Ficha de partido: 31.05.1931: Valencia CF 1 - 1 Arenas de Guetxo

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
Arenas Guetxo
Arenas Guetxo

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
García
1'
José Vilanova
5'
Descanso
45'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Arenas Guetxo

Records vs Arenas Guetxo

Máximo goleador: José Vilanova (3 goles)
Goleador rival: García (4 goles)
Mayor victoria: 2 - 0 (24.02.1935)
Mayor derrota: 1 - 4 (03.04.1932)
Más repetido: 3-2 (2 veces)

Crónica

El Arenas ha devuelto al Valencia la pelota del empate habido el pasado domingo en Ibaiondo, haciendo match nulo en Mestalla en un partido que conceptuábase favorable al equipo de casa. Acudió al campo un gentío que se aproxima a las 20.000 personas por haber despertado una expectación inusitada el partido. La salida de los equipos fué recibida con grandes e insistentes ovaciones. Steimborn, auxiliado por los valencianos Juan Mares y Perona, es el encargado de dirigir el partido. Antes de iniciarse el juego, hay intercambio de ramos de flores a cambio de los capitanes de cada equipo. El sorteo favorece al Arenas, que elige en favor de viento y contra el sol.

Sale el Valencia y en buen avance llega la tripleta central hasta la línea de zaga arenera, cortando Llantada el avance y ocasionando el de sus compañeros por el lado de Saro. Se produce saque de banda, y al ejecutarse éste falla Torregaray la pelota, recogiéndola García en medio de la protesta de la retaguardia del Valencia, tirando hacia la puerta de Cano que, descolocado, no puede impedir que la pelota le entre por el ángulo contrario. Tan sólo había pasado un minuto desde que se inició el juego.

El Arenas se aprovecha de la ventaja, acosando al Valencia, que actúa un poco desconcertado por la sorpresa, pero poco a poco y gracias a la actuación de medios y Melenchón, nivelan el juego hasta llegar al tanto del empate a los 5 minutos del comienzo. Fué en un pase de Costa a Sánchez, que Cilaurren cortó, pero al insistir el extremo valenciano, pudo escaparse y centrar desde la propia línea de kick. La pelota, templadísima, fué recogida por Vilanova, quien marcadísimo, disparó una soberbia volea, que fué a incrustarse en el ángulo superior izquierda del marco arenero, entre una gran ovación del público.

A partir de aquí, el juego aumenta en rapidez y dureza, siendo alternante en una y otra puerta, y teniendo que intervenir continuamente el árbitro para cortar las faltas, especialmente del bando arenero. Una pelota centrada por Torredeflot fuera, y que el aire la devolvió al campo, es rematada por Vilanova de cabeza y dentro cuando ya el árbitro había señalado la falta. Se tiran dos corners por bando sin ningún resultado, advirtiéndose un mayor peligro en los avances bilbaínos, a causa de estar Torregaray muy fallón y jugar sus delanteros con gran coraje, mientras que la línea del Valencia actúa descohesionada por actuar Costa bastante retrasado y Navarro mucho más sin que por otra parte acierte apenas una jugada. El público se mete con él con lo que aumenta su nerviosismo. Además, Torredeflot, como asimismo Emilín, está marcadísimo y no puede producir su peculiar juego.

Pero la línea media valencianista actúa con un regular acierto, y juntamente con Melenchón deshacen muchísimas de las jugadas de la delantera guechotarra. Por fin Torredeflot puede escapar centrando, la pelota pasa alta para Vilanova y Navarro remata alto. Y antes del descanso es el Arenas quien está a punto de marcar en un gran lío que se produce ante la puerta del Valencia, fallando García acosado por Conde, una ocasión favorable, siendo Zarraonandia seguidamente quien anula de forma estupenda un cabezazo de Vilanova. Y se llega al descanso.

El Valencia inicia la segunda parte con un juego sereno al que opone el Arenas su característica furia, que obliga al Valencia a reforzar su zaga. Tíranse dos corners contra los de casa sin consecuencias, como resultado de este juego. Pero al fin se impone el mejor juego de los de Mestalla, que inician una serie de avances enormes y jugadas de gran acose contra a puerta arenera. Uno de ellos, desde el medio campo, es llevado por la tripleta central sin que los contrarios lleguen a tocar la pelota no obstante su acose, pero el meta arenero anula el remate final.

Pero el Valencia no se amilana y sigue efectuando una serie de jugadas enormes que producen gran entusiasmo en el público, pero el Arenas opone un juego de defensa sereno y valentísimo a base de sus medios y defensas, evitando que los remates de la tripleta central valencianista tengan la debida efectividad y perdiendo los interiores otras favorables situaciones por jugar retrasados y además con un respeto exagerado a la defensa vizcaína. Únicamente dispara Navarro un shoot enorme que sale ligeramente desviado.

A medida que avanza la hora, el juego es cada vez más nervioso, persistiendo el dominio del Valencia, que llega a adquirir en ocasiones el carácter de embotellamiento, no pasando el Arenas de medio campo, pese a la gran defensa que de su puerta hace. Y éste nerviosismo es causa de que se pierdan varios centros de Torredeflot, que ha conseguido ya deshacerse de Gerardo, que tan oportuno marcaje le estaba haciendo. Pero la ofensiva del Valencia carece de eficacia, por ser únicamente Vilanova el que actúa como corresponde a un delantero, intentando abrir brecha de por medio de las retaguardias vasca, mientras que los interiores, y en especial Navarro, escurren el bulto, no entrando apenas ni en el área de penalty arenera. Y así, un pase raso de Torredeflot es perdido por todos los delanteros, devolviéndolo Sánchez y sin que Costa llegue al remate por sacarlo Llantada en soberbia intervención.

La emoción en el público que se encuentra en el pasillo ha sido tan grande que una valla ha ido a tierra por el peso de éste, resultando algún contuso. Y aún se produce otra ocasión que ni pintada para el Valencia, saliendo la pelota por junto a un ángulo. Pero el Arenas, que desde hace algún tiempo parece había adoptado la táctica de mantener el empate, llegando inclusive a tirar algunos balones a falta, arremete ahora contra la puerta valenciana en un esfuerzo final y no gana el partido por verdadera casualidad. Primero Emilín se queda solo ante Cano, teniendo los adversarios a buena distancia, pero al querer asegurar, coloca la pelota rozando el palo y a fuera. E inmediatamente, Mandalúniz tira un balón bombeado a puerta libre, por haber salido Cano en desesperado intento, saliendola pelota alta. Hay todavía un postrer intento valenciano sin consecuencias, terminando el partido con empate a uno, lo que obliga a un tercer encuentro decisivo en Barcelona, el cual se jugará el próximo martes.