Ficha de partido: 04.09.1921: Valencia CF 0 - 2 Gimnástico CF

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 2
Gimnástico CF
Gimnástico CF

Equipos titulares

 
 
 
 
 
 
Sustituciones
Ninguno

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Algirós
Aforo: 8.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 07/12/1919

Rival: Gimnástico CF

Records vs Gimnástico CF

Máximo goleador: Eduardo Cubells (33 goles)
Goleador rival: Silvino (6 goles)
Mayor victoria: 10 - 0 (29.08.1920)
Mayor derrota: 1 - 3 (01.03.1921)
Más repetido: 1-1 (8 veces)

Crónica

A beneficio de los soldados que luchan en África, se celebró este encuentro en el campo del Valencia. A la hora de empezar había un llenazo, amenizando el acto la notable banda de música del regimiento de Mallorca. Qué diremos del partido, ¿que fue malo? ¿Qué fue bueno? Hubo de todo, bueno y malo; pero lo que no faltó un momento es lo imprescindible, tratándose de un match entre Valencia y Gimnástico; la expectación y la emoción.

En general, se desarrolló el partido con un juego duro y sucio y, como es consiguiente, accidentado. Venció el Gimnástico y, a nuestro juicio, lo mereció, pues jugó mucho más que el Valencia, especialmente su línea delantera, que actuó de un modo superior, con gran cohesión, entusiasmo y ciencia, siendo sus avances peligrosísimos. ¡Lástima que no les ayudaran eficazmente los medios! Dos veces lograron introducir el balón en la red, la primera de penalty, y la segunda de una buena combinación de Peral y Silvino, siendo este goal muy bonito, por lo que se aplaudió entusiásticamente.
Por el Gimnástico se distinguió Mariano, que obtuvo el domingo un legítimo triunfo. Jugó muy bien, salvando en la segunda parte balones dificilísimos, especialmente en una arrancada de Montes y un penalty tirado por Cubells. La defensa segura y valiente, llenando Civera el hueco de Amador, con gran acierto. Los delanteros, todos muy bien, sobresaliendo Peral; los medios, a excepción de Puig, fueron los más flojos; Molina y Tapp anduvieron torpones, deshaciendo el buen conjunto de sus compañeros.

El Valencia tuvo una tarde desastrosa; únicamente jugaron bien Marín y Estevan; a ellos se les debe no ser mayor la derrota; ¡qué grandes medios vimos en estos muchachos! Su labor es digna de todo encomio; ya puede el Valencia grabar con letras de oro en el haber de estos muchachos la fecha del domingo, que bien se lo merecen. Los restantes a que reseñas estuvieron pésimos; el debutante medio centro, Irivas, no es posible juzgarle en un partido; en éste estuvo muy flojo, encontrándose siempre muy descolocado y dejando muy sueltos al trío del centro contrario, por lo que los avances de más peligro fueron siempre por su puesto. Además, en un día como este, en que la defensa estaba tan insegura, dejaba continuamente la puerta al descubierto.

Arbitraron los señores Tarín y Lemmel; el primero estuvo imparcial y trabajador, pero careció de energía; el segundo estuvo superior, como era de esperar, dados sus conocimientos. Durante el segundo tiempo, arreció el juego sucio. Un jugador del Valencia da una fuerte carga a un gimnástico, y éste le suelta un puñetazo horrible; el público asalta el campo. Se restablece el orden, pero a poco, un incidente parecido al anterior, hace que nuevamente invada el público la pista. Al final, faltando poco para terminar, se reproduce la invasión, y el árbitro, muy acertadamente, ante el conflicto promovido, da por terminado el encuentro.

Repetidas veces hemos llamado la atención sobre la forma de desarrollar el juego, y una vez más hemos de insistir sobre este particular, para que no se repitan hechos tan bochornosos como los que presenciamos el domingo. Las juntas directivas en primer término, y la Federación Valenciana, están obligadas a evitar estos incidentes, cortando de raíz estos hechos, por el buen nombre del fútbol valenciano.