Ficha de partido: 10.04.1977: Valencia CF 0 - 1 FC Barcelona

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 1
FC Barcelona
FC Barcelona

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Asensi
1'
Juan Daniel Cordero
21'
Enrique SauraJuan Carlos Álvarez
35'
Neeskens
40'
Descanso
45'
Pep Claramunt
56'
Óscar Rubén ValdezPep Claramunt
68'
Cruyff
73'
Lobo Diarte
85'
MacizoMir
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (33 veces)

Crónica

Del 9 de enero a 10 de abril. O lo que es lo mismo, del triunfo en el Benito Villamarin por 1-3 al conquistado esta tarde en el Luis Casanova por 0-1. Un largo periodo sin conocer la victoria en campo contrario que, probablemente, ha marcado también el alejamiento para el Barcelona de un título hacia el que se encaminaba con paso firme y seguro.

El Barcelona, que ha ganado al Valencia, con merecimiento y con un margen mínimo que no refleja la superioridad acreditada sobre el terreno de juego, no ha estado a la altura de aquel gran conjunto que barrió a todos sus oponentes en la primera vuelta liguera; sin embargo, eso es indiscutible, ha ofrecido una imagen mucho más entonada que la de sus últimas actuaciones. Burgos, por ejemplo, para citar un encuentro que todos los aficionados pudieron presenciar a través de la pequeña pantalla.

El partido, vaya por adelantado, no ha respondido a la trascendencia que se otorgaba. No sólo porque se enfrentaban dos de los conjuntos de los que se puede esperar fútbol más espectacular y brillante, sino también porque para ambos, los puntos que se ventilaban eran vitales; los azulgrana a la espera del tropiezo atlético; los blancos (82000 pesetas tenían de prima), buscando una plaza europea en consonancia con su pléyade de estrellas.

Pero no hubo tal lucha, al menos en un tono balompédico estimable y quizás buena parte de culpa la tuviera la rápida decisión del choque. En efecto, cuando algunos espectadores no habían tenido tiempo todavía de sentarse, y los jugadores habían encontrado a su par (Asensi sacó buen partido de la ventaja) llevó la estocada barcelonista al corazón de un Valencia que ya no tuvo fuerzas para cambiar el curso de los acontecimientos.

Los pupilos de Mestre quemaron sus naves en la jugada siguiente al gol, pero la suerte que no les está siendo demasiado propicia esta temporada en la que tantas ilusiones habían depositado, les volvió la espalda. En la que sería teóricamante su única ocasión clara de gol en todo el partido y asimismo uno de los escasos tiros a puerta que efectuaron, Kempes, aventajando a Ramos, cruzó magníficamente con la derecha pero el tiro se estrelló en la base del poste. Tal como se desarrollaron luego las cosas, puede decirse que en estas dos jugadas se ventiló el encuentro.

Con la tranquilidad del gol el Barcelona pudo jugar a su aire, sin prisas, con el estilo que mejor le va a sus condiciones. Incluso la alineación presentada por Michels, que prescindió de Clares, lejos en la actualidad del artillero que marcó cinco goles al Valencia en el Camp Nou, para dar entrada a Carreño, con lo cual fortalecía el centro del campo, en el que Asensi, espléndido, Neeskens y Sánchez dominaban palpablemente a Juan Carlos, Tirapu y Claramunt. Porque la solitaria presencia de Mir en punta era engañosa, ya que bien lanzados por ese prodigio de clarividencia que es Cruyff, que jugaba sin ataduras tácticas, los barcelonistas irrumpían con mucho peligro entre los pasillos que dejaba la zaga local, numerosa, pero proclive al error y a la indecisión.

Se entiende así que las restantes oportunidades de gol que se contabilizaron en el primer periodo tuvieron al azulgrana como monocolor. Dos, culminadas por Carreño y Asensi, terminaron en las mallas, si bien con anterioridad el árbitro las había invalidado por haber traspasado, la primera, la línea de córner y por fuera de juego la segunda. Y el otro par, no las aprovechó Cruyff, cuyos remates con el pie y la cabeza salieron algo desviados.

El inicio del segundo tiempo fue casi un calco del primero. Sólo tres minutos y el Barcelona, en una rápida combinación Asensi-Carreño, estuvo a punto de marcar, pero el tiro del joven valor azulgrana se estrelló en la base inferior del poste y de manera inverosímil, salió hacia afuera. De haber subido el tanto al marcador, que no habría sido injusto a la buena labor barcelonista, el segundo tiempo se habría encarrilado probablemente hacia derroteros más agradables y menos pródigos en incidentes. No fue así y el partido, cada vez más crispado, con un Valencia encoraginado pero sin asomo de calidad, discurrió entre interrupciones y aburrimiento, sin jugadas que merezcan comentario.

La voluntad de reacción valencianista (la entrada de Valdez tampoco arregló nada) quedó limitada a un dominio más insistente aunque sin coordinación y totalmente estéril. Sólo dos lances de cierto riesgo para Artola. Uno, en el minuto siete, cuando Asensi le quitó providencialmente ente de las botas el balón de oro a Saura; el otro, en el veinte, al desviar el portero guipuzcoano un centro envenenado de Rep. En cuanto al Barcelona, actuó conservador, por el propio cariz de los acontecimientos y algo mermado físicamente Neeskens y Mir, disfrutó aún de otra oportunidad inmejorable para aumentar su ventaja. Fue en el minuto treinta, tras un gran pase de Cruyff que Asensi remató demasiado alto.