Ficha de partido: 28.11.1926: Levante UD 3 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

Levante UD
Levante UD
3 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
José Ródenas
20'
José Ródenas
35'
Descanso
45'
Suay
47'
Puig
54'
Molina
70'
Cirilo Amorós
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Camino Hondo
Aforo: 500 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 03/09/1922

Rival: Levante UD

Records vs Levante UD

Máximo goleador: Arturo Montes (25 goles)
Goleador rival: - (14 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (17.01.1921)
Mayor derrota: 1 - 6 (24.07.1932)
Más repetido: 2-1 (15 veces)

Crónica

Otro partido cumbre de los del campeonato valenciano, aunque sin la preparación anterior al match, de entusiasmo y llenar el ámbito sólo hablando de este asunto. Verdaderamente, los comentarios al partido del pasado jueves en Castellón lo llenaron todo. Lo cierto es que sin gran escándalo se ha llegado al día de hoy y otra vez el campo del Levante se ha visto atestado de público. Hasta última hora, momentos antes de empezado el partido, nadie sabía la constitución efectiva de los propios contendientes. Un club y otro tenían bajas en sus titulares y para presentar su mejor once esforzáronse bastante.

El Valencia, debido a la lesión de Cubells, y a pesar de no estar bueno completamente, Montes, tuvo que reforzar su línea delantera, poniendo a Roca en e llugar de interior derecha y jugando Esteban por primera vez después de larga ausencia obligada por enfermedad, en la línea media.

El Levante, después de su partido con el Español y creyendo haber acoplado mejor su once con aquella alineación, presentábase igual que el pasado domingo. La lucha iba pues a darse muy enconada y empezada ésta, el Valencia, dirigido por Montes, quien apenas daba muestra de resentirse, acosaba magníficamente la meta contraria.

Y a los veinte minutos de juego este acose daba su fruto al pasar enormemente Montes un balón adelantado dejando a Ródenas que fuese él quien con solo tocar el balón lo metiese en la puerta defendida por Boro. El Levante había sido batido por primera vez por una gran jugada de la delantera valencianista, pero también su portero había salido intempoestivamente de la puerta y ello había facilitado la consecución del goal. Digamos también que este detalle no resta, no puede restar ningún mérito a la jugada concebida por Montes y realizada por Ródenas.

Continuó atacando el Valencia y después de otros quince minutos se produjo una gran melée en la puerta levantina y después de dar el balón en el poste y larguero, Ródenas convirtió el lío en goal. Ya tenía dos tantos el Valencia a su favor, aun así el Levante no perdía esperanza y jugaba con entusiasmo, pero del hombre que más esperaban, de Mario, estaba estrechamente vigilado y Esteban no le dejaba un momento solo. La actuación del medio izquierda fué definitiva.

Pero si como por encanto hubiesen sido otros los equipos que actuaban, si hubiese habido arte de encantamiento al dar comienzo la segunda parte, fué completamente cambiada la decoración. Y apenas iniciado el juego después de una melée y haber despejado dos veces Lluch el balón, Suay, en una jugada oportunísima, hacía el primer goal para el Levante. Y poco después, produciéndose una jugada que dió motivo a un castigo un poco excesivo, señalaba Arribas un penalty contra el Valencia y Puig lo aprovecha para marcar el empate.

No es preciso demostrar como acogieron socios y jugadores levantinos este empate y aun con mayor entusiasmo si cabe que anteriormente continuaron el partido. El Valencia no marcaba a ninguno de sus contrarios, la táctica que llevaban era la de jugar cada uno solo sin preocuparse del compañero y por si ello era poco en un encontronazo entre Montes y Lavall, quedaba aquél imposibilitado de seguir haciendo nada al resentirse de la lesión del pie.

El Levante, en un esfuerzo, llegó otra vez a la puerta del Valencia y Molino coronaba la jugada rematando con la cabeza y logrando el tercer goal. Parecía que no había remedio y sin embargo faltaba aún mucho tiempo ahora que el Valencia, dando sensación de un equipo principiante, se aplomó de tal suerte que cada vez hacía patente más y más su decaimiento.

El Levante, creyendo el triunfo seguro, replegóse demasiado a su puerta y como el Valencia se reincorporase un poco y diese cuenta de que aún podía hacer algo, volvió al ataque furioso y entonces, por un foul de Lavall a Montes, dió el árbitro un penalty a favor del Levante que Amorós, al querer tirarlo con un exceso de picardía, salióle demasiado flojo y lo detuvo Boro, pero más tarde, por manos de Dinten, Arribas ordenaba otro castigo de igual naturaleza contra el Levante también, y esta vez Amorós, sin tanta preocupación, hacía entrar el balón en la red, estableciando el empate. Pocos minutos después, acababa el encuentro, el cual por el resultado, aun manteniendo el segundo lugar para el Valencia, da un interés inusitado para la segunda vuelta.

Lo más notable indudablemente del match ha sido la formidable actuación de Pedro Esteban, quien tanto en la defensa como en el ataque ha sabido recordar sus grandes actuaciones de antaño. El arbitraje a cargo del colegiado catalán Arribas, bien durante todo el partido, aunque dejando hacer algunas cosas demasiado sucias. Ahora lo que no tiene disculpa es en la concesión del penalty que pitó a Ródenas, puesto que este jugador ni se movió siquiera al estar junto a Porcal, ni hubo foul ni pudo haberlo.