Ficha de partido: 04.02.1973: Valencia CF 0 - 0 Granada CF

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 0
Granada CF
Granada CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Pep Claramunt
21'
Pedro ArangoJose Antonio 'Lico'
32'
Izcoa
40'
Pepín PinedaCarlos Pellicer
41'
Descanso
45'
ÑitoIzcoa
54'
Castellanos
68'
PláAguilera
75'
Sergio Lloret
78'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Granada CF

Records vs Granada CF

Máximo goleador: Mundo Suárez (15 goles)
Goleador rival: Lorenzo (3 goles)
Mayor victoria: 7 - 1 (10.05.1975)
Mayor derrota: 0 - 3 (12.01.1969)
Más repetido: 1-0 (9 veces)

Crónica

Otro empate, esta vez a cero, logrado por el Valencia en su campo, ahora ante el Granada, un equipo, dicho sea de paso y a título anecdótico, que a lo largo de treinta años, en todas sus actuaciones de este campo había salido siempre batido, siendo éste el primer punto positivo que le arranca al Valencia en su terreno.

¿Y cómo ha podido ocurrir este hecho excepcional en el historial de los Valencia-Granada, que, en verdad, ya no es tan excepcional en la trayectoria que últimamente viene siguiendo el Valencia? Pues sencillamente podríamos decir que este partido ha venido a ser repetición, corregida y aumentada, de los muchos errores, de los tantos que el Valencia viene realizando en esta temporada infortunada para él. Son ya no sé cuantos los partidos que no se gana, que viene
cediendo puntos en su campo, y el colmo viene a ser este nuevo negativo que le endosa un cuadro modesto, por supuesto muy inferior en teoría, al propio Valencia como es el Granada, pero hay que atenerse a los hechos. El Valencia, que ha dominado territorialmente de manera amplia y continuada al Granada, que lanzó contra su puerta 13 córners, que bombardeó el marco de Izcoa en numerosas ocasiones, ha carecido del juego necesario, el luego clarificado y certero que permitiera abrir el seguro sistema defensivo empleado por el Granada, que vino aquí a hacer eso, a tratar de pasar el tiempo lo mejor posible, defender su puerta, ver si en un contragolpe acertaba en el marco contrario y largarse.

A último hora, a fuerza de verse dominado, con un juego epeso y confuso, con un juego apelotonado por el centro, que quizá facilitaba el juego defensivo granadino, este equipo acabó por dedicar todos sus esfuerzos a contrarrestar; y sólo muy a última hora se empléó al contraataque, sin demasiada convicción, porque para él, llevarse un punto positivo de este campo era un verdadero triunfo que, sin duda, habrá repercutido en la dificultad de la quiniela en razón a que normalmente no podía esperarse dada la teórica diferencia que existe entre el Valencia y el Granada.

Los aficionados de toda España, que habrán tenido ocasión de presenciar el encuentro por la pequeña pantalla, habrán comprobado el dominio intenso y abrumador del Valencia, pero con escasa fortuna y con más escaso acierto. En verdad, después de la jugada que se produjo a los 3 minutos, y en la que el Valencia pudo haber marcado cuando remató Uriarte, y un defensa, con el portero batido, salvó en la misma línea de meta la pelota, despejándola de cabeza, fueron escasísimas las ocasiones reales de gol que el Valencia forzó. Mucho más adelante hubo un remate de Uriarte al poste y, en general, los lanzamientos de córners y los numerosos remates hacían pensar en la posibilidad de un triunfo valencianista que, en definitiva, no se produjo.

Ha sido, pues una actuación pobre y desangelada del Valencia, que nos deja, una vez más, en la duda de si esa ligera recuperación que parecíacía apuntar con el empate que le arrancó al Barcelona en el «Nou Camp», tenía una cierta consistencia o no fue más que un hecho aislado. Lo cierto es que el Valencia no acaba da salir de ese mal momento, de ese bache de juego, y quizá también de moral en que se halla, y los resultados lo dicen todo.

El árbitro señor Camacho tuvo una actuación regular, perjudicando al Valencia en muchas decisiones, aunque no influyese decisivamente en el resultado.