Ficha de partido: 01.02.2009: Valencia CF 3 - 2 UD Almería

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 2
UD Almería
UD Almería

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Joaquín SánchezAsist: David Silva
5'
Negredo
21'
David Villa (Pen.)
28'
Hedwiges Maduro
34'
Descanso
45'
Rubén Baraja
45'
Soriano
54'
David VillaAsist: David Silva
61'
Negredo
64'
Carlos Marchena
65'
CoronaSoriano
68'
Miguel Ángel AnguloJoaquín Sánchez
69'
Edu GasparRubén Baraja
81'
Carlos García
82'
PiattiJuanma Ortiz
83'
David AlbeldaHedwiges Maduro
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: UD Almería

Records vs UD Almería

Máximo goleador: David Villa (4 goles)
Goleador rival: Negredo (4 goles)
Más partidos: Juan Mata (8 partidos)
Mayor victoria: 3 - 0 (25.10.2009)
Mayor derrota: 0 - 1 (27.01.2008)
Más repetido: 3-2 (3 veces)

Crónica

El Valencia ha condenado todos sus partidos a un agónico lanzamiento de moneda al aire y ha convertido Mestalla en un territorio dominado por la anarquía. Anoche, en su penúltimo partido desconcertante, le tocó cara y sumó tres puntos muy valiosos para afianzarse en las plazas de Liga de Campeones y aprovechar los tropiezos de sus rivales más inmediatos, Villarreal y Atlético, tocados de su misma imperfección y caos. Ayer, el equipo de Unai Emery volvió a combinar momentos de virtuosismo atacante y goles, mezclados repentinamente con otros insulsos, frágiles y grises, poniendo a prueba la paciencia y la capacidad cardiovascular de sus hinchas.

El Valencia será de los pocos equipos del mundo que esté en crisis de resultados y al, mismo tiempo, sea capaz de inaugurar casi siempre el marcador a su favor en los diez primeros minutos de encuentro. Ayer no fue una excepción. El conjunto de Emery salió muy decidido al ataque, con las ideas claras y encauzando todo el peligro por banda izquierda, por donde Silva, con libertad de movimientos, se dejaba caer para conectar con Mata y desequilibrar a la defensa visitante. A los cinco minutos, Mata conectó de nuevo por el flanco zurdo con Silva, que envió un centro perfecto al corazón del área, donde Joaquín, irrumpiendo como "9", remachó con una volea en semifallo para batir a Diego Alavés.

Pero tenerlo todo a favor, tanto el resultado como la calidad de su juego, no es ninguna garantía en este Valencia, en inacabado proceso de definición estilística. En los minutos siguientes los blanquinegros, frescos físicamente, merecieron el segundo tanto. Muy efectivo y rápido en la presión, el Valencia no dejaba maniobrar al Almería, completamente maniatado. Villa estrelló un disparo desde la frontal en el poste. Acto seguido, en la primera aproximación visitante, afloraron de nuevo las carencias defensivas del Valencia. El extremo Crusat, velocísimo, dejó atrás a Miguel con un magnífico control orientado de espaldas, se adentró solo y en diagonal hacia el área y lanzó un híbrido entre centro y chut que Negredo remató a gol de manera acrobática, con un escorzo muy parecido a aquel que el barcelonista Cruyff inmortalizara en un partido ante el Atlético de Madrid hace más de tres décadas.

El tanto dejó muy tocado al Valencia, aturdido en la pesadilla interminable de 15 partidos consecutivos encajando goles. Miguel, al que Emery estuvo arengando continuamente para que no perdiera la concentración, desvió de forma providencial al saque de esquina un balón envenenado en el área pequeña que Negredo se prestaba a empujar a la red.

La fortuna arbitral, tan caprichosa y negativa en los últimos encuentros, se alió con el Valencia. Una internada de Mata acabó en un más que discutible penalti. A pesar de que Diego Alavés sacó el manual del guardameta para intentar poner nervioso al lanzador, Villa anotó desde los once metros el primero de sus dos tantos en el envite de ayer.

Para la segunda parte quedaba la duda, muy razonable habida cuenta de los reiterados antecedentes, de comprobar si el Valencia sería capaz de resistir, de mantener la constancia de su juego. El Almería de Hugo Sánchez -tan protestón y canchero como en sus tiempos de ariete- saltó tras la reanudación con más agresividad, con las líneas más adelantadas y controlando la posesión de la pelota. Una pérdida de Baraja, justo de gasolina en cada segundo acto, desencadenó una contra dirigida por Kalu Uche y Crusat que acabó en un testarazo desviado de Negredo, siempre peligroso.

El Valencia se apagaba lentamente, pero se sostiene con los arañazos de sus atacantes. Así, Villa sorprendía a Diego Alavés con un furtivo disparo desde fuera del área. Sin tiempo para saborear el 3-1, un nuevo error en cadena acabó con el segundo gol de Negredo. Mestalla, con el amargo recuerdo de los minutos finales ante el Villarreal, Athletic o Sevilla, volvió a entrar en un estado de psicosis y padeció un final de partido sufrido y eterno. El Valencia se defendió con todo, con Albelda (sustituto del lesionado Maduro) y Edu incrustados como improvisados centrales. Los aficionados, calados de frío, despertaron y se sumaron a la causa. El Almería tuvo ocasiones de sobra para firmar un empate que habría repartido justicia. César salvó los tres puntos con una sensacional parada a disparo de Piatti. El Valencia acabó ganando pero no solucionó ninguno de sus problemas.