salvar el goal; luego hace Luis Regueiro una jugada preciosa, cuyo disparo final se malogra por cruzar demasiado la pelota. También Olaso, completamente abandonado por Abdón, perdió varias fáciles oportunidades, enviando sus disparos a las manos del portero.

El Valencia vuelve a presionar y el público sigue protestando injustamente al arbitro por supuesta parcialidad. Los delanteros locales crean constantes peligros a Zamora, que saca con apuros varios balones, ayudado por la enorme labor de sus defensas, que se muestran segurísimos, y al fin concluye el encuentro con el triunfo del Madrid por el único goal de la tarde.

En total se tiraron cinco corners contra el Agencia, y dos contra el Madrid. El triunfo de los centrales fue justo por su mejor juego y el mayor dominio; pero el Valencia tuvo una magnífica reacción en el segundo tiempo, durante el que puso tan grandes entusiasmos que mereció haber empatado. Los madridistas provocaron mayores peligros ante la meta local, que los locales en la puerta de Zamora, y dieron la impresión de reservarse, no empicándose a fondo del todo. El partido tuvo mucha emoción, porque por la escasa diferencia se conservó la posibilidad del empate hasta el último instante, desarrollándose siempre con gran corrección. De los vencedores, la tripleta defensiva, pero, sobre todo, Ciríaco. Valle fue un magnífico medio centro, auxiliado eficazmente por las alas. Del ataque, Luis Regueiro inmejorable cuando quiso, displicente, Olivares, y aun medroso ante la fuerte defensa; bien, Hilario, y los extremos más bajos, aunque en el caso de Eugenio, justificado por la lesión.

El Valencia hizo un buen partido gracias a la inclusión de Ricart en el medio centro, que superó muchísimo a sus predecesores, destacándose tanto más cuanto que Valle hizo enfrente un partidazo. Los medios alas, flojos; sobre todo, Abdón. mal. Los defensas enormes, y Pasarín, el mejor. En la vanguardia, Picolín el mejor, seguido por Vilanova.

El arbítraje de Arribas fue poco acertado, pero el Valencia no puede quejarse de supuestos perjuicios, puesto que resultó favorecido por las absurdas indicaciones del juez de goal, contrarias al Madrid. Durante el descanso se produjo un incidente por contestar Vidal, el guardameta suplente del Madrid, a los insultos de un grupo de espectadores, dando amplias explicaciones el presidente del Club.