Ficha de partido: 02.06.1931: Arenas de Guetxo 2 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Arenas Guetxo
Arenas Guetxo
2 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Menchaca
14'
Descanso
45'
Benito Torregaray
57'
Rivero
61'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Les Corts
Aforo: 60.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 20/05/1922 (Demolido en 1966)

Rival: Arenas Guetxo

Records vs Arenas Guetxo

Máximo goleador: José Vilanova (3 goles)
Goleador rival: García (4 goles)
Mayor victoria: 2 - 0 (24.02.1935)
Mayor derrota: 1 - 4 (03.04.1932)
Más repetido: 3-2 (2 veces)

Crónica

El Club de Guecho, que tantas brillantes campañas lleva hechas en la ya larga sucesión de eliminatorias del Campeonato-Copa de España, volverá este año a disputar las «chances» para llegar a la final e inscribir su nombre en el «palmares». Ayer, no sin dificultadles, venció al Valencia, al que se daba desde hace ocho días como posible semifinalista, y lo venció de forma que a nosotros no nos quedó duda de que fue en el campo el mejor equipo.

Desde luego, y eso holgaría afirmarlo porque es verdad de Perogrullo, pudo vencer el Valencia. La diferencia de un goal da licitud a esta suposición y demuestra que las fuerzas de los onces en liza no son muy desiguales. Pero hemos dicho que creíamos ajustado al desarrollo del partido el resultado, y vamos a decir por qué. En primer lugar, el Arenas litigó con una regularidad mucho mayor que el Valencia, es decir, que los jugadores areneros dieron un rendimiento igual durante los noventa minutos del partido, y en cambio en el Valencia hubo notorios altibajos, no sólo en el acierto del juego desplegado sino en el mismo esfuerzo que rindieron.

Quizá algunos jugadores no estaban en su mejor forma de preparación o de integridad física, pero es lo cierto que el Valencia decayó notablemente en muchos períodos del match, siendo tardías las reacciones que el estimulo da un match del interés que tenía para él el de ayer deja ver sin interrupción en la generalidad de los casos El Valencia, después de marcar su primer tanto el Arenas, vióse dominado, hasta el descanso con sólo leves momentos en los que impuso su dominio. En el segundo tiempo, acusando los medios (exceptuando Ricart) cierta fatiga, también los valencianos tuvieran algo más trabajo en defenderse que en acometer. Casi ya al final, haciendo esfuerzos de flaqueza, volvieran a presionar sin resultado positivo.

Aparte de esta diferencia de regularidad, el Arenas jugó mucho mejor como equipo, sabiendo los jugadores vascos colorarse mucho mejor y hacerse con la pelota para aumentar la eficacia del conjunto. El estilo arenero es conocido: velocidad, resistencia y siempre marchando hacia adelante, con pases largos, sin perder tiempo ni entretener el balón. El Valencia ya dibuja otras tendencias; quiere hacer juego más complejo, entreteniendo la pelota muchas veces (cosa que jugando contra el Arenas no deja de sar peligroso por la movilidad arenera) pero lo cierto es que ayer, por la emoción o por lo que fuere, el juego a base de precisión le falló. Y le falló, a nuestro juicio, porque sus interiores ni supieron colocarse ni hacer el juego que convenía. Fueron apáticos (más Conde que Costa) y estuvieron escasamente acertados en todos los aspectos. Ellos pudieron ganar el partido y por ellos no lo gano el Valencia. Tampoco nos convenció gran cosa el delantero centro que, salvo en un tiro a la media vuelta, demostró escasa habilidad. Y dicho lo anterior, se comprende que conceptuemos que la delantera del Valencia fuese el punto más flojo del equipo, a pesar del descenso experimentado en el segundo tiempo por la línea media.

Se dio el caso paradójico que el Valencia siendo mas dominado que dominador chutara mas que el Arenas, pero Zarraonandia detuvo todos los tiros, excepto el freekick que dio el goal a los levantinos, muy bien ejecutado por cierto, tiros hechos generalmente desde larga distancia y oon escasa intención. En cambio, las pagadas más difíciles las hizo Cano, que en varias ocasiones impidió goals casi seguros contra su bando, si bien, repetimos, que intervino menos que su congénere, gracias a la valla que tuvo delante en forma de una sólida pareja de backs.

El Valencia lamentará haber sido eliminado del Campeonato, pero, aparte de que ya ha hecho un brillante papel en el mismo, ayer tuvo enfrente a un equipo mejor que ganó legítimamente. Sin más, si tuviéramos que juzgar al once del Turia por su partido de ayer habríamos de reconocer que la suerte no le ha sido esquiva en sus gestas anteriores, y que al equipo le falta cubrir más efectivamente algunos lugares que son los puntos vulnerables del mismo.

El partido se jugó correctamente, con menos faltas de las que podía hacer sugerir un match definitivo. Ayudó a ello con seguridad el meticuloso arbitraje de Llovera, que, aun con algunos errores, estuvo bien y fue sin duda interesante, sino por el juego poír los ánimos que en la pelea pusieron los jugadores. Del Arenas, más sólido y mejor preparado que su contrincante, destacó Llantada, al que secundaron bien los backs; la línea media fue una poderosa línea de sostén de la que Cilaurren y Urresti fueron los mejores elementos. Y en la delantera, Menchaca y Rivero adquirieron el relieve de figuras sobresalientes. Del Valencia merece muchos elogios la actuación de Cano, que tuvo una ayuda eficaz en los defensas, de los cuates Torregaray estuvo impecable. En la línea media Ricart fue el mejor seguido de Molina. De los delanteros, algo, no mucho por que no les dejaron, hicieron Sánchez y Torredeflot, más hábil y decidido el segundo que el primero.

El primer goal lo marcó el Arenas a los 14 minutos de juego. Antes no había existido superioridad efectiva en ninguno de los equipos que compartieron la iniciativa. Menchaca, de pase de Urresti, fue autor del primer goal del once guechotarra. Ya luego el match tomó un aspecto francamente favorable al Arenas, sin que se marcara, no obstante, mingún otro goal hasta el descanso. En la segunda parte vióse juego más equlliturado con cierta ventaja para el Arenas, hasta que Torregaray, de freekick consiguió el empate a los 12 minutos. Esto animó a los valencianos, hasta que los norteños volvieron a tomar la iniciativa terminando un rorneir, rechazado con apuros por Cano, en el goal de la victoria, obra de Rivero, a los cuatro minutos del anterior. Hasta el final el Valencia hizo bastantes tentativas y tuvo el empate a mano sin aprovecharlo, pero el Arenas tuvo hasta el final lo mejor del juego.

El público que fue a Las Corts fue numeroso a pesar de tratarse de un día no festivo. Y, aun notándose un predominio de valencianos, se portó con entera corrección.