Ficha de partido: 20.12.1931: Valencia CF 1 - 1 Real Madrid

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
Real Madrid
Real Madrid

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Lazcano
17'
Descanso
45'
Juan Costa
71'
Juan Melenchón
80'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

En el campo había un lleno imponente. El mayor, sin duda, de la temporada, y como respondiendo a la gran propaganda que acerca del match se había hecho. El Valencia viste de rojo. El juego se lleva rapidísimo, siendo la mejor clase la del Madrid, que actúa ante un Valencia completamente desconcertado, que tan sólo acierta a defenderse, pero sin gran orden.

Triana, sobre todo, lleva la delantera muy bien, haciendo soberbios servicios a sus interiores y teniendo un gran apoyo en Bonet, que es el mejor medio. Así, pues, el juego es favorable al Madrid, que marca su goal a los dieciséis minutos de haber comenzado. Fue un cambio magnífico de Regueiro a Eugenio, que burla la entrada de Pasarín, centrando sobre la misma línea de out. La pelota, retrasada, va a Triana, que, por encontrarse de lado, la deja pasar a Regueiro, y éste, que está marcado, la cede a Lazcano, quien, solo, fusila el goal, que ha sido muy bonito.

El Valencia se deprime con el tanto y actúa desconcertado, y más cuando, a poco, Costa tiene que ser sacado del campo y sin sentido por un encontronazo con Bonet, que dando los suyos con diez elementos. Sigue el partido movido, y Conde y Molina empujan a su delantera, que provoca un gran asedio a Zamora, que se multiplica, apelando a todo para sacar la pelota de su marco.

Pasa el Valencia a dominador, sin resultado, pese a varias ocasiones de gran peligro, que resuelve Zamora, y con un saque de esquina por bando se llega al descanso. El segundo tiempo comienza con juego insulso, estando fríos los dos equipos. Costa, que ha salido al final de la primera parte, es el único que se mueve por el ataque, pero sin resultado. Lastímase Bonet en un encontronazo con Vilanova, retirándose y ocupando su puesto Hilario. El partido se ha endurecido un tanto.

El Valencia acosa con ganas, aunque sin lucimiento, centrando Sánchez en buena posición. Ciriaco intenta parar la pelota con el pecho, escapándosele y deteniéndola con las manos, por lo que Gumb concede penalty al Valencia, que, aunque reglamentario, cabe decir ha sido el castigo un tanto excesivo. Ejecuta el saque Costa, transformándolo en el empate, entre aplausos de los entusiastas.

El partido adquiere la fase más interesante, y el Valencia, animado por el público, se lanza a furioso ataque contra la puerta del Madrid en busca de la victoria. Quesada y Ciriaco se emplean a fondo, lastimando el primero a Torredeflot en un codazo, por lo que hay protestas. Y a poco, en un avance del Madrid, Melenchón hace un foul a Eugenio, pero sin que la falta tenga nada de particular, y, ante el asombro de todos, Gumb le manda salga del campo. Protestan los jugadores del Valencia y el público, interviniendo también los jugadores del Madrid, sin conseguir nada del arbitro vizcaíno.

Al cabo de algún tiempo, y aunque muchos espectadores le piden no salga, abandona el terreno Melenchón, pidiendo parte del público se retire el Valencia y generalizando su protesta contra el arbitro tirando almohadillas. Abdón baja a defensa. Al fin sigue el partido, va totalmente deslucido, interrumpiéndose el juego cada vez que la pelota sale a las gradas, pues el público no accede a devolverla, teniendo que sacarse otro balón. Y más aún cuando hay que ejercitar algún córner, tirándosele al arbitro almohadillas.

Con ello el partido adquiere un mal cariz, jugando el Madrid sin ganas, y tan sólo medios y defensas del Valencia mantienen el juego frente a Zamora, pero sin que los delanteros le tiren ningún remate de verdadero compromiso. Lesiónanse Regueiro, Ateca y Torredeflot, siguiendo en juego, retirándose en cambio Bonet, que volvió a salir al tirarse el penalty. Y con la protesta continuada del público contra el arbitro, que en una interrupción es amonestado por el jefe de la fuerza en el campo, finaliza el partido, que, gracias a Zamora, y a la imprecisión de los delanteros valencianos, no ha dado más goals. Se ha señalado el final sin contar para nada las interrupciones múltiples.

En resumen, el juego ha sido interesante en la primera parte, desarrollando una buena actuación el Madrid frente a un Valencia desconcertado. Pero, poco a poco, y tan sólo gracias al entusiasmo de algunos componentes, reaccionó el Valencia, llegando a nivelar el partido y hasta a inquietar a Zamora. Luego, en el segundo tiempo, ha decaído el juego, y con los continuos incidentes por la torpeza y absurdo fallo del arbitro se ha deslucido totalmente.

Ha dominado siempre el Valencia, no llegando Nebot a tocar apenas unos cuantos balones, sin que nos expliquemos ciertamente la desgana denotada en esta parte por algunos elementos del Madrid. En el Valencia han hecho mucha falta Torregaray y, sobre todo Navarro, que en la delantera es el más positivo elemento. Y ha repercutido mucho en el juego desarrollado, que tan sólo se ha mantenido gracias al entusiasmo y buena voluntad de las líneas de atrás, Sánchez y Costa. Nebot ha cumplido, aunque no ha tenido mucho trabajo. De la defensa, Pasarín bien en los despejes, pero ha sido desbordado bastantes veces por piernas. Melenchón, más colocado, aunque sufriendo las consecuencias de los fallos de Abdón. El medio derecha valencianista ha tenido una mala tarde, descuidando por completo a Eugenio y también a Hilario. Conde ha sido el mejor de la medular, siguiéndole en méritos Molina, aunque no lia estado muy regular. Por el ataque, tan sólo Costa, que ha conducido bien la línea en la primera parte. Sánchez y Torredcflot, con más buena voluntad que acierto, y Picolín y Vilanova, como si no hubiera estado en el campo el segundo y haciendo una labor negativa el primero, que se ha ganado el licenciamiento total.