Ficha de partido: 23.09.1978: Valencia CF 0 - 0 Athletic de Bilbao

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 0
Athletic Club
Athletic Club

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Pablo RodríguezRicardo Arias
61'
Carlos RuizChurruca
65'
VidalIrureta
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Athletic Club

Records vs Athletic Club

Máximo goleador: Mundo Suárez (19 goles)
Goleador rival: Zarra (20 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (03.04.1949)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.10.1954)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Aunque parezca mentira, a la cuarta jornada del Campeonato, este Valencia ambicioso, este Valencia que lo iba a barrer todo, a juicio de sus seguidores, se encuentra con el primer negativo de la temporada. Al cuarto partido, al segundo en su campo, en que ha recibido al Athletic de Bilbao, este equipo tradicional no ha conseguido batirle ni una sola vez, y con el cero a cero se le ha ido un punto que es todo un desconsuelo para su hinchada y sin embargo, a fuerza de ser sinceros, hay que decir que si alguna vez el Valencia ha merecido ganar ampliamente, ha sido hoy en que ha bombardeado materialmente el marco de Iríbar, sin conseguir batirle ni una sola vez.

Fue éste quizás de los partidos en que más se jugó al ataque, en el que más se desplegó y más chutó, Arias, Solsona, Felman, el propio Kempes, se hincharon de tirar a puerta pero con poca puntería, y en tres ocasiones en que el gol parecía insalvable, Iríbar, este hombre que ha vuelto hoy a ser el chopo legendario, desbarató las jugadas con una intuición maravillosa. Es de resaltar especialmente el mano a mano que sostuvo con Kempes a los 44 minutos de juego, cuando un balón largo que le sirvió Felman, lo recibió Kempes con serenidad, estaba sobre el punto de penalty, y con un quiebro del cuerpo se libró de Astrain, con seguridad como queriendo amarrar el tanto chutó sobre puerta, una puerta que ya había abandonado Iríbar al olor del posible gol, y que providencialmente consiguió despejar la pelota, no se sabe cómo.

Esa fue la jugada más clara del Valencia, pero cerca le anduvieron otras, porque esta vez el Valencia funcionó mejor que en otros partidos, tal vez porque el germano Bonhof ha empezado a jugar con fútbol caudaloso, acometedor, impulsivo, que arrastró tras de sí a todo el equipo aunque en definitiva no sirviera para nada. Pero si al término de la primera parte el cero a cero hacía pensar que jugando así el Valencia conseguiría ganar, después tal como el Athletic planteó la segunda parte, buscando congelar la pelota, buscando perder todo el tiempo posible, ya las cosas se le pusieron bastante más complicadas al Valencia que a pesar de su intenso dominio, de su avasallador borrachera de juego sobre el área de penalty bilbaina, no consiguió sus objetivos, que era, en definitiva, batir a Iríbar.

Hubo jugadas a mansalva, hubo juego a toneladas sobre el área de penalty, ante un Athletic que sólo tenía un propósito, achicar la pelota como fuera. Un Athletic que sólo en dos ocasiones se empleó al contrataque y en una de ellas creó ciertamente peligro para Manzanedo, fue debido al pase largo, angustiado, casi envenenado, que Cerveró le lanzó a la desesperada a su guardamenta. En fin, que un Athletic que no ha hecho nada para este empate se lleva un punto que a juzgar por la valía teórica del Valencia hay que hay que tarifarlo a precio de oro. Ciertamente el resultado no puede considerarse justo, más bien es claramente injusto, pero así hay que aceptarlo.