Ficha de partido: 02.09.1967: Peñarol de Montevideo 0 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Peñarol
Peñarol
0 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
BezcanoVarela
45'
Descanso
45'
Fernando AnsolaVicente Guillot
45'
Paquito García
52'
Waldo Machado
65'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Ramón de Carranza
Aforo: 15.500 espectadores
Ubicación: Cádiz / España 
Inauguración: 03/09/1955

Rival: Peñarol

Records vs Peñarol

Máximo goleador: Waldo Machado (1 goles)
Goleador rival: Fallero (1 goles)
Mayor victoria: 2 - 0 (02.09.1967)
Mayor derrota: 0 - 1 (28.08.1971)
Más repetido: 0-0 (2 veces)

Crónica

De momento el pronóstico general ha fallado en este partido, salía en plan de favorito el Peñarol y ha vencido el Valencia. En realidad en el primer tiempo fue al ritmo del más lento, por lo que, los uruguayos han impuesto su juego, pero los uruguayos han jugado de espaldas casi a la puerta adversaria, es decir sin importarles el gol o poco menos, porque era el caso de que bien que dominando a los valencianos apenas si lograban inquietar ya, no diremos que al mismo meta, sí que también a la misma zaga. Un pecado que les ha costado la derrota, este de no penetrar, de no tirar a puerta, jugando en plan de pura exhibición, de no importarles el marcador.

El Valencia se ha encontrado a sí mismo en el momento en que Mundo realizó la permuta Guillot-Ansola, aquél no se mostraba muy acertado en sus intervenciones y los dos defensas escobas del Peñarol, jugaban casi a placer, otra cosa fue cuando Ansola formó tandem con Waldo, ya la defensa uruguaya no jugó con tanta despreocupación y ya los avances valencianos acusaron mayor profundidad. Este primer tiempo fue bastante aburrido.

En el segundo cambiaron las cosas cuando el Valencia marcó su primer gol por mediación de Paquito, corria el minuto 7, fue una jugada muy bonita de Claramunt que, en posición de extremo derecha, le pasó el balón a su compañero Paquito quien tras amortiguar la pelola con la derecha se lo pasó al pie izquierdo para tirar fuerte y raso sobre el lado izquierdo de Taybo quien pese a tocar el balón no pudo impedir que éste llegara al fondo de las mallas.

Avivó este gol el esfuerzo de los uruguayos ya entonces pisaron el area adversaria y al minuto del gol valenciano. Espencer falló un remate de tacón en la boca misma del gol, el partido adquirió, desde entonces, el interés que no había tenido hasta entonces y Abelardo se lució en unas buenísimas paradas.

Llegó el minuto 20 y Ansola tiró un balón alto disputándolo al portero y a un defensa, el árbitro señaló falta contra el Peñarol, protestaron los jugadores pero se lanzó el saque, lo que hizo Roberto sobre Waldo ligeramente atrasado, tiró fuerte el negro y el balón, tras dar en un poste, penetró en las redes, era el 2-0 definitivo.

Quisieron entontzes los uruguayos aminorar, cuando menos distancias, y apretaron de lo lindo hasta el punto de que Abelardo se erigió en esta última fase en el hombre más acertado del campo. Diremos también que un cabezazo imponente de Figueroa que fue a rematar el córner se desperdició al dar el balón en un poste.

En resumen: Fue mejor la segunda parte que la primera porque el Valencia en este último tiempo lo echó más genio y velocidad al juego, por eso en los choques de hombre a hombre menudearon más y el partido se endureció debiendo el árbitro portugués que llamar el orden a más de un jugador. Este Peñarol que acabamos de ver no está rodado ni mucho menos, le ha faltado garra y esa punta precisa de velocidad en sus ataque para sacar el provecho de su dominio en el primer tiempo.

Nos ha gustado el juego de su nuevo interior Vertochi, quien nos recordó a nuestro internacional Igoa por su juego machacón, tenaz y eficiente en la zona central del campo. Los demás bastante por debajo de su fama. Ya hemos dicho que Abelardo fue la figura del Valencia cuando los uruguayos acosaron, al meta le siguieron en llnea de méritos, Mestre, Roberto, Paquito y el bregar continuo de los dos interiores.

Hubo tan sólo pinceladas en el partido, pocas, tan pocas que no llegaron a conjuntar el cuadro completo del encuentro. En el campo un lleno impresionante.