Ficha de partido: 15.04.2010: Valencia CF 2 - 0 Athletic de Bilbao

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 0
Athletic Club
Athletic Club

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Rubén Baraja
23'
Javi Martínez
30'
David Silva
34'
Descanso
45'
IturraspeDavid López
54'
YesteGabilondo
54'
David Silva
61'
Díaz de CerioJavi Martínez
72'
Chori DomínguezDavid Villa
79'
Carlos MarchenaBruno Saltor
83'
Koikili
87'
Juan MataVicente Rodríguez
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Athletic Club

Records vs Athletic Club

Máximo goleador: Mundo Suárez (19 goles)
Goleador rival: Zarra (20 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (03.04.1949)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.10.1954)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Lo que parecía el inicio de un drama, de una nueva depresión colectiva por la derrota en Mallorca, se convirtió ayer en un ambiente general de calma e ilusión en Mestalla. En cuestión de un partido, todo vuelve a ser maravilloso en el Valencia, que ayer abrió de nuevo una gran brecha con sus perseguidores en la defensa de la tercera plaza tras su claro triunfo sobre el Athletic. Una victoria firmada, esta vez, con el pie izquierdo de Silva, autor de los dos goles. El canario compartió protagonismo con otro zurdo, Vicente, que reapareció como titular 13 meses después con una actuación modélica.

El Valencia comenzó el partido con la firme decisión de buscar la portería del Athletic. Una buena forma de atacar el encuentro y de buscar, rápidamente, la conexión con la grada. La derrota en Mallorca, la actitud colectiva del equipo en aquel partido, el desplante de Banega a Emery, la rebeldía del Chori... todo eso cargó de tensión el ambiente de Mestalla, una bomba de relojería a la mínima que las cosas se tuercen. La presión general quedó atenuada por la derrota del Sevilla y el empate del Mallorca el día anterior, que dejaron en bandeja la reimpulsión del Valencia hacia la próxima edición de la Liga de Campeones.
Con Baraja y Banega de pareja de mediocentros, el Valencia tenía aparentemente garantizado el control del balón en el medio del campo. Son mejores peloteros, sobre todo el argentino, que Gurpegui y Javi Martínez, futbolistas más del perfil del Athletic.

El Valencia atacó por su lugar preferido en el primer tiempo: por las bandas, donde Emery presentó ayer dos extremos de toda la vida. El reaparecido Vicente, al que el entrenador ha rehabilitado en las últimas semanas pese a la desconfianza general, y Joaquín hicieron temblar a la defensa del Athletic. Un quiebro por aquí, otro por allí, los dos falsos interiores se entendieron muy bien con Villa y Silva en el balcón del área rival. Si no llega a ser por Iraizoz, Joaquín habría marcado de cabeza en una ocasión muy clara.

El Athletic, que jamás renuncia a su tendencia de entender el fútbol de una forma vertical, evidenció su afán por buscar la victoria desde los minutos de tanteo. El vasco no es el equipo desvitaminado de los últimos años. Ahora da la impresión de tener capacidad para llevar el peso del juego pero, sobre todo, es un equipo combativo, muy de la escuela de Caparrós. Alexis y Albelda, pareja de centrales obligada, solventó bien el marcaje de Fernando Llorente, un incordio constante en el cuerpo a cuerpo, tanto por arriba como por abajo. Los movimientos del delantero fueron aprovechados por Susaeta, el más incisivo del Athletic en el primer tiempo. Un disparo desde fuera del área y una entrada supersónica en el área del interior derecho pusieron a prueba César, un tipo que se deja querer cada vez más por la grada. Su comodidad bajo los palos en Mestalla es evidente: Intercambia gestos con la gente, lanza aspavientos, ayuda a intimidar al juez de linea.

Ante los cambios de ritmo impuestos por el Athletic, el Valencia siguió a lo suyo: Pendiente de las entradas por las bandas, de Villa, de la movilidad de Silva. De lo de siempre. Así llegaron varias ocasiones: un cabezazo de Baraja junto al poste y un disparo alto de Villa. Durante un buen rato, Mestalla recuperó el gusto de los regates de Vicente, que demostró su innegable calidad, negada inexplicáblemente al público en las últimas temporadas. A la fiesta de la banda izquierda contribuyó Jordi Alba, que se marcó otra completa actuación. En silencio, el chaval no para de crecer desde la comprometida posición de lateral.

Con el mejor juego del Valencia y Mestalla en evidente estado de tranquilidad, el escenario se presentaba idóneo para que el Valencia pusiera tierra de por medio y evitara problemas en el segundo tiempo. El gol llegó en una jugada inesperada, que premió las ansias de victoria locales. Alexis se presentó al remate y el rechace del poste lo aprovechó Silva, tan listo como de costumbre en este tipo de acciones.

Roto el muro psicológico, el Valencia saltó al césped en el segundo tiempo con las ideas claras y las piernas más ligeras. El Athletic apretó unos minutos, consciente de que sus posibilidades de puntuar pasaban por equilibrar pronto el partido, consciente del letal contraataque que se gasta su rival. Visto el panorama, Caparrós movió el banquillo en busca de mayor poder ofensivo. Dio a entrada a Yeste para ganar posesión, objetivo que logró durante unos minutos. Llorente, siempre atento a la llegada del balón desde las alturas, protagonizó la ocasión más clara de los Leones: Un remate de cabeza que sacó lo mejor de César, quien trazó en el aire una parada espectacular.

La respuesta del Valencia a la intimidación del Athletic no podía esperar mucho tiempo. No lo hizo. Antes de que el miedo planeara por Mestalla, Silva dejó cerrado el partido. Esta vez con un gol formidable: Tras recibir el balón de Joaquín, recortó a dos defensas y envió, con el interior de su prodigiosa zurda, la pelota al segundo palo. El gol provocó la comunión perfecta entre jugadores y aficionados en la última media hora. Emery, muy listo, aprovechó para dar entrada al Chori.