Ficha de partido: 05.12.1965: Atlético de Madrid 2 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

At. Madrid
At. Madrid
2 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Luis Aragonés
23'
Luis Aragonés
32'
Descanso
45'
Paquito García
70'
José Antonio Urtiaga
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Metropolitano
Aforo: 25.000 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 13/05/1923 (Demolido en 1966)

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Luis Aragonés (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

Quizá haya sido la del domingo la mayor entrada de esta temporada en el Metropolitano. Al llegar al campo vimos el cartel de «no hay billetes» en las taquillas. Muchos valencianos gritadores estuvieron en los graderíos. Al final del partido, cuando el empate estaba en el marcador, pudo comprobarse que habían tenido casi dos horas sus blancas banderas plegadas. Por fortuna para ellos tuvieron ocasión de desplegarlas y de atronar con su alegría el estadio, como si simularan una traca de verdad. Arbitró el encuentro el internacional señor Gardeazábal, con no mucha fortuna, sobré todo desde el punto de vista atlético.

El encuentro de la duodécima jornada de Liga entre el Atlético y el Valencia ha sido entretenido, emocionante, disputado y a ratos bello; un encuentro de los que hacen comprobar a uno que se puede ser aficionado al fútbol. Desde este punto de vista, lo de menos es el resultado, ciertamente injusto. Se puede decir que durante 70 minutos de partido los valencianos, jugando bien en el centro, pero sin mordiente en su delantera, se daban por vencidos. Pero si en el fútbol hubiera de antemano un vencedor, ni los campeonatos ni el mismo espectáculo podrían existir. Hay que reconocer que el Valencia, aun creyendo en la victoria contraria, no varió su ritmo, y así, en dos acciones de fortuna, consiguió el empate, en el que nadie creía 20 minutos antes de terminar el encuentro. Puede decirse que la jugada clave de este empate del Valencia estuvo a cargo de Medinabeytia. El portero atlético hizo una salida inoportuna hacía el lado izquierdo de su portería, y ante el peligro del retroceso cogió el balón dentro del área, creo, pero dejando sus pies fuera. Gardeazábal pitó falta y Paquito se encargó de convertirla en gol. Ya iba mediada la segunda parte y el Valencia apretó fuerte. La primera había terminado 2-0 favorable al Atlético.

El Valencia, con juego de ataque y retroceso, bien sostenido por sus medios, sobre todo por Sánchez Lage, tuvo sus mejores momentos en los iniciales y en los finales del partido. Los más bellos, de juego ligado y hasta con seis hombres en línea frente a Zamora, estuvieron a cargo del Atlétíco. Pero la verdad, es que hay que marcar goles, y los goles, como ustedes comprueban, se repartieron por igual entre uno y otro equipo. En los mejores minutos atléticos, que para mi fueron los siguientes al logro del primer gol valenciano, no marcaron los madrileños por paso milagro. Se entiende que milagro para los valencianos. Antes se había producido otro milagro; pero éste a cargo del arbitro, que no quiso pitar un penalty clarísimo que la defensa hicieron a Ufarte, que se encontraba en buena disposición para tirar sobre Zamora. La verdad es que lo que parecía imposible se logró, y el Valencia marcó dos tantos en el segundo tiempo, sin desmelenarse, como quien no hace la cosa, y se llevó el empate del Metropolitano, cuando la mayor parte de las bazas habían sido del Atlético.

Cuando todavía el equipo madrileño estaba indeciso, cuando el Valencia se mantenía sin inquietarse demasiado por el juego contrario, que no acertaba a ligarse de forma brillante, Luis, desde lejos, disparó fuerte y bien, pero sin que el trallazo tuviera, visto desde la tribuna, irreparable marca de gol. Pero lo fue, sorprendiendo a Zamora. Iban 25 minutos, y el partido se enderezaba para el Atlético. Poco después de los 30 minutos, Zamora, que no estaba en una tarde de aciertos, porque se mostraba nervioso, soltó el balón en una jugada dudosa, lo que aprovechó Adelardo, para marcar el segundo tanto. El gol íue muy protestado por los valencianos. El partido pareció ya encarrilado para los rojiblancos. Con este 2—0 terminó la primera parte. El Atlético sostuvo bien el juego, y al comenzar el segundo tiempo parecía conformarse con la diferencia de 2 goles. Hasta que llegó la jugada y el primer gol del Valencia. La de la falta de Madinabeytia. La sacó Guillot y la remató, de cabeza, Paquito. Iban 25 minutos de este tiempo segundo. Entonces el Atlético apretó, pero el Valencia también lo hizo. De todas formas los minutos finales iban consumiéndose, y la gente, aunque intranquila, comenzó a desfilar. Los que se fueron, perdieron el segundo gol valenciano y ei empate del partido. El Atlético atacó con fuerza nuevamente. No hacía mucho que se había sacado un córner, buscando todos los hombres del Atlético el 3—1, cuando Adelardo cedió un balón a Gríffa, que por regatear lo perdió ante Urtiaga. Se escapó el zanquilargo interior valenciano y se dirigió hacia la meta de Madinabeytia. Le siguieron de cerca Colo y Griffa, pero Urtiaga tuvo la tranquilidad suficiente, cuando tanto se jugaba en aquel tiro, de disparar en el momento preciso. Y el balón entró en la red como el más bello de los peces. Para el Valencia, claro, para los valencianos, que ya el partido acabado podían mostrar su alegría y sus nervios durante tantos minutos contenidos.