Ficha de partido: 15.09.1971: Valencia CF 0 - 0 Hadjuk Split

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 0
Hadjuk Split
Hadjuk Split

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
GluicJerkovic
30'
ZutelikjaPavlica
35'
Descanso
45'
José Vicente FormentJesús Martínez
63'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Hadjuk Split

Records vs Hadjuk Split

Máximo goleador: Pablo Rodríguez (2 goles)
Goleador rival: Gudelj (3 goles)
Mayor victoria: 5 - 1 (25.11.1981)
Mayor derrota: 1 - 4 (09.12.1981)
Más repetido: 5-1 (1 veces)

Crónica

Lo cierto es que si bien de antemano se reconocía que el Hadjuk Split sería un rival difícil que pondría cuesta arriba las aspiraciones del Valencia de dejar asegurada la eliminatoria en el partido de ida, también se confiaba en que los chicos de Di Stéfano saldarían el envite con una victoria. Por dicho motivo, es lógico suponer la decepción que ha causado en el Luis Casanova este empate a cero, que pone en entredicho el futuro del equipo levantino en la Copa de Europa.

El Valencia planteó de entrada el encuentro de manera eminentemente ofensiva, lo que obligó al rival a tomar serias precauciones para contener los ataques locales, que en los primeros 45 minutos fueron continuos e intensos, aunque no tuvieran reflejo en el marcador, ya sea por el acierto de los defensores yugoslavos, o por la poca eficacia de los valencianos en el remate a portería. En la segunda parte, la tónica del partido no varió; dominio local y esporádicos contraataques del Hadjuk, que, jugando al "acordeón", pusieron en serios aprietos en tres ocasiones el marco defendido por Abelardo.

Una vez más se ha puesto en evidencia que al Valencia le falta este hombre goleador, que sepa culminar los avances en una delantera que se mueve con inteligencia, pero que es remisa en el área de gol. Ocasiones no le han faltado al equipo de Di Stéfano para batir a Bukcevic, pero ha faltado el hombre que supiera aprovechar unas acciones que merecieron mejor suerte.

Con una alineación en que se palpaba las precauciones defensivas de Di Stéfano en amarrar bien a los atacantes del Hajduk y en especial a Jerkovic, el Valencia restó efectivos a su ataque pues tan solo Sergio, Valdés y en ocasiones Adorno jugaban en punta. De esta forma, le fue muy difícil romper la cerrada defensa yugoslava que por el centro se mostraba impenetrable.

La clave del partido estuvo en el marcaje a que sometieron a Claramunt que fue anulado totalmente por su par Boljat, ya que el Valencia perdía de esta forma a su creador de juego que no encontró su sitio en toda la noche. Por otra parte, el equipo local no pudo imponer su ritmo de juego pes en los avances se mostraba sumamante lento y daba tiempo a los rivales a cerrarse al borde del área como si constituyeran una muralla. Di Stéfano intentó abrir su juego por las alas y entonces se encontró que Sergio, a pesar de su buena voluntad y entusiasmo, tropezaba con un lateral qua le tomó la medida, mientras que Valdez jugó un partido desapcionante hasta el punto de que los aficionados le tiraron almohadillas.

Se esperaba que tras el descanso el Valencia saliera con renovados aires, con mayor ímpetu y que sus jugadores estuvieran más afortunados en sus acciones ofensivas. Sin embargo, todo siguió igual. Es más, el juego perdió emoción pues el cansancio se comenzó a apoderar de los jugadores y bajó el ritmo mostrándose en ocasiones un fútbol insulso. Por si fuera poco, a medida que pasaban los minutos y el Valencia veía que se le escapaba una victoria que les permitiera viajar a Yugoslavia con más ilusiones, los nervios hicieron mella en los jugadores, mientras que el Hajduk se conformaba con el empate y congelaba el balón.

El Valencia pudo ganar y en ocasiones, cuando en los graderios casi se cantaba el gol en un par de ocasiones que los chicos de Dl Stéfano se lanzaron en tromba, pensamos que se hizo acreedor al triunfo. Pero el marcador se mostró inamovible y en ello contribuyó de forma decisiva el juego pausado y técnico de
los visitantes. Si hemos de ser sinceros diremos que el Valencia jugó mal. No ha sabido dominar el centro del campo, pues Adorno, Claramunt, Paquito y Martinez no han podido ganar la partida a sus contrincantes. Y por ello, aunque han dominado, las ocasiones de gol han sido pocas, pues los valencianos pisaron menos de la cuenta el área visitante. El mayor peligro para Bukcevic le ha llegado siempre en remates desde lejos, en especial de Anibal, que en
la primera parte, a los 26 minutos, estrelló un balón en el poste.

El Hajduk Split, que desde buen principio pareció conformarse con el empate y por ello dejó sólo dos hombres en punta, le ganó la partida al Valencia en el primer asalto de los dieciseisavos de final de la Copa de Europa. El equipo español pagó a alto precio su inexperiencia en estas lides. Sin embargo, ha perdido una batalla, pero no la guerra. En Split, el Valencia bien puede sorprender a este Hadjduk que no ha dado precisamente un recital de juego y que vino a empatar y no hizo méritos para más. Difícil le será a los levantinos sorprender a los yugoslavos en su feudo, pero su defensa ha recuperado su mejor forma y en los contraataques es peligroso el equipo de Di Stéfano.