Ficha de partido: 24.08.2008: Real Madrid 4 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Real Madrid
Real Madrid
4 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
David Silva
33'
Van der Vaart
39'
Descanso
45'
Emiliano Moretti
49'
Van Nistelrooy
50'
Van Nistelrooy
54'
Vicente RodríguezJuan Mata
60'
DrentheTorres
64'
Pablo HernándezJoaquín Sánchez
68'
Van Nistelrooy
72'
Heinze
73'
Sergio Ramos
76'
Alexis Ruano
77'
De la RedGuti
78'
HiguaínRaúl
79'
Fernando MorientesRaúl Albiol
83'
De la Red
85'
Higuaín
88'
Fernando Morientes
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Santiago Bernabéu
Aforo: 85.454 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 14/12/1947

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

Todo pintaba a favor, pero no pudo ser. El sueño de una noche de verano en el Bernabéu se desvaneció. La Supercopa se quedó en Madrid. Tras un primer tiempo brillante, en el que el Valencia se adelantó en el marcador, el Real Madrid, jugando primero con uno menos y al final con dos, remontó y se llevó merecidamente el primer título de la temporada. Los de Schuster dieron una lección de cómo nunca hay que bajar la guardia. Cuando más heridos estaban, supieron reaccionar.

El Real Madrid había salido obligado y decidido a llevar la iniciativa, pero atándose los machos, porque la presión de los valencianistas le causó inquietud y desconfianza. Por eso cuando Villa o Mata encaraban en busca del balón, tanto Pepe como Heinze o Ramos no dudaron en retrasar el balón a Casillas, aun con prisas y, en algún caso, poniéndole en apuros. Querían asegurar y a la vez llegar al área de Hildebrand.

Durante el primer tiempo lo hicieron buscando el repetido toque en la línea de atrás y de medios, para luego intentar la sorpresa con una rápida pared o un pase en profundidad que rompiera la espalda a los defensas blanquinegros, ayer de negro y naranja.

Pero los de Unai se mantuvieron muy ordenados. El técnico repitió la misma formación del partido de ida, la que está llamada a iniciar el campeonato como equipo tipo. Pero, en contra de lo que sucedió en Mestalla, el sistema de contención fue mucho más seguro. No hubo tantos titubeos como hace una semana y el equipo de Schuster no acertó a salir de la tela de araña que tejieron los valencianistas. Y para rubricar el carácter y la personalidad de equipo, supo llegar y además marcar. Silva, que siete días atrás se quedó sin hacerlo en Valencia, abrió la caja de los truenos.

El gol fue tal bofetón para los locales que, viéndose impotentes, comenzaron a cometer repetidas imprecisiones e incluso algunos, como Van der Vaart, perdieron los nervios. En el minuto 39 dejó a su equipo con diez por una polémica acción sobre Mata. Pero para Iturralde fue clara porque no lo dudó un instante y le mostró la roja mientras el Bernabéu estalló con repetidos insultos contra el árbitro vasco.

El segundo periodo comenzó con otra polémica, aunque esta vez el público celebró el penalti que señaló Iturralde y sólo le recriminó que no expulsara a Albiol cuando Van Nistelrooy cabeceó pegado al poste y el defensa evitó el gol... El holandés transformó el castigo y con el empate en el marcador el recinto fue una caldera a presión.

El Real Madrid necesitaba un gol para hacerse con el título y se lanzó a la desesperada, con todo el Bernabéu empujando. Buscó la heróica. Lo hacía con uno menos pero parecía que jugaba con uno más. Y llegaba repetidas veces al área mientras los de Unai ya no contragolpeaban como en la primera parte. Y siguieron así a pesar de la expulsión de Van Nistelroy, que a poco más de un cuarto de hora para el final, vio la roja. Con nueve, el Madrid siguió dando el do de pecho hasta que llegó el tanto de Ramos, que significó una explosión de júbilo.

A partir de ahí se acabó. Ya no hubo más equipo que el Real Madrid. Primero De la Red y luego Higuain sentenciaron, el primero con la colaboración de Hildebrand, adelantado. De poco sirvió el gol de Morientes, casi con el tiempo cumplido. Fue un gol para maquillar la goleada.