Ficha de partido: 06.01.1966: Málaga CF 2 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Málaga CF
Málaga CF
2 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Robles
44'
Descanso
45'
Aragón
50'
Waldo Machado
70'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: La Rosaleda
Aforo: 28.963 espectadores
Ubicación: Málaga / España 
Inauguración: 13/04/1941 (Remodelado en 2006)

Rival: Málaga CF

Records vs Málaga CF

Máximo goleador: Waldo Machado (6 goles)
Goleador rival: Dely Valdés (3 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (31.01.2004)
Mayor derrota: 0 - 4 (24.11.2012)
Más repetido: 1-0 (12 veces)

Crónica

De poder a poder le jugó el Málaga al Valencia, y aún le superó en iniciativa y dominio, con frecuencia en el ataque y en remate, soltura de movimientos y andadura con estilo sobre el césped. Se encontró el Valencia un rival que tal vez no esperaba. Fue un Málaga, recrecido, amplio de recursos, seguro de su juego y poseedor de algo que es muy dificil de poseer, fe en sí mismo. El Málaga, sintió desde el primer momento la responsabilidad de la contienda y jamás perdió el mando. Esto le llevó a la victoria por los caminos más firmes y con las mejores armas: combatividad, anticipación, velocidad, garra, permitiéndose ensamblar jugadas con galanura y certeza, libres de la lentitud, la torpeza o la apatía.

Así, el triunfo no podía escaparse. Lo mereció siempre el equipo malagueño. Y por mayor diferencia, que amortiguó primero el árbitro con dos fallos perjudiciales (el gol anulado a Moli y la falta rigurosa señalada a Ben Barek, que dio motivo al temible golpe franco de Waldo y al gol valencianista) y después en la mala suerte en algunos remates de Pepillo, Moli, Aragón y Ontinano, que salieron desviados por precipitarse o dieron en la madera por suerte para Ñito. Sobre todo en aquellos fulgurantes y admirables veinticinco minutos de la segunda parte, al reanudarse el partido y que fueron ciertamente dignos de un mayor premio.

La tónica del encuentro también fue de emoción consustancial al propio rendimiento del equipo propio, como ante el embudo final valencianista al adelantarse a su extremo Suco, que anteriormente había ocupado la demarcación de zaguero derecha, mientras Sánchez-Lage, se adelantaba también para duplicar sus esfuerzos como pivote, con Paquito, del juego merengue, pero el ímpuetu y la fortaleza del Málaga, en una tarde de plenos aciertos, seguían en pie, y la pugna, redoblada en cada momento, ponía en peligro en el portal de Ñito, para manifestarse de vez en vez ante el de Juanito. No obstante, la brega y el pundonor de los malagueños, anulaban unas postreras posibilidades al Valencia, mientras aumentaron el asedio al marco valenciano, contra el que se lanzaron varios saques de esquina consecutivos y el balón rondó con una frecuencia que ponía los pelos de punta.

La zaga forastera se mostraba menos segura que la local y los malaguistas eran vivaces, profundos y con mordiente. No podía el Valencia frenar aquella avalancha y hubo momentos en que el once dorastero parecía desnivelado, desconcertado e impotente. El público lo vio así y alentó con sus aplausos en todo momento al bando de Luis Miró, agradeciendo la exhibición de buen fútbol que le ofrecía y dándole constantemente estímulo para que prosiguieran la tarea de no rendirse cuando vino el primer gol válido antes del descanso, un minuto antes de que lo señalara el árbitro u ello concedió al Málaga un mayor acierto y un motivo para multiplicar su ansia de victoria.

Al reanudarse el juego, apreciamos una actuación brillantisima del equipo local, tras el segundo tanto, logrado a los minutos, por Arágón, en un espectacular remate desde lejos, tan excelente como el de Robles, en un empalme colosal con la izquierda, a la salida de un corner y que fue el primer tanto de la tarde.

La actuación del árbitro señor Pintado, perjuidicó al Málaga, al anularle el primer gol a Pepillo, por dudoso fuera de juego, y señalar rigurosamente una falta de Ben Barek, cerca del área, que motivó el golpe franco lanzado pOr Waldo, y él gol valencianista.